A un mes de la llegada de Enrique Paris: los aciertos y “tropezones” que miran en el oficialismo

Con algunas frases que han incomodado al Ejecutivo y a Chile Vamos -lo que incluyó un cuestionamiento en privado del propio Piñera-, la evaluación que hay en La Moneda y en el Minsal, hasta ahora, es positiva respecto al rol del nuevo ministro de Salud.




“Me han hecho ver la crítica de que esto no se puede comparar con las eléctricas, y está bien, lo reconozco”. Esas fueron las palabras del ministro de Salud, Enrique Paris, el pasado 25 de junio, al ser consultado sobre las declaraciones que había dado el día anterior respecto a su idea de limitar las ganancias de las Isapres.

“Yo sé que algunos no van a estar de acuerdo; yo creo que aquí hay que limitar las ganancias a las isapres”, dijo aquella vez, sugiriendo, además, imitar la regulación del sector eléctrico.

Lo que no dijo Paris, ese 25 de junio, es que quien le había hecho ver la crítica fue el propio Presidente Sebastián Piñera. Según fuentes de gobierno, el Mandatario no quedó contento con los dichos del secretario de Estado. Y se lo hizo saber. Sus declaraciones, además, incomodaron a La Moneda porque abría un debate adicional y “más ideológico” en medio de la pandemia. Esto, en un escenario en que el proyecto del gobierno en materia de salud no plantea limitar las ganancias a las isapres.

Paris cumple hoy un mes en el cargo, lapso en el que sus declaraciones sobre las isapres sólo algunas de las que han sido consideradas desafortunadas o como “traspiés” por parte de Ejecutivo.

El ministro asumió en reemplazo de Jaime Mañalich para enfrentar la pandemia del Covid-19 el 13 de junio, en medio del desgaste que comenzó a sufrir su antecesor, con un aumento de las críticas hacia el gobierno por “falta de transparencia” en la entrega de datos, entre otras cosas.

El estilo de Paris, en general, ha sido bien recibido de manera transversal. El contraste con Mañalich es evidente: en varios sectores dicen que está más dispuesto a dialogar y que escucha más los consejos, algo que también destacan en el Ejecutivo al realizar una comparación entre ambos. De hecho, desde el día uno recibe asesoría comunicacional de la Secom, unidad que le hace recomendaciones. Y ese diagnóstico también es compartido al interior del Ministerio de Salud, desde donde transmiten que existe un “mejor ambiente” y menos “secretismo”.

En la cartera también destacan que Paris tiene una buena relación con los gremios y una especie de “luna de miel” que esperan que no se termine. Eso sí, las mismas fuentes sostienen que, al igual que Mañalich, “peca” en prometer cosas que no siempre cumple. Por ejemplo, dicen que hace unos días, en una reunión con científicos, planteó que estaba en contra de empezar a flexibilizar medidas. Sin embargo, al día siguiente anunció un desconfinamiento en el sur del país.

Otro de los “tropezones” que dicen que ha tenido en su primer mes el titular de Salud es cuando cuestionó al Mandatario, el 30 de junio, por haber ido un fin de semana a una vinoteca. “Como se dice, el rey o la máxima autoridad, en este caso, debe dar el ejemplo”, manifestó Paris, agregando que Piñera debía dar el ejemplo.

Ese episodio generó molestia en sectores el oficialismo, debido a que -dicen- se rompió la “regla” de no cuestionar en público al Jefe de Estado, sobre todo en un escenario en que otros ministros habían transmitido que Piñera no había cometido ninguna infracción. El diagnóstico, en todo caso, no es unánime: también hay quienes le quitan dramatismo a lo que planteó el titular de Salud.

Asimismo, al interior del gobierno hay quienes ven con inquietud que Paris a veces no tenga lo que califican como una postura clara. Por ejemplo, primero dijo que sería continuidad del trabajo de Mañalich y, posteriormente, se distanció de eso. Las mismas fuentes sostienen que a veces debería defender con “más fuerza” las posturas del gobierno. Y en el Minsal -a modo de broma y a veces en serio- le han dicho que “no escuche tanto a la izquierda”.

De igual manera, ante la incipiente disminución del número de casos de contagios de coronavirus, comenzó a usar el concepto de “leve mejoría”, lo que inmediatamente encendió las alarmas en Chile Vamos y de distintos sectores, quienes pidieron no caer en triunfalismos y no entregar señales que pudiesen confundir a la ciudadanía. Pese a eso, Paris ha continuado usando esa frase y la ha defendido en más de una oportunidad, mientras comenzó a diseñar el plan de desconfinamiento.

Entre los partidos de Chile Vamos, el diagnóstico sobre Paris, hasta ahora, es positivo. Todas las bancadas se han reunido con él y dicen que su llegada ha permitido que su gestión esté centrada en el manejo de la pandemia y que no se desvíe la atención, como ocurría constantemente con Mañalich y sus distintas polémicas. Pese a ello, en el bloque recalcan que aún es prematuro para hacer evaluaciones.

Comenta