A un año del acuerdo: Sus protagonistas repasan qué rectificarían del pacto que abrió el cambio a la Constitución

Acuerdo transversal del 15 de noviembre de 2019 para un proceso constituyente.

En la oposición plantean mayoritariamente que en esa jornada debieron quedar mejor delineados los cupos para los pueblos originarios, la paridad y hasta dónde opera el quórum de 2/3 que quedó estampado en el texto. Mientras que las figuras del oficialismo valoran la salida institucional a la crisis iniciada con el estallido. El diputado Gabriel Boric, el ministro Mario Desbordes y los senadores PPD Felipe Harboe y Jaime Quintana hoy son valorados por su destreza negociadora.




A las 2 am del 15 de noviembre de 2019, el entonces presidente del Senado, Jaime Quintana, tomaba su celular para informarle al ministro del Interior, Gonzalo Blumel, que todas las fuerzas políticas apostadas en el edificio del ex Congreso estaban por sentarse a firmar el histórico acuerdo que abriría la puerta para un cambio de la Constitución.

Habían pasado 48 horas horas de extensas negociaciones. Esa madrugada hubo lágrimas de quienes sentían que estaban haciendo renuncias dolorosas -como la timonel UDI Jacqueline van Rysselberghe- y hubo decisiones difíciles como la del diputado Gabriel Boric (CS) que aceptó firmar a título personal pese a que a última hora su partido dijo no al acuerdo. Otros como el PC optaron simplemente por dar un paso al costado.

Ese viernes de madrugada también se empezó a marcar una grieta en Chile Vamos entre los que se jugarían por el Rechazo (como el canciller Andrés Allamand) y quienes se convertirían en la cara del Apruebo en el oficialismo como el actual ministro de Defensa, Mario Desbordes.

A un año de ese hito, y cuando ya se celebró el contundente triunfo de la opción Apruebo y Convención Constitucional en el plebiscito, ocho de sus protagonistas evalúan su actuación de esa noche y señalan qué cambiarían del texto que firmaron opositores y oficialistas en el ex Congreso Nacional.

En la oposición plantean mayoritariamente que en esa jornada debieron quedar mejor delineados los cupos para los pueblos originarios, la paridad y hasta dónde opera el quórum de 2/3 que quedó estampado en el texto.

Esa noche del 15 de noviembre también puso a prueba la capacidad de negociación de todos los actores que estuvieron en primera línea. Si bien no hay un juicio unánime, en la retina de la mayoría quedó plasmado que el diputado Boric y los senadores PPD Felipe Harboe y Jaime Quintana jugaron con destreza.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.