Harold vive horas clave en Colo Colo

Harold Mayne-Nicholls

Mañana se discutirá el ingreso del extimonel de la ANFP como vicepresidente ejecutivo. Al ser un cargo remunerado, los estatutos exigen un mínimo de seis votos de nueve para su aprobación, por lo que Aníbal Mosa deberá buscar apoyo en el bloque opositor.




Colo Colo entra en una etapa de definiciones. En lo futbolístico, los albos reciben esta noche (20.00) a Puerto Montt para intentar remontar el 2-0 sufrido en la ida, y seguir avanzando en la Copa Chile, y así evitar un segundo fracaso copero tras el de la Sudamericana, cuando quedaron eliminados por penales frente a Universidad Católica de Ecuador.

Sin embargo, no solo eso se jugará el club esta semana, ya que este viernes se deberá definir un tema capital para el proyecto de Aníbal Mosa: la aprobación de Harold Mayne-Nicholls como vicepresidente ejecutivo de Blanco y Negro. El ex timonel de la ANFP es la gran carta que presentó el empresario para llevar a cabo la transformaciones que propone para la institución. De hecho, el exfuncionario FIFA fue el director más votado en la última Junta de Accionistas, con 11.646.861 de preferencias, superando al actual mandamás, quien obtuvo 11.625.399.

El asunto iba a ser tratado en la cita del 29 de mayo, cuando los nuevos integrantes trazaron las definiciones para esta nueva etapa. No obstante, no todos los directores estaban informados acerca de las funciones que el expresidente de la ANFP cumpliría en el club, a cambio de una remuneración cercana a los 18 millones de pesos. Es por esto que, con los antecedentes en la mano, fue convocada una reunión extraordinaria de directorio para mañana a las 13.30.

La situación no se vislumbra tan sencilla para el bloque oficialista, ya que los estatutos de la concesionaria indican que para visar una modificación de esta naturaleza, se necesita un mínimo de seis votos, tal como indica el Artículo 29, que plantea que "todos los actos o contratos que la sociedad celebre con sus accionistas mayoritarios, sus directores o ejecutivos, o con personas relacionadas con estos, deberán ser previamente aprobados por seis directores, y constar en el acta correspondiente, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo cuarenta y cuatro de la ley número dieciocho mil cuarenta y seis los otros pertinentes del mismo cuerpo legal o su reglamento, respecto de los directores".

Es decir, el empresario puertomontino tendrá que asegurar los dos votos de la corporación y buscar uno más en el bloque opositor, que hoy lidera Alfredo Stöhwing y que integran Ángel Maulén, Diego González y Carlos Cortés. Estos tres últimos, debutantes en el directorio, aparecen como claves para aprobar la propuesta oficialista.

Comenta