La selección femenina de Estados Unidos se alza: va a la corte para exigir el mismo trato salarial que los hombres

Alex Morgan, en un partido amistoso entre Estados Unidos y Francia, jugado en abril. (Foto: AP)

El plantel norteamericano apela al fallo de primera instancia que desestimó el reclamo de igualdad de condiciones para ambos combinados.


La selección femenina de Estados Unidos resiste en la lucha por la igualdad en el fútbol. El combinado, vigente campeón del mundo, apelará al fallo de un tribunal de primera instancia que desestimó un reclamo que el plantel considera clave para el desarrollo de la actividad: el trato igualitario en materia de remuneraciones respecto del equipo masculino.

Las jugadoras, encabezadas por Alex Morgan, solicitaron a un tribunal federal de apelaciones del país norteamericano que revoque la decisión. “Por cada victoria, derrota y empate que obtienen las jugadoras, se les paga menos que a los hombres que practican el mismo deporte y que hacen el mismo trabajo; eso es discriminación de género “, declaró Molly Levinson, portavoz de las futbolistas, a través de un comunicado. “Una atmósfera generalizada de sexismo impulsó esta discriminación salarial”, sostiene.

De todas formas, el proceso se prevé larga. La presentación de los argumentos orales suelen programarse entre 12 y 20 meses después de la notificación de la apelación y entre nueve mes y un año después de que se hayan completado los escritos. La corte pidió que las jugadoras presenten su escrito antes del 23 de julio. La USFF, la federación de fútbol de Estados Unidos, tiene hasta el 23 de agosto para presentar su informe. Las futbolistas pueden responder a ese informe hasta 21 días después.

La disputa judicial se inició en marzo de 2019, cuando las jugadoras alegaron que no se les ha pagado de manera equitativa. en virtud de un acuerdo de negociación colectiva que rige hasta diciembre de 2021. Exigen más de US$ 66 millones en daños en virtud de la ley de Igualdad de Pago y el Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964.

Alex Morgan, en un amistoso disputado por Estados Unidos, frente a Francia, disputado en abril. (Foto: Reuters)

Ingresos dispares

El juez a cargo de la causa, Gary Klausner desestimó el reclamo salarial en mayo, dictaminando que las mujeres rechazaron una estructura de pago por juego similar a la del acuerdo de los hombres y aceptaron salarios base y beneficios más altos que los hombres, que no se clasificaron para la Copa del Mundo de 2018. Eso sí, las partes llegaron a un acuerdo respecto de las condiciones de trabajo, que Klausner aprobó este lunes. El acuerdo involucra vuelos chárter, alojamiento en hoteles, selección de lugares de entrenamiento y apoyo de personal profesional equitativo al del equipo masculino.

La federación estadounidense estableció que paga igualmente por los partidos que controla, pero no por los torneos organizados por el organismo rector mundial del fútbol.

Las distancias de ingresos son, de todas formas, siderales. En el Mundial masculino de Rusia, la FIFA repartió 400 millones de dólares entre los 32 equipos que participaron. El campeón, Francia, se llevó US$ 38 millones. En la Copa del Mundo femenina, que se jugó en Francia en 2019 se distribuyeron apenas US$ 30 millones. Estados Unidos, como campeón, se llevó US$ 4 millones. La FIFA pretende aumentar a doble los recursos a repartir en la próxima edición del certamen para mujeres.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.