El deporte mundial saca a relucir su cara más solidaria

Desde Messi a Stephen Curry, pasando por Federer y Mourinho. Desde la NBA al Moto GP. Deportistas e instituciones se han sumido a los aportes monetarios para combatir el Covid-19.




Para hacerle frente a la crisis sanitaria del coronavirus, solidaridad. Esa es la imagen que está dejando el deporte tras la pandemia que tiene sumido al mundo entre encierros y cuarentenas.

La lista de instituciones y deportistas que han donado grandes sumas de dinero para enfrentar al Covid-19 se extiende día a día. Los últimos en sumarse fueron Guardiola y Federer. Aquí hacemos un repaso de algunas de ellas.

La mañana de este miércoles, de hecho, el suizo anunció que donaría un millón de francos suizos (cerca de 860 millones de pesos chilenos) para las familiar más vulnerables de su país.

El Real Madrid hizo un gran aporte económico, el que no ha sido detallado, para la compra de material sanitario, mientras que su plantel realizó una donación conjunta de su salario. Isco, jugador merengue, inició la campaña “Descorónate” para recaudar 500.000 euros en ayuda de los damnificados. Sergio Ramos hizo lo propio y donó a la Unicef 15.000 tests de detección, 1.000 equipos de protección individual y 264.571 mascarillas.

El Barcelona no se quiso quedar atrás y la tarde del martes puso a disposición todas sus instalaciones a la Secretaría de Salud de la Generalitat. Además, a través de su Fundación Barca, cedió al Hospital Sant Pau la camilla móvil que habitualmente funciona en los partidos en el Camp Nou.

Lionel Messi, por su parte, donó un millón de euros para la lucha contra el coronavirus. Su aporte lo dividirá entre Barcelona, la ciudad en que reside y ha hecho casi toda su vida, y Argentina, el país donde nació.

Siempre en España, el Almería ya suma 1.200.000 euros donados, repartido en comida, sanitarios, ayuda para quienes hayan perdido su trabajo y para voluntarios.

El Real Betis, en tanto, donó buena parte de lo que contaba en sus servicios médicos a los servicios de salud españoles y sus jugadores iniciaron colecta. El también hispano Pedro financió 3.000 protectores faciales para profesionales que combaten el virus.

En Alemania, el delantero Roberto Lewandowski donó un millón de euros a un fondo creado por los jugadores del Bayern “We kick corona”. Kimmich y Goretzka siguieron sus pasos e hicieron lo propio.

En Portugal se han visto distintos tipos de ayuda: Cristiano Ronaldo y su representante Jorge Mendes equiparon dos unidades de cuidados intensivos en el hospital Santa María de Lisboa, con 20 camas y 20 respiradores. Antes de eso el hospital tenía solo 31. En tanto, Francisco Geraldes, del Sporting, se ofreció para hacer compras a la gente que no puede salir, mientras que el Benfica donó un millón de euros para material médico.

Italia ha sido uno de los países más afectados con el virus. Por eso no extraña que, por ejemplo, la Juve haya donado 10 millones de euros a la Protección Civil, que Lukaku haya entregado 100.000 euros a un hospital de ese país, que el Inter donara 300.000 mascarillas y otros productos sanitarios a la protección civil italiana, que Ibrahimovic esté recaudando fondos para donar a los hospitales Humanitas de Italia, que Lorenzo Insigne diera 100.000 euros para ayudar a los hospitales de la región, que los pilotos del Moto GP Pecco Bagnaia y Valentino Rossi impulsaran la iniciativa Juntos contra el virus, que recauda fondos, y contribuyeran a adquirir máquinas de salud, respectivamente.

En Italia la lista, con diversas donaciones, la engrosa el plantel de la Roma, Federico Bernardeschi y el Milan, que donó dinero a la fundación AREU, que se ocupa de la emergencia en Lombardía.

En Inglaterra trabajan entrenadores y jugadores de otras nacionalidades que han aportado a sus países de origen: Sadio Mané donó 45 mil euros a los hospitales de Senegal, Salah donó más de un millón de euros a los hospitales de Egipto, Manchester City y United se unieron y sus fans recolectaron 117.000 euros, mientras que Pep Guardiola donó un millón de euros a la campaña impulsada por el Colegio Médico de Barcelona, para la adquisición y abastecimiento de material sanitario.

La NBA ha sido otro foco de grandes aportes. El caso más emblemático es el del francés Rudy Gobert, el primer jugador de esa liga en dar positivo por coronavirus y que días antes había bromeado al tocar todos los micrófonos durante una conferencia de prensa al ser consultado por las medidas de seguridad. Para redimirse, donó 500.000 dólares: 200.000 para los trabajadores de Utah Jazz que no podrán trabajar mientras dure la para, 200.000 para afectados de Utah y Oklahoma y 100.000 para los servicios de salud de Francia.

En la principal liga de básquetbol del mundo también destacan los aportes de Kyrie Irving (323.000 dólares a Feeding America, para alimentar a los más desvalidos), los Warriors (más de un millón de dólares a un fondo de ayuda para los afectados), Stephen Curry (junto a su señora se harán cargo de los gastos de un comedor de 18.000 niños que dependían de las escuelas, ahora cerradas, para comer), los Blazers (crearon un fondo para ayudar a familias afectadas), y una lista interminable de jugadores que se han ofrecido para costear el salario de todos los trabajadores que quedarán sin sueldo ante la suspensión de la actividad. La propia NBA en conjunto con su par femenino de la WNBA tienen activa una campaña para recaudar 50 millones de dólares. Hoy llevan 35. Mourinho, en tanto, colabora en una campaña para alimentar a adultos mayores en Londres.

En Sudamérica, la Federación de Fútbol de Chile puso a disposición Juan Pinto Durán para ser utilizado para combatir el coronavirus, mientras que Sao Paulo hizo lo propio con su estadio Pacaembú, que se transformó en hospital de campaña.

La FIFA, en tanto, donó 10 millones de dólares a la Organización Mundial de la Salud y el martes por la tarde los dueños del Columbus Crew de la MLS donaron un millón y medio de dólares para los esfuerzos de contención del virus en Ohio.

La lista es amplia, y seguramente irá creciendo con el correr de los días.

Comenta