$1.700 millones por la paz en el Salar de Atacama: SQM llega a acuerdo con comunidad indígena en proceso por uso de aguas

El acuerdo extrajudicial suscrito entre la Comunidad Atacameña de Camar y SQM, se da en el marco de la estrategia de acercamiento de la empresa con las comunidades aledañas al salar. Y se suma a los convenios ya firmados con las comunidades de Toconao en marzo y Talabre en enero. Queda pendiente el acercamiento a la comunidad de Peine.




El 7 de agosto, en la Notaría Pública de Calama de Víctor Antonio Varas Plaza, la Comunidad Indígena Atacameña de Camar y SQM Salar S.A. suscribieron un convenio extrajudicial que deja a la agrupación fuera del proceso judicial que las comunidades indígenas iniciaron en diciembre de 2019 contra la empresa productora de litio por el uso de agua e impacto de las operaciones en la zona.

El acuerdo extrajudicial suscrito entre la Comunidad Atacameña de Camar y SQM, se da en el marco de la estrategia de acercamiento de la empresa con las comunidades aledañas al salar. Y se suma a los convenios ya firmados con las comunidades de Toconao en marzo y Talabre en enero. Queda pendiente el acercamiento a la comunidad de Peine.

Las comunidades de Peine y Camar, además de una agrupación indígena (CPA), presentaron el 13 de febrero de 2019 ante el Tribunal Ambiental de Antofagasta una reclamación contra la Superintendencia de Medio Ambiente por la aprobación del Programa de Cumplimiento (PdC) presentado por SQM en enero de 2019 por un costo de US $25 millones.

Ambas organizaciones argumentaban que el PdC debió ser objeto de consulta indígena y que algunos aspectos del plan carecerían de la integridad suficiente.

Frente a ello, en diciembre de 2019, el Tribunal Ambiental resolvió esta reclamación anulando el PdC aprobado por la SMA , aunque señalando que no procede la consulta indígena para este PdC. La Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) había optado por defender su decisión ante Corte Suprema pero recientemente desistió de ese camino, de manera que el proceso se retrae a lo observado por el Tribunal Ambiental y SQM Salar queda en la obligación de responder a las observaciones originales.

El acuerdo con Camar

Este jueves 20 de agosto la Comunidad de Camar presentó el convenio con SQM ante el Tribunal Ambiental que -según allegados al proceso- alcanzaría los 1.700 millones de pesos.

En el marco del “Convenio de Debida Diligencia, Cooperación y Sustentabilidad en Beneficio Mutuo para una Nueva Etapa de Relacionamiento Comunitario” las partes han realizado concesiones recíprocas de las cuales da cuenta el acuerdo, incluidas instancias de diálogo, trabajo conjunto en “resolución de conflictos y medidas concretas, incluido el cierre del Pozo Camar 2, la protección de los sistemas hídricos y la creación de una Mesa Ambiental que dan garantía material a la protección del territorio y la reparación de los hechos que sustentaron las denuncias de la Comunidad”, dice el texto entregado.

En el escrito se añade que “las partes han acordado otorgar al Convenio el carácter de transacción extrajudicial, conforme se estipula en su cláusula decimotercera, dejando la comunidad de ser parte en este proceso”.

“En conformidad a lo dispuesto por los artículos 2446 y siguientes del Código Civil, en este acto, se acompaña la transacción extrajudicial y se solicita tener a bien aprobarla en todo lo que no sea contrario a derecho, con el objeto de poner término al presente juicio, incluyendo la causa principal y la acumulada R-18-2019 “Comunidad Indígena Atacameña de Cainar con Superintendencia del Medio Ambiente*, en lo que respecta a la Comunidad Indígena Atacameña de Camar”, detalla la presentación ante el Tribunal Ambiental”, detalla el acuerdo presentado ante el Tribunal Ambiental.

La Comunidad Atacameña de Camar dio cuenta del acuerdo a través de una carta de Héctor Cruz, presidente de la entidad, a las comunidades del Salar. En ella detallan el proceso y las razones para alcanzar el acuerdo.

“Como Comunidad hemos sido afectados directamente en el territorio y por ello Camar en Asamblea decidió empezar a entablar un diálogo con la empresa SQM que es la que principalmente ha afectado el territorio y los recursos hídricos. Tomar esta decisión ha implicado muchas conversaciones al interior de la Comunidad, las que se remontan a años, haciéndose más fluidas hace algunos meses para establecer una forma distinta de relacionarse con las empresas, en la que se hagan cargo efectivamente de las afectaciones que están y han producido en el territorio. De esta forma, un diálogo con SQM, busca proteger en primer lugar los derechos territoriales de Camar, la protección de los sistemas hídricos y de los recursos vegetales”, explica.

“La Comunidad de Camar ha decidido establecer un relacionamiento de debida diligencia y a largo plazo con la empresa SQM en uso de sus atribuciones y de su autodeterminación, lo que no implica en ningún caso una negociación sobre los derechos de los pueblos indígenas o sobre el territorio o sobre el agua, al contrario establece obligaciones y una nueva forma de relacionarse en trabajo conjunto con la Empresa en la que nosotros como Comunidad esperamos hacerle exigible el cuidado del territorio y de los recursos, que es nuestro deber y compromiso como parte del pueblo Lickanantay”, agrega Cruz en su carta.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.