Las amarras del fútbol se desatan

El gobierno autoriza a jugadores, cuerpos técnicos y funcionarios de clubes de Primera y Primera B para que entrenen en zonas con cuarentena, con un permiso único especial. La industria celebra; la fecha de un retorno a la competencia se abre para la primera quincena de agosto, aunque depende de otra aprobación sanitaria.




Como atletas que están esperando ansiosos el disparo de partida para lanzarse en una carrera contra el reloj. Así estaban todos en el fútbol chileno hace semanas. Dirigentes, jugadores, cuerpos técnicos, funcionarios, árbitros. Todos impacientes porque llegara el anuncio que ayer se concretó. La ministra del Deporte, Cecilia Pérez, fue la invitada al informe diario Covid-19. Y ahí, sentada al costado izquierdo del ministro de Salud, Enrique Paris, confirmó que este miércoles, a partir de las 22.00 horas, se inicia el desconfinamiento del balompié profesional y de todos los deportes de alta exigencia.

“En el caso del fútbol profesional, se restringe este Permiso Único Colectivo a la Primera División A y a la Primera B. Vale decir, en la Primera División, que hay 18 clubes, y en la Primera División B, que hay 15 clubes, este Permiso Único Especial es solo para aquellos clubes que se encuentran en situación de cuarentena, ya sea por su lugar de entrenamiento o por la residencia de los planteles de los respectivos equipos”, explicó la autoridad de gobierno, quien aclaró que esta licencia especial también se extiende a otras disciplinas de alto rendimiento.

En Primera, 10 elencos tendrán este permiso único (UC, Colo Colo, la U, Palestino, Unión Española, Audax, Iquique, Antofagasta, O’Higgins y Curicó). Y en la B, ocho (Magallanes, Barnechea, Melipilla, Santiago Morning, Cobreloa, San Luis, San Felipe y San Marcos). En total, 18 instituciones de 33 (el resto de los clubes ya estaba entrenando) y un total de 540 personas, que retoman la actividad en cancha. A los que hay que añadir los permisos excepcionales que deben solicitar en la ANFP_aquellos clubes que no estando en zona de cuarentena, como Wanderers o Everton, sí tienen jugadores residiendo en zonas que sí lo están.

Tanto para el fútbol como para el resto de los deportes se trata de un salvoconducto exclusivo para entrenar. Vale decir que si un atleta es descubierto en el supermercado con este permiso, estará incumpliendo la norma.

La orden fue emitida y todos los que estaban esperando su turno se programaron para iniciar el trabajo este jueves. La excepción es Colo Colo, que primero debe cumplir con el trámite de reincorporar a su plantel, que desde el 23 de abril está suspendido de sus contratos, en la AFC, afecto a la Ley de Protección al Empleo. Los albos recién mañana realizarán a sus jugadores y cuerpo técnico las pruebas de PCR que exige el protocolo emanado desde la ANFP, por lo que el lunes se reiniciarían las prácticas en el estadio Monumental. Blanco y Negro se ahorró casi $ 2 mil millones en este período, pero ahora volverá a pagar la plantilla completa: $ 640 millones.

Preparados

Detalles más, detalles menos, los clubes destacan que ya estaban listos para retomar los entrenamientos. Claro, hubo un pequeño cambio respecto a los pasos que se habían tomado hasta el viernes pasado. La ANFP había solicitado a cada entidad una lista de 40 personas para gestionar los permisos especiales. Ayer, la ministra Pérez redujo esa cantidad a 30.

“Vamos a volver el jueves. Lo que debemos definir es la hora. En la tarde entrenaremos y en la mañana irán a preparar todo. Está bien que partamos por algo, pero se requiere más gente de apoyo. Con 30 permisos, me quedan cuatro personas fuera del plantel. Cuando se caiga un balón a la tribuna, va a tener que ir un jugador a buscarlo. Hubo que sacrificar jugadores también. Van a quedar afuera cinco juveniles para darle paso a un cuerpo técnico que esté en distintas partes de la cancha”, apunta Luis Baquedano, gerente general de Unión Española.

Rodrigo Goldberg, director ejecutivo de la U, estaba feliz: “Por fin se puede ir a entrenar. Estamos contentos y preparados hace mucho tiempo, con los protocolos listos y con el CDA absolutamente acondicionado para que los jugadores vuelvan a entrenar con total seguridad. Esperamos que esto sea el inicio de algo bueno”.

A nombre de los líderes del campeonato habló el presidente de la UC, Juan Tagle. “Estamos muy contentos de que finalmente el plantel pueda volver a entrenar, un paso fundamental para retomar las competencias nacionales e internacionales”, expresó el dirigente. Los cruzados también se citarán en San Carlos de Apoquindo este jueves.

Dentro de las 30 personas que recibirán autorización para llegar a los entrenamientos no se cuenta a miembros del cuerpo médico y personal de seguridad, por la naturaleza de sus funciones. Siempre con la regla que el máximo de personas que se puede reunir es de 50.

Juan Tagle, timonel de Católica, toca un tema fundamental. El regreso al campeonato, que se vio interrumpido en la octava fecha, en el caso de la Primera División, y en la cuarta, en la B. El calendario presiona y así lo entienden en la industria. El consejo de presidentes había agendado el 31 de julio para el retorno, pero eso no se cumplió. Lo que sí se mantiene, según palabras del todavía presidente de la ANFP, Sebastián Moreno, es que a partir del jueves se contarán tres semanas para pensar en el regreso. Así, el calendario indica que el fin de semana del 7, 8 y 9 de agosto habría competencia.

“Hay un acuerdo del Consejo de Presidentes que habla de tres semanas desde la liberación de los entrenamientos para volver a competir. Esperemos que con el sentido de compatibilizar la salud de los jugadores, que es lo primero, y el pronto retorno, podamos regresar lo antes posible”, expuso Moreno. El directivo agregó: “No estamos ‘volviendo a jugar a la pelota’. El fútbol es una actividad profesional, que le entrega empleo a casi 30 mil personas, y que ha desarrollado protocolos con estándares del más alto nivel mundial”. Como sea, la reanudación del campeonato igual depende de otro consentimiento gubernamental.

Y qué dicen los jugadores. La voz de Luis Jiménez vale en ese sentido, por su condición de máxima figura de Palestino y porque ya tiene 36 años. ¿Puede un futbolista estar listo para competir con tres semanas de entrenamiento, especialmente los más veteranos? El Mago acentúa que sí: “Lo de la recuperación de la condición física va a depender de cómo uno se mantuvo durante este tiempo. No creo que los años cuenten tanto. Siempre dicen eso, pero en el fondo hablamos de fútbol no de atletismo. Todos nos preparamos de la mejor forma posible. Evidentemente que hacerlo en un departamento era más difícil que en una casa, pero todos buscamos llegar bien”, expuso el volante.

Empezó la cuenta regresiva. Ya vuelven los entrenamientos, ahora se espera por el torneo. Partidos que serán sin público, contra el tiempo y en un escenario de restricciones por la pandemia.

Comenta