La herencia de Diego

El árbol genealógico de la familia Maradona.

Al otro lado de su legado espiritual, eterno y universal, la muerte del genio argentino deja en la tierra una fortuna tan difícil de calcular como la dimensión de su familia: al menos seis mujeres (cuatro oficiales), cinco hijos reconocidos, varios más por reconocer, dos nietos (y uno más por venir) y siete hermanos.




A Maradona jamás se lo olvidará. Es una certeza que no acepta discusiones. Siempre se lo recordará. Y en cada recuerdo, las emociones brotarán. Sin embargo, con Diego ya mito, pasados los días, algunas historias a su alrededor se definirán generando inmenso ruido. No solo falta esclarecer los detalles de su muerte, en una investigación todavía sin cerrar, con testimonios que de a poco van conociéndose. También muy pronto será tema recurrente su legado, su herencia. Más allá de esos fantásticos cuentos con la pelota, ¿qué deja Diego? ¿Qué familia y qué fortuna deja el 10?

El genio del fútbol mundial descansa en el cementerio de Bella Vista junto a papá don Diego Maradona y a mamá doña Tota, como se la conoce a Dalma Salvadora Franco. Tanto los extrañaba el último tiempo que ahí se encuentran las razones de su cuadro depresivo final.

Todavía son horas de lágrimas, de dolor. Los posteos en redes sociales de Dalma y de Diego Jr, dos de los cinco hijos del 10, resultaron conmovedores. Sin embargo, se vienen días de tensión en esa familia Maradona que acaba de perder al eje sobre el cual todos giraban. Las cinco hermanas (Ana María, Rita, Elsa, María Rosa y Claudia) y los dos hermanos (Raúl y Lalo) mirarán mucho más de lo que decidirán. Observarán desde afuera las múltiples peleas judiciales que se sucederán.

Aunque nadie puede precisar el monto, se estima que Maradona en su carrera habría embolsado unos 500 millones de dólares. Mucho más difícil resulta calcular la cifra de la herencia, que oscilaría entre los 70 y los 100 millones de billetes estadounidenses.

¿Qué y cuánto recibirán Dalma (será mamá pronto) y Gianinna (le dio un nieto, Benjamín, cuyo papá es Sergio Agüero), las hijas que tuvo con Claudia Villafañe, la primera esposa? ¿Qué le corresponderá a Dieguito Fernando, el hijito que nació de su pareja con Verónica Ojeda? ¿Y a Diego Jr, el heredero italiano de su romance con Cristiana Sinagra, quien además lo hizo feliz con un nieto, Diego Matías? ¿Y Jana, la hija que reconoció hace un tiempo, tras varios años de una relación fugaz con Valeria Sabalain?

No todo ahí concluye. Habrá que ver si se termina de comprobar en la Justicia que también el campeón de México 86 fue papá de otros tres hijos, todos cubanos, producto de encuentros con dos mujeres nacidas en el país de Fidel durante su estadía en la isla entre 2000 y 2005.

Una máquina imparable de generar dinero y negocios fue Maradona a lo largo de toda su carrera. Bajo su nombre se encuentran múltiples propiedades en Buenos Aires. Una es la casa ubicada en las esquinas de Segurola y La Habana, en Villa Devoto, famosa desde que en su última época en Boca citó a través de los medios para pelear a un futbolista de Colón (Julio Toresani, también fallecido) con el que se había cruzado en el partido. Ahí, en ese mismo barrio, también posee uno de muchos departamentos. Otro está situado en la zona exclusiva de Puerto Madero. ¿Seguirán viviendo en su casa de Nordelta todas sus hermanas? ¿Continuará Rocío Oliva, la última de sus mujeres, en la casa que Diego le dio para que viviera con su familia?

La flota automotriz del 10 incluye cuatro vehículos comprados en Argentina. Claro que los más costosos son otros dos coches. Se trata de un Rolls Royce de 300 mil euros y de un BMW i8 valuado en 150 mil euros, un par de joyas sobre ruedas que le obsequiaron en Dubai en sus tiempos de entrenador del Fujairah FC.

Como la vida de Maradona siempre ha sido una desmesura, su patrimonio no resulta la excepción. En su paso por destinos exóticos, supo acumular regalos exclusivos para personajes como él. Ser presidente honorario del Dínamo Brest de Bielorrusia lo acercó a millonarios que lo agasajaron con un anillo de brillantes tasado en 300 mil euros y hasta con un tanque anfibio, un Hunta Overcomer apto para flotar en el agua, que pesa casi dos toneladas y media, con capacidad para siete personas.

Tenía Diego contratos firmados con Gimnasia (seguro caduca; ¿renegociarán otro por la utilización de su imagen?), con la marca deportiva Puma y tanto con Konami como EA Sports para la utilización de su figura en los videojuegos. ¿Más? Más: escuelas de fútbol en China con su nombre, algunas inversiones en Cuba (un hotel por ejemplo) y otros negocios en Italia.

Seguro que hay mucho más que forma parte del patrimonio del 10. Si bien se dedicó a disfrutar la vida sin límites, a puro exceso y dilapidando millones y más millones, también es real que nunca Maradona dejó de facturar con muchos ceros. Y esa capacidad para generar recursos con facilidad absoluta podrá sostenerse si la familia sabe manejarse y continuar explotando la imagen de un fenómeno que seguirá interesando a las marcas por siempre.

¿Qué habría sucedido si Maradona dividía su fortuna? ¿Quiénes hubieran salido favorecidos y quiénes perjudicados? Imposible saber con un Diego siempre híper cambiante y mucho más en su último tiempo de vida recorrido como si estuviera permanentemente en un subibaja emocional, rodeado por influencias que no cerraban, lejos de sus amores verdaderos, en estado de conflicto cada día. ¿O acaso no se recuerda la bronca del 10 en noviembre del año pasado, en plena guerra judicial con su familia, cuando explotó en redes sociales con la promesa de donar todos sus bienes? De cualquier modo, no lo podría haber llevado adelante porque la ley les asegura a los herederos forzosos las dos terceras partes de los bienes.

La única certeza es que Maradona ya no está. Nada podrá decidir. Al menos que haya establecido un testamento sin que nadie lo supiera de antemano, aunque en ese caso eventual también quedará espacio para que la historia pase por la Justicia ante diferentes reclamos.

No existirá modo de evitarlo. Hay una batalla por los millones del 10 que se desatará con fuerza total en cualquier momento. Sólo es cuestión de esperar. Sólo es cuestión de aguardar que las emociones viajen a segundo plano. Deja Diego una familia, pero también una fortuna. Ahí se verá quién es quién.

El árbol genealógico de la familia Maradona.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.