Otra sorpresa mundial: Alemania paga caro su farra y Japón se lleva una victoria histórica

Los europeos derrocharon una gran cantidad de posibilidades de gol frente a una selección asiática, que solo necesitó de ocho minutos para dar vuelta el partido y vencer 2-1, en otro resultado que estaba en los planes de muy pocos en Qatar.


Después de cuatro años bastante irregulares, que comenzaron con la sorpresiva eliminación en la primera fase en Rusia y continuaron con una pálida Eurocopa y la salida de Joachim Löw, Alemania no llegaba al Mundial de Qatar con el favoritismo de antaño e, incluso, se llenó de críticas, como la de Thomas Berthold, quien dijo en El Deportivo que este equipo con suerte pasaba la ronda inicial. Y el 2-1 de Japón sobre la Mannschaft le dio toda la razón, convirtiéndose en la segunda gran sorpresa del certamen.

De la mano de su DT Hansi Flick, el equipo europeo, que protestó tapándose la boca en la foto oficial, apostó por la presión y la tenencia del balón frente a una selección asiática que salió a esperar y a intentar sorprender desde la recuperación y la velocidad de sus extremos. En ese ajedrez táctico, el favorito en los papeles no siempre se vio tan bien, ya que en más de alguna ocasión perdieron el balón en la salida y quedaron mal parados defensivamente, como en el minuto 8 cuando Ilkay Gündogan perdió un balón y se generó una contra que terminó dentro del arco. Sin embargó, el tanto terminó siendo anulado por offside de Daizen Maeda.

A pesar de esa campanada de alerta de algo que más tarde lamentarían, los germanos estuvieron más cerca del arco rival. A los 16′, un cabezazo de Antonio Rüdiger que se va cerca del palo del arquero japonés tras un córner de Kimmich. Cuatro minutos más tarde, este último disparó de distancia y el portero Shuichi Gonda logró despejar. A los 31′, el meta sería protagonista, luego de bajar en el área a David Raum. El salvadoreño Iván Barton no dudo en cobrar el penal, que Gündogan transformaría en gol, dos minutos después.

El poco animado público que ni siquiera llenó el Estadio Internacional Khalifa, de Doha, se animó algo más tras el tanto de los teutones, que mantuvieron su libreto. En cambio, los nipones seguían esperanzados en la recuperación de algún balón y en el talento de Takefusa Kubo, su gran figura (que terminó siendo sustituido en el entretiempo). Pero estos recursos se hacían muy insuficientes ante la superioridad del equipo de Flick, que de no haber sido por la falta de precisión para terminar las jugadas, podría haberse ido al descanso con algún tanto más. Al cierre del primer tiempo, Maeda tuvo el empate, pero no le dio dirección a su cabezazo.

La llave estaba en la banca

El segundo tiempo repitió la tónica del primero en buena parte, pero la suerte sería muy distinta. Antes de los dos minutos, Serge Gnabry tuvo el 2-0, tras una gran jugada de Thomas Müller, pero la pelota dio en el vértice del arco y se fue desviada, mientras su habilitador le reclamaba al extremo derecho no haberle devuelto el balón para definir solo frente al portero.

A los 51′, Jamal Musiala hizo una jugada de baby fútbol en el área. Se limpió el camino de cuanto rival le apareció, pero terminó elevando su remate en inmejorable posición. Todo parecía encaminado a que la cuenta fuera más generosa para los europeos. Fue ahí que el técnico japonés Hajime Moriyasu movió sus piezas en la banca para intentar remecer a sus dirigidos.

Los de Flick convirtieron en figura a Gonda, quien entre los 69 y 70 minutos tuvo cuatro tapadas formidables para evitar la caída de su valla, pero esa indulgencia les terminaría costando demasiado caro. A los 73′, Manuel Neuer, que no había tenido trabajo en todo el partido, se lució para sacar un remate en el área de Ito. También tuvo suerte el portero, ya que el rebote le quedó a Sakai, pero elevó su disparo. Sin embargo, esa fortuna no la volvería a tener en la siguiente jugada, ya que tras una combinación entre Mitoma y Minamino, salió el centro rasante de este último. El portero alemán volvió a puñetear hacia el centro, pero esta vez Ritsu Doan sí estuvo certero para clavar su remate en el fondo de la red.

Con el 1-1, el cuadro alemán fue en busca del gol, pero quedó expuesto y eso Japón no lo perdonó. A los 83′, un pelotazo de Ko Itakura, encontró dormida a la defensa y eso lo aprovechó Takuma Asano. El delantero se llevó la marca de Nico Schlotterbeck y definió con un remate alto al primer palo de Neuer, para poner el 1-2 y la sorpresa absoluta en Doha.

El resultado no se movió y Alemania terminó sufriendo su ineficacia y ahora ruega por no vivir un nuevo papelón como el de Rusia. Mientras Japón celebra una victoria histórica y se perfila para pasar de ronda en el Grupo E, que completan España y Costa Rica, que se enfrentan más tarde.

Ficha del partido

Alemania: Neuer; Süle, Rüdiger, Schlotterbeck, Raum; Kimmich, Gündogan (67′, Goretzka); Gnabry (90′, Moukoko), Müller (67′, Hofmann), Musiala (79′, Götze); Havertz (79′, Füllkrug). DT: H. Flick.

Japón: Gonda; Sakai (74′, Minamino), Itakura, Yoshida, Nagatomo (57′, Mitomo); Endo, Tanaka (71′, Doan); Ito, Kamada, Kubo (46′, Tomiyasu); Maeda (Asano). DT: H. Moriyasu.

Goles: 1-0, 33′, Gündogan, de penal; 1-1, 75′, Doan, con un remate dentro del área; 1-2, 83′, Asano, con un disparo alto al primer palo.

Árbitro: Iván Barton (ESA).

Estadio Internacional Khalifa, Doha. Asistieron 42.608 espectadores.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Imperdibles




La Agencia Espacial Europea, presentó su Proyecto de Viabilidad de Parastronautas, donde pretende poner en orbita a un grupo selecto de discapacitados tras un periodo de adaptación y entrenamiento.