El empate es el marcador máximo de la Roja ante Argentina en 104 años de Copa América

Erick Pulgar fue de los mejores jugadores de Chile en el empate con Argentina. REUTERS/Ricardo Moraes

Chile cosechó su novena igualdad desde 1916 ante los transandinos. Sigue sin poder derrotarlos en el tiempo reglamentario.


Han pasado casi 104 años desde la primera vez en que Chile y Argentina se enfrentaron en una Copa América. En esa ocasión la victoria fue inapelable: 6-1 para los transandinos, quienes se impusieron con comodidad en Buenos Aires. De ahí en adelante, las diferencias en el marcador se acortaron, pero no así en triunfos, ya que la Albiceleste siempre se impuso (20 ocasiones). Este lunes, Chile tuvo la oportunidad de cambiar esa historia, pero solo encontró el premio máximo de este largo período: un empate, el noveno en 29 enfrentamientos por el certamen de selecciones sudamericanas.

Sin embargo, a pesar de no ganarle a los argentinos en el tiempo reglamentario, la Roja le propinó dos de las derrotas más dolorosas de su historia al elenco del vecino país: desde el punto penal se impuso en las finales de la Copa América 2015 y de la Copa América Centenario 2016, los únicos dos títulos oficiales de la historia de la Selección.

Esas dos coronas transformaron al elenco que hoy dirige Martín Lasarte en un rival duro. Desde ese momento, jugar contra el Equipo de Todos tiene un sabor distinto para los de Lionel Scaloni, lo que se ha reflejado en los enfrentamientos posteriores y también en el duelo inaugural del Grupo B del certamen que se disputa en Brasil.

Las oportunidades de sacar puntos siempre fueron escasas. La primera vez en el certamen continental fue en 1920, en Viña del Mar, con un meritorio 1-1. Luego, ese mismo marcador se repitió en la edición de 1926 en Santiago.

Luego, en los Sudamericanos de la década del 40, se estrecharon las márgenes, ya que hubo un empate 0-0 (Montevideo 1942) y dos 1-1 (Chile 1945 y Ecuador 1947). Después, la Roja debió esperar hasta 1991, para volver a sacar un punto. En parte, porque no hubo muchos enfrentamientos por el certamen en ese lapso (solo siete).

Desde ese punto obtenido en Santiago hace 30 años, Chile debió esperar hasta las dos finales de 2015 y 2016 para sumar nuevas igualdades. Sin embargo, pese a esas alegrías, ganar en el tiempo reglamentario sigue siendo esquivo.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.