Edmundo Olfos, DT de los Cóndores 7: “Nuestro objetivo es meternos dentro de los ocho mejores del mundo”

Edmundo Olfos, DT de los Cóndores 7. Foto: archivo.

El entrenador habla de los desafíos del equipo nacional tras haber conseguido su segunda clasificación consecutiva a una cita planetaria, un hecho histórico y que consolida al conjunto como una potencia en Sudamérica.


Una heroica clasificación al Mundial de Seven de Sudáfrica consiguió Chile tras imponerse en el último suspiro a Brasil en las semifinales del SARS 7, que le dio uno de los pasajes al certamen que se disputará en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, a partir de septiembre del próximo año. Desde Costa Rica, lugar donde se jugó el torneo, Edmundo Olfos, DT de los Cóndores 7, analiza con El Deportivo la notable participación nacional.

“Estoy muy contento. La verdad que clasificar a un Mundial es muy especial, muy importante por nuestro deporte y por los chicos; por sus familias, que hacen un gran esfuerzo, y por el deporte nacional. Que nuestro país esté en las mayores citas planetarias en distintas disciplinas es siempre muy importante, nos da una exposición que conlleva distintos apoyos. Muy contento por el grupo, hay algunos jugadores que son la base del programa seven, con el complemento de jugadores M20, que se vienen sumando. Debutaron cinco jugadores en este equipo”, señala. Y agrega: “No tuvimos un gran torneo en cuanto al rendimiento, pero lo más importante era clasificar y obtuvimos ese objetivo. Estoy muy emocionado por lo que significa: tercera que vez que vamos a un Mundial y segunda vez consecutiva. Habla muy bien de lo que estamos haciendo en Chile Rugby”.

Sobre la emocionante victoria sobre Brasil, el entrenador confiesa que nunca perdió la fe. “Teníamos mucha confianza en la clasificación, con cinco debutantes. Si bien nos preparamos de buena manera, el partido con Uruguay nos dejó muchas dudas internamente al grupo. Lo abordamos de buena manera, hicimos un muy buen análisis al final del día sábado; mucho aprendizaje, especialmente para estos jugadores nuevos que por primera vez jugaban a este nivel. Así que fue muy emotivo como le ganamos a Brasil. La verdad es que siempre tuve la confianza de que podíamos darlo vuelta. Me acuerdo hablándole a la banca de que ellos eran los responsables de dar vuelta el partido por el aire que le iban a meter, por lo que habían visto de cómo se había dado el partido”, revela.

Cambio de mentalidad

Para el estratega, además, la forma en que se dio este triunfo refleja un claro cambio de mentalidad de estos nuevos tiempos. “Eso habla muy bien del carácter de los jugadores, del carácter del rugbista chileno y creo que así es el carácter del deportista nacional en sí. Hemos demostrado con el paso de los años que estamos para ganar cosas; que estamos para clasificar a instancias importantes; que estamos para dar vuelta partidos, algo que antes era mucho más difícil de hacer, porque carecíamos de esa mentalidad, de ese carácter y de ese convencimiento grupal que venía con nuestra historia y nuestra idiosincrasia, pero que ahora le estamos dando vuelta. Y eso es importantísimo, y más ante un rival como Brasil, que viene con el tema profesional hace muchos años, incluso, antes que nosotros; jugadores dedicados al rugby, buenos jugadores. Ellos eran uno de los favoritos, con ventaja sobre nosotros. Por eso fue muy emotivo y significó una emoción muy fuerte haber ganado así, lo que luego nos dejó muy desgastados para jugar una final con un Uruguay que venía muy completo”, precisa.

El éxito nacional le ha aumentado el prestigio al equipo criollo, una apreciación que el entrenador comparte, por diversos factores. “Sin duda. Claramente hemos logrado transmitir una cultura de alto rendimiento, que partió hace muchos años atrás y que también se ha ido transmitiendo hacia el programa XV, que hoy día tiene una base y está muy cerca de clasificar al Mundial por primera vez, una cosa histórica que sería muy beneficiosa para todo el rugby nacional. Hemos logrado mantener a algunos especialistas en el programa seven, como Felipe Brangier, a mí también como entrenador”, sostiene.

En ese sentido, insiste en la cuantía que hoy tiene la disciplina y traza objetivos para lo que viene. “Somos una potencia en Sudamérica, junto a Argentina y Uruguay, que ha hecho las cosas muy bien. Un Uruguay que partió en el profesionalismo cinco años antes que nosotros y quizás un poco más, así que hemos logrado ser una potencia y estamos preparados para pelear a nivel mundial, como ya lo hemos demostrado. Primero era clasificarnos y ahora es prepararnos para hacer un buen papel, meternos entre los ocho primeros del mundo. Creemos que tenemos para hacerlo, y ahora meterle a la preparación para estar ahí”, declara.

La preparación

Luego de conseguir la clasificación, los Cóndores 7 iniciarán su preparación para la cita disputando el Challenge Series, que clasifica a la etapa del Circuito Mundial en Hong Kong. El torneo se disputará en el país en la segunda o tercera semana de febrero. “Por Sudamérica, estarían Chile y Brasil; por arriba estaría solamente Jamaica; por Europa me parece que serían Alemania, Rusia y Portugal. Después, Hong y Corea; y por Africa, Uganda, Zimbabwe. Son los equipos más potentes debajo del Circuito Mundial, que son los 16 mejores del mundo”, comenta Olfos.

“Si entramos, jugaríamos en abril en Hong Kong, pero se movería por el Covid, y luego de eso, claramente buscar algún otro torneo cerca de las fechas de Sudáfrica. Una concentración o un concentrado en Sudáfrica, que ya lo hemos hecho antes, serían parte de esa preparación”, concluye el técnico nacional, artífice de un nuevo hito para esta disciplina.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.