La Católica rompe el maleficio y se mete en octavos de final de la Copa Libertadores

Los jugadores de la UC se abrazan con Luciano Aued, luego de que el argentino marcara el 1-0 ante Atlético Nacional. (Photo by CLAUDIO REYES / AFP)

Los cruzados derrotan a Atlético Nacional por 2-0 en San Carlos de Apoquindo y se instalan en la siguiente ronda del torneo continental. Luciano Aued y Diego Valencia marcaron para terminar con una sequía de 10 años en la Copa. Gustavo Poyet respira en la banca.


Fin a 10 años de frustraciones. Una década de ver a otros disfrutar lo que ellos no podían vivir. Universidad Católica está en los octavos de final de la Copa Libertadores, lo que no hacía desde 2011. Un golpe de energía, un regalo poderoso, tranquilidad para Gustavo Poyet en la banca. Y sin depender de nadie, venciendo en casa a Atlético Nacional de Medellín, por 2-0, para asegurar el segundo lugar del Grupo F.

El tempranero gol de Luciano Aued le acomodó todas las piezas a los de la franja. Esa caída fortuita de Baldomero Perlaza en un córner, que le permitió al argentino cabecear sin marca, era un regalo muy preciado para un equipo obligado a sumar tres puntos para no depender de nadie. En un contexto doblemente complicado para el local por sus sensibles bajas, ya que a las ya asumidas de Fernando Zampedri, Matías Dituro y José Pedro Fuenzalida, a última hora se sumó la de Raimundo Rebolledo, por problemas de salud.

El técnico uruguayo tuvo que reordenar sobre la marcha. Su tradicional línea de cuatro cambió a una de tres zagueros, con Válber Huerta como último hombre. Tomás Astaburuaga y Branco Ampuero completaban la zaga. Marcelino Núñez pasó a ser el carrilero derecho de una formación 3-4-1-2. Por eso el tanto de Aued fue tan importante. Sirvió para afirmar convicciones, aunque desde los 20 minutos, la UC marcadamente se instaló muy cerca de su propia portería. Le entregó la cancha y la pelota a los colombianos, apostando al pelotazo largo para Diego Valencia y Edson Puch.

Aún así, Católica tuvo dos opciones claras para anotar el segundo. Un zurdazo cruzado de Valencia y una definición muy débil de Puch, después de un enredo de la defensa rival. Oportunidades desperdiciadas, que seguro después penarían. Porque los cafetaleros se fueron encima, ellos también tenían que ganar para aspirar a algo. Empezaron a ganar por las bandas, especialmente la custodiada por Marcelino, poco acostumbrado al retroceso. El mejor modo de probar a Sebastián Pérez, el reemplazante de Dituro en el arco. Una prueba que el Zanahoria, hasta el descanso, pasó con holgura.

Si bien logro salir un poco al final del primer tiempo, el cuadro estudiantil volvió a retroceder en demasía en el complemento. Por lo que se veía en la cancha, la instrucción técnica era aguantar. El problema es que el conjunto paisa se encontró con demasiado espacio y en menos de cinco minutos ya tenía dos chances clarísimas para empatar. Una advertencia de la arriesgada apuesta cruzada.

Pero el Atlético es un equipo con muchas debilidades en su retaguardia. Inseguro, cándido en ocasiones. Por algo es uno de los que más prueba al arco en la Copa, pero al mismo tiempo de los que más opciones de gol permite. Una estadística que se graficó en San Carlos, justamente ante el combinado que menor prueba a la portería rival. Aued, Puch (por segunda vez) y Cornejo no aprovecharon las gangas colombianas. Por eso, el tricampeón seguía sufriendo, siempre al filo, con una ventaja demasiado exigua.

Poyet entendió que el partido estaba hecho para la velocidad de Clemente Montes. Lo mandó a la cancha por Puch. Al mismo tiempo que entró el juvenil, en Montevideo, Nacional abría la cuenta ante Argentinos Juniors. Más presión para los franjeados. El empate ahora también los botaba de la Libertadores.

Últimos 15 minutos. Defenderse con la pelota no era alternativa para Católica. Pero da lo mismo la fórmula, lo importante es que entre Montes y Valencia hicieron ver mal a los centrales colombianos y el centrodelantero no falló. A los 79′, los cruzados ya podían respirar. Los pasajes a octavos de final estaban ahí, prácticamente firmados. El segundo gol de los uruguayos ante Argentinos también daba igual. Los pupilos de Poyet se ganaron la clasificación en su cancha.

Ficha del partido

Universidad Católica: Sebastián Pérez; Tomás Astaburuaga, Valber Huerta, Branco Ampuero; Marcelino Núñez, Ignacio Saavedra, Luciano Aued (78′, Felipe Gutiérrez), Juan Cornejo (90+2′, Alfonso Parot); Juan Leiva (90+2′, Francisco Silva); Diego Valencia, Edson Puch (73′, Clemente Montes). DT: Gustavo Poyet.

Atlético Nacional: Aldair Quintana; Yerson Candelo (74′, Jonathan Alvez), Emanuel Olivera (74′, Brayan Córdoba), Geisson Perea, Danovis Banguero; Baldomero Perlaza, Brayan Rovira; Neyder Moreno (62′, Alex Castro), Andrés Andrade, Jarlan Barrera; Jefferson Duque. DT: Alexandre Guimarães.

Goles: 1-0, 9′, Aued cabecea sin marca un tiro de esquina servido por Núñez; 2-0, 77′, Valencia remata fuerte entrando al área, tras pase de Montes.

Árbitro: Wilton Sampaio (BRA). Amonestó a Valencia, Saavedra, Núñez, Pérez, Astaburuaga (UC); Candelo, Rovira, Hernández (AN)

Estadio San Carlos de Apoquindo: sin público.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.