Joaquín Montecinos: “Mi personalidad me va a ayudar en la Selección”

Montecinos y la parrilla.

El delantero, uno de los nominados de urgencia por Martín Lasarte para la triple fecha de las Eliminatorias, relata cómo vivió la nominación junto a su padre, Cristián, quien también vistió la Roja. Aborda las opciones que puede darle a Machete.


Joaquín Montecinos estaba rodeado por sus personas más cercanas cuando se conoció su convocatoria a la Selección. Es la primera vez que el delantero de Audax Italiano es llamado a la Roja a nivel profesional, pues ya la había integrado en las categorías inferiores. La emoción se apoderó inmediatamente del atacante y la sensación se extendió a sus familiares. Era la concreción de un sueño, pero también una nueva oportunidad para que su padre, Cristián, quien también vistió la Roja, alternara la satisfacción indisimulable con los primeros consejos para acoplarse y constituirse en un aporte permanente para la escuadra de Martín Lasarte.

“Fue un llamado tan esperado y que me llena de emoción. La primera es un recuerdo total de mi carrera. Coronarla de esta manera es maravilloso. Pienso en mi familia. Es un sueño que se me está haciendo realidad. Es un momento mágico. Lo esperé tanto, que estoy muy emocionado, vuelto loco. Lloré. Es imposible no hacerlo. Es para lo que uno trabaja. Yo me entrego al máximo para esto. Es por mis compañeros en Audax, que hemos hecho un campañón, por el club que creyó en mí. Y tampoco me puedo olvidar de los otros que he defendido. En estos momentos, uno se acuerda de todo eso”, refleja.

¿Cómo había reaccionado al no verse en la lista inicial?

Estuve triste el día de la nómina, bajoneado, pero al otro día, con el apoyo de la gente que está cerca mío, me di cuenta de que todo es paso a paso y de que la vida en algún momento te va a recompensar por el esfuerzo que has realizado. Es un poco lo que me pasó.

¿Se desmotivó?

Me dio más fuerzas para seguir trabajando. Al final es eso. Ahora que se dio, se me pusieron los pelos de punta. Es para mí, pero también para mi familia, que ha estado siempre apoyándome. Pensé en mis padres, en mis hermanos, en mis amigos.

Es inevitable preguntarle por la reacción de Cristián, su padre, quien también defendió a la selección chilena...

Mi papá se emocionó y es difícil que eso pase. Justo estaba con mis hermanos, con su señora. Cuando nos enteramos, fue un momento muy lindo, que lo vamos a vivir a concho, como tiene que ser, creo. Lo vamos a disfrutar con mi familia. Y, después, naturalmente, llegará el momento de enfocarse y de ponerse a pensar en trabajar para que todo salga de la mejor manera posible. Pero llegar a la Selección es un sueño y hay que vivirlo como tal.

¿Qué consejos le dio?

Me dijo que hay que manejar las emociones, aprender de los más grandes, no perder mi esencia, mi hambre. De seguir con el mismo ímpetu. Ser yo, respetuoso, profesional. Que no pierda la esencia. A mí me han criticado por mi personalidad, por cómo soy. Pero no me preocupa, porque sé lo que valgo, cómo soy. Espero no perderlo nunca. Eso nos lleva a los objetivos. Eso me ha llevado a estar donde estoy, gracias también a mis compañeros, a mucha gente. A los clubes anteriores, donde he estado.

En algún momento se dijo que estaba la posibilidad de defender a Colombia, el país en que nació, ¿realmente lo pensó?

Estaba tan enfocado en la selección chilena que no le di tiempo a pensar en Colombia. No me gusta que me traspasen de un lado a otro. Yo soy chileno de corazón y mi sueño siempre fue este, jugar por Chile. Dije que si no me llamaban acá, lo habría pensado. Pero ahora que me convocaron estoy tan feliz que solo pienso en Chile.

¿Cómo espera que sean sus primeros días en la Roja?

Debo ir paso a paso. Lo primero es aprender de mi compañeros. Uno reconoce lo que han hecho por el fútbol chileno, los tremendos jugadores que son y lo que te pueden ayudar. Después, quiero aportar mi grano de arena. Poner mis características al servicio del equipo, tratar de replicar lo que he venido haciendo en Audax. Ir para adelante, encarar. Voy a eso, sabiendo que será una gran experiencia y también un gran aprendizaje.

Montecinos ha sido figura en Audax Italiano. FOTO: SEBASTIAN ORIA/AGENCIAUNO

¿Asume que llega a la Roja en un momento crítico?

Sí, pero hay que poner actitud. Representamos a un país hermoso, gigante. Ustedes conocen la actitud que caracteriza a la Generación Dorada, que siempre ha luchado hasta el final por todos sus objetivos y los que ahora vamos a estar tenemos que estar en la misma sintonía. Nos vamos a entregar por completo para acercar a Chile a su objetivo. Igual es complicado responder tantas preguntas en un momento como este, en que la emoción es bien fuerte, bien intensa. De verdad, el impacto es fuerte.

¿Qué le puede aportar a la Roja en cuanto a funcionalidad?

Depende mucho de la formación que se use. En un 4-3-3, puedo ir de puntero. En un 4-4-2 de volante por la izquierda o la derecha, o como doble nueve. Y yo me voy a acomodar al sistema que ocupe el profe. He jugado en distintas posiciones. Con el profe Vitamina (Sánchez) estuve de doble nueve, de puntero por la izquierda. Hasta he jugado de volante. Trato de acomodarme en todas las posiciones ofensivas. Pero en la Selección voy a jugar donde me pongan.

Ir a la Selección puede ser importante pensando en emigrar al extranjero.

Ustedes saben que es parte de estar en vitrina. Pero en lo que menos pienso es en eso. Hoy pienso en Audax y en la Selección. Estoy entregándome por completo para eso. Hay gente viendo eso, la oportunidad que venga. Ni siquiera me meto en eso. Por algo tengo representante. Intento que esas luces no me mareen ni me desesperen. No me desesperó en su minuto tampoco tomar una decisión apresurada para ir a Primera . Hay que ser inteligente, ser como uno es, mantener la humildad. Lo que más cuido es el cómo soy. Eso es lo que te va a dejar tranquilo. La consecuencia.

Le he escuchado en varias oportunidades aludir a su personalidad, ¿le ha traído problemas?

Cuando chico me pasaba que llegaba a pasar gente porque mi personalidad es ganadora. Yo me entrenaba al máximo y a veces era pesado con mis compañeros. Yo quería ganar y me tomaban por agrandado. No tiene que ver con eso. A veces trato de transmitirlo, pero quizás no era la forma. Yo soy fuerte de mentalidad y a veces eso no cae bien. Pero cuando vas creciendo, vas aprendiendo a decir las cosas. Hoy me siento maduro. Ahora tengo que tener mejor manejo, ser prudente, pero sin perder la esencia.

¿Ese perfil lo hará sentirse cómodo en la Selección?

Totalmente cómodo. Mi personalidad me va a ayudar. La Selección ha demostrado esa mentalidad, que es la que me identifica. Por lo mismo espero acomodarme lo más rápido posible al grupo, conocernos, aprender de ellos. Yo voy a la Selección a aportar mi granito de arena para conseguir el objetivo.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.