A las puertas de la fecha 14, los números del campeonato ya se acomodaron y dicen cosas importantes. Desde ya, y con Universidad Católica escapada seis puntos, la pregunta cae de madura: quién va a pelearles el bicampeonato a los cruzados. Calera tiene un plantel muy corto (ya se vio contra Unión, sin Isnaldo y Larrondo, perdió); Unión Española gana tanto como pierde, impredecible (y no es un elogio); Audax que viene creciendo, pero que tampoco le sobra para remontar los ocho puntos que le lleva la UC y finalmente Colo Colo. Y con los albos el tema está complejo, cuando gana, lo hace sufriendo y por lo mínimo, sigue dependiendo de Valdivia y apuesta de manera infantil a que Paredes, fuera por mucho tiempo por lesión, gané los partidos. Además, el detalle es relevante, albos y cruzados jugarán en San Carlos de Apoquindo en la segunda rueda. Una oportunidad menos para descontar.

Vuelvo al comienzo ¿Quién le va a pelear la corona a Católica? Como se están dando las cosas, la pelea en serio va por el segundo lugar y el otro cupo directo a la Copa 2020. Cabe apuntar que en el torneo anterior, en la fecha 13, sólo había tres puntos entre Católica (32) y la Universidad de Concepción (29). Sin creerse nunca el cuento, el Campanil peleó el campeonato hasta la última fecha. Ese competidor, algo incrédulo y no tan fogoso, no está en el actual torneo. Católica no ve a nadie por el retrovisor (Advertencia: favoritismo de Universidad Católica sólo aplica en torneos nacionales).

La cosa realmente interesante, tabla en mano, está en la parte baja. No deja de ser llamativo que, entre el 11º lugar, Iquique, y el 12º lugar, Everton, haya cuatro puntos de diferencia. Ahí está la fractura del campeonato. Los que respiran un poco y los que ya dibujan el fantasma del descenso. Es decir, desde Everton, que tiene 12 puntos hasta Antofagasta, Universidad de Chile y Cobresal, últimos con nueve, se armó un grupo compacto que peleará la permanencia.

A esta misma altura, el año pasado, los colistas eran el propio Everton con ocho puntos y Audax con siete. Un poco más arriba, ambos con diez, se ubicaban San Luis y Temuco. Finalmente bajaron San Luis y Temuco, porque Audax metió una racha impresionante de triunfos y Everton también ganó todo lo que no ganó en la primera rueda. Un buen amigo, autoproclamado "descensólogo experto", señala que en el actual formato se necesitan 32 puntos para evitar todo peligro, con 30 todavía hay mucho riesgo y con 28 estás liquidado. Es decir, los equipos que rondan los 10 puntos, van a necesitar siete triunfos en la segunda rueda para salvar la categoría. Siete de quince, casi la mitad. Vaya aviso, sobre todo para la U y Antofagasta. Cobresal está acostumbrado a convivir con el abismo.

Comenta

Imperdibles