AC contra el Presidente: las dudas previas del comando de Boric y la decisión de sacarlo de la primera línea

Tres días tardaron en el Frente Amplio en acoplarse como bancada a la idea de presentar una acusación constitucional contra el Presidente Sebastián Piñera por las revelaciones de los Pandora Papers frente al proyecto Dominga. Precisan que estaban evaluando las consideraciones jurídicas, y que no estuvo sobre la mesa el impacto político, positivo o negativo, que podría tener sobre la candidatura de Boric.




Los Pandora Papers cayeron como dinamita sobre todas las candidaturas presidenciales, incluida la del diputado Gabriel Boric, de Apruebo Dignidad. Y ese domingo cuando se conoció la firma de compraventa de Dominga involucrando al Presidente Sebastián Piñera, el chat del Frente Amplio no se detuvo.

El diputado Marcelo Díaz fue el primero que habló de presentar una acusación constitucional (AC). A esa hora cundían las críticas al Mandatario por los datos revelados por Ciper y La Bot. Sin embargo, la primera reacción en el entorno del candidato presidencial fue llamar a analizar los antecedentes judiciales antes de lanzarse en primera instancia a anunciar una acusación constitucional en su contra.

“Una AC se construye. No íbamos a hacer el juego de Pamela Jiles, que sale con un papel diciendo firmé la AC, pero no hay nada escrito, sino que es una afirmación en el aire”, indica una fuente de la bancada.

Es así como se enfrascaron a analizar la posibilidad de elaborar una carpeta con hechos. La primera duda era si la fiscalía efectivamente investigó la parte de la cláusula que condicionaba el tercer pago a que la zona donde se establecería el proyecto Dominga no fuera calificada como zona de exclusión. Y si los investigó, y si tenía los antecedentes, si efectivamente lo sobreseyó, porque si hubiese sido de esa forma el Presidente no tendría responsabilidad, sino que la fiscalía era la que había hecho notable abandono de deberes, explican.

En el Frente Amplio reconocen que Boric se contó entre los parlamentarios que hasta ayer planteaban la necesidad de analizar jurídicamente los hechos en torno a la venta de Dominga antes de sumarse a las voces que pedían insistir por tercera vez con una acusación constitucional contra el Presidente Piñera.

El diputado Giorgio Jackson, jefe político del comando, sale de inmediato a asegurar que la decisión de insistir en una acusación contra el Presidente corre por un carril distinto al electoral, como acusó La Moneda. “No lo hemos analizado desde esa perspectiva electoral, sino desde la responsabilidad que nos cabe como representantes ante un hecho tan grave como el que conocimos”, asegura a La Tercera.

Pero, inevitablemente, los tiempos cruzan la presidencial con la embestida de los parlamentarios contra el Gobernante. De avanzar en la Cámara, la acusación se votaría cerca de la primera vuelta del 21 de noviembre. Y más aun: será tema indiscutido del debate presidencial del próximo lunes 11 de octubre.

Con esos datos sobre la mesa, el FA ayer buscó afirmar en lo judicial la decisión política. Y, a su vez, determinó que evitará exponer a Boric frente al tema.

En ese marco, el equipo del diputado Gonzalo Winter se dedicó a escuchar las dos horas y media de la formalización de la fiscalía, para despejar si en algún momento se mencionó la tercera cláusula de venta de la minera.

Ese antecedente se presentó en la reunión de ayer al mediodía. Los parlamentarios del Frente Amplio, además, se reunieron con la diputada Marcela Hernando (PR), que integró la comisión investigadora de irregularidades en el proyecto Dominga, para que les explicara los alcances de esa investigación. Una instancia que Boric también integró en 2017, pero en la que no registró asistencia.

La diputada radical le aseguró al FA que la indagatoria resultó insuficiente, porque la mayoría de los antecedentes que solicitaban a la fiscalía tuvieron la calidad de reservados. Esa fue una de las razones por las cuales el sector también desestimó sumarse a la propuesta del diputado DC Matías Walker de crear una nueva comisión investigadora.

Tras esos datos la bancada en forma unánime aprobó sumarse a la oposición y presentar una AC contra Piñera, la cual está siendo redactada por los equipos jurídicos y se espera que se presente formalmente la próxima semana.

En el FA aseguran que no hubo ninguna voz en contra de la AC pensando en las elecciones. “La AC y la candidatura presidencial deben ir por caminos paralelos”, comentan. “Los Pandora Papers son un hecho que les pega a todos, nosotros no lo teníamos en nuestros planes”, señalan por otro lado.

Primero, creen que el tema en sí afecta más a la derecha, porque para Sebastián Sichel será difícil responder las preguntas y José Antonio Kast tiene dinero en paraísos fiscales. Segundo, dicen que hay un ambiente generalizado en la opinión pública de rechazo a Piñera, por tanto el FA no podría explicar que de haber fundamentos jurídicos no siguiera adelante con la AC.

“En la bancada del FA el elemento electoral no es determinante, en ningún caso. Nuestro trabajo como parlamentarios es utilizar las herramientas que nos da la Constitución, por tanto, no puede haber un hecho de la coyuntura del país que determine la presentación de una AC”, recalca el diputado Winter, quien está en el equipo coordinador de la oposición para configurar este libelo.

“Las medidas de fiscalización no están hechas con fines electorales, sino que para proteger los principios democráticos. Ese es el centro y no otro tipo de campaña como agravio a la fe pública. Evidentemente que cuando un hecho político se mueve por acción de fiscalización, siempre tendrá ribetes en la opinión pública”, dice el diputado Diego Ibáñez.

Boric no será actor protagónico

Lo que sí tienen claro tanto en el comando como en la bancada es que Boric no debiese ser el actor protagónico, es decir, que no lidere la AC, sino que actúe como representante de Magallanes a la hora de votar. Comentan que debe responder las preguntas de los medios de comunicación, pero que él debe abocarse a su campaña presidencial y a entregar sus propuestas al país en todo tipo de ámbitos, y no centrarse únicamente en las cuentas off shore del Presidente Piñera.

En el FA están con los dedos cruzados para que esa idea se cumpla, pues el destino diría una cosa si en el sorteo que define los cinco integrantes que deben analizar la AC sale el número del diputado Boric. En ese caso no hay opción de no liderar el libelo.

Los aliados de Boric aseguran que esta AC no perjudicará la campaña. “Creo que tendrá un impacto positivo, porque una AC responde al anhelo de la gente. Es el Presidente Piñera quien debe aclarar muy bien, el daño no es para Boric, porque nadie está pasando por encima de la institucionalidad presidencial, porque en la Constitución está planteada una AC”, comenta el presidente del PC, Guillermo Teillier.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.