Héctor Puebla, el chileno que anuló a Maradona sin una patada: “Su camiseta está escondida por si nos entran a robar”

Puebla, con la camiseta de Maradona.

El Ligua, quien marcó a Maradona en la Copa América de Brasil, guarda como un tesoro la camiseta que le dio el 10.




El chileno que una vez anuló a Maradona. Y sin darle una sola patada. Así lo reconoció el propio Diego. Héctor Puebla (65) está en shock. Se le vienen recuerdos que marcan su carrera como futbolista. Es que en la Copa América de 1989, disputada en Brasil, el multicampeón de Cobreloa tuvo la misión de anular a Maradona en el duelo que midió a Chile frente a Argentina. Y lo hizo de excelente manera, pese a que los transandinos se impusieron por la cuenta mínina, con anotación de Caniggia. Su actuación le valió el reconocimiento del propio 10 argentino, quien valoró su juego limpio. Al final del encuentro le regaló la camiseta.

¿Cómo se enteró?

Me enteré viendo las noticias. Acababa de almorzar y me estaba acostando para dormir la siesta. No pude dormir. Muy lamentable la muerte de Maradona, impensada, porque se venía recuperando supuestamente de otros problemas.

¿Sorpresivo por las situaciones ya superadas?

Así es. Se fue joven, a los 60 años. Estoy muy triste. Pero siempre he pensado que su legado quedará, que siempre todos nos acordaremos de Maradona. Cualquier cosa redonda, él te la podía dominar y te lo hacía un espectáculo. Maradona es de esas personas que nunca debiese partir del mundo.

Se le escucha afectado...

Es que es lamentable para uno que lo tuvo tan cerca, uno que lo conoció jugando en la cancha. Yo lo marqué en dos oportunidades: un amistoso jugado en Buenos Aires (2-0, 1985) y la Copa América de Brasil (1989). En Buenos Aires le pedí la camiseta porque mi hijo Eduardo estaba de cumpleaños. Era el manso regalo. En esa ocasión me dijo que no. Me dijo que era capitán y que no podía cambiar la camiseta. Lo entendí, imagínate cuánta gente le pide la camiseta. Después en la Copa América de 1989 me la pasó.

¿Y cómo lo convenció?

Ese partido lo marqué muy bien. Me anticipé en todo momento. Quince minutos antes que terminara el partido le dije ‘¿ahora si me darás la camiseta, Diego?’. Me dijo que estuviese tranquilo porque la camiseta era mía. Cuando se terminó el partido se me adelantó Jaime Pizarro y se la pidió. Pero Maradona le dijo: ‘No, la camiseta es de Puebla’. Fue lindo.

¿Es su gran recuerdo del fútbol?

Sí, es lo más lindo que me dejó el fútbol junto a las de Cobreloa y la Selección. La camiseta está escondida por si nos entran a robar. Mi señora es la encargada de buscar escondites y moverla cada cierto tiempo.

¿Nunca le han ofrecido dinero por esa camiseta?

Sí, pero no alcanzamos a negociar. Hace un tiempo se me acercó un inglés que quería la camiseta de Maradona. No me interesa, menos ahora.

¿Maradona no perdió la paciencia por su marca?

No, para nada. Es que no fui brusco, solo me anticipaba. Él era un tipo que ordenaba mucho y que pedía siempre que el balón se lo pasaran a los pies. Era un gran futbolista, una excelente persona.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.