Wanderers sube tras una subasta

Hinchas de Wanderers

El cuadro porteño será de Primera. Mantiene los derechos televisivos sólo de Primera B, a cambio de $ 50 millones más al mes y tres amistosos con los grandes en Valparaíso. El otro ascenso lo definen en cancha nueve equipos. La Serena espera al ganador de una liguilla de ocho. En 2020 habrá tres descensos en Primera y suben dos. San Marcos ingresa a la B.


Más de cinco horas encerrados en distintas oficinas de la ANFP. Movimientos de pasillo, lobby desatado, oferta y demanda. Portazos y reproches. El Consejo de Presidentes comenzó oficialmente cerca de las cuatro de la tarde, pero la realidad es que la cita en Quilín se inició mucho antes. Había mucho en juego: ascensos, descensos, justicia deportiva y, lo más importante para la mayoría de los dirigentes, muchos millones de pesos.

El ingreso de Santiago Wanderers a la Primera División se suponía como un trámite, después de los acuerdos que se habían tomado entre los clubes durante la semana. Pero no fue así. Los porteños llegaron a la sede central del fútbol con la idea firme de no recibir menos dinero que los otros equipos de la categoría principal. Y con ese deseo generó que las negociaciones partieran casi desde cero.

Como campeón de Primera B, los caturros querían los $ 195 millones que el CDF le reparte a las escuadras de la división mayor. La primera propuesta del resto de los asociados era que se quedaran con los $ 85 millones que les corresponden a los de la B, que se supone era lo acordado en la semana. Y se mantuvieron en esa cifra, aunque la ANFP le garantizó a los porteños un fondo solidario que, tras varios tiras y afloja, se fijó en $ 50 millones, a fin de garantizar justicia deportiva en la participación de los de Valparaíso en la Primera División.

Y mientras todo eso ocurría en la cita de los presidentes, afuera, fanáticos de Wanderers exigían el ascenso con cánticos y banderas. También había hinchas de Colchagua, que querían la opción se subir desde la Segunda a la B. Adentro, en tanto, la clubes de Primera soltaban parte de su tajada para crear una especie de fondo solidario, con porcentajes acordes a los dineros que reciben por la televisión. Es decir, Colo Colo, la U y la UC aportan más al pozo que les garantizaba a los porteños $ 50 millones extra y un total de $ 135 millones mensuales. El cuadro de Valparaíso no aceptaba.

La discusión no tenía vuelta, hasta que desde el mismo Wanderers salió la oferta final: además del fondo solidario, jugar tres amistosos en Valparaíso, contra los tres grandes del fútbol criollo, y que las recaudaciones se quedaran íntegras en la Quinta Región. Los grandes aceptaron, los caturros finalmente dieron el sí. Ya podía comenzar el consejo, donde unánimemente se votó el ascenso de Santiago Wanderers a Primera División y se determinó que La Serena (segundo en la tabla) y los ocho que le siguen disputen el segundo cupo para armar una categoría de 18 equipos en 2020.

Se armará, entonces, una liguilla de ocho equipos: Ñublense, Barnechea, Cobreloa, Melipilla, Unión San Felipe, Deportes Temuco, Deportes Copiapó y Deportes Puerto Montt. El ganador de ese grupo, disputará una final con La Serena. Los partidos se jugarán en enero, en Santiago. De terminar con el fútbol, se pasa a organizar ocho duelos para cerrar la temporada en la segunda categoría.

Desde Segunda

De paso, se aseguraba a San Marcos de Arica su ascenso, como campeón de la Segunda División. Eso significa que la Primera B se desarrollará en 2020 con 15 escuadras. Los hinchas de Wanderers, felices. Los de Colchagua, derrotados. "Había que hacer un sacrificio de toda la industria, pero acá lo relevante es que Santiago Wanderers puede llegar a Primera. Lo relevante es que estamos en Primera División y que tenemos que armar un plantel para permanecer largo tiempo", declaró Rafael González, satisfecho por su triunfo en la subasta de los ascensos.

El Consejo también aprobó que tres equipos desciendan de Primera División en 2020 y que dos suban desde la B.

Comenta