Activistas y expertos: los candidatos que buscan posicionar los derechos humanos en el debate constituyente

Arriba: María Soledad Cisternas, Fabián Farías, Milena Soto, Manuel Woldarsky. Abajo: Paz Anastasiadis, Haydee Oberreuter y Vasili Carrillo.

Algunos tuvieron experiencias personales durante la dictadura o el reciente estallido social, otros debido a sus labores se han encontrado de frente con la desprotección del Estado. Hoy, quienes han dedicado su vida a la defensa de los derechos humanos, aspiran ganar un escaño en el Palacio Pereira y así, garantizar mecanismos de protección para los DDHH.




Desde el 18 de octubre de 2019, los derechos humanos retomaron su protagonismo en la discusión de la opinión pública.

En ese sentido, han surgido distintas voces provenientes del ámbito de los derechos humanos y que serán parte de la carrera por un escaño en la convención constitucional. Por medio de su experiencia en el tema, buscarán posicionar los DD.HH. como un lineamiento que debe ser abordado en la próxima convención.

El capítulo tres de la Constitución establece los derechos y deberes de las personas que el Estado está llamado a garantizar: el derecho a la vida, la igualdad ante la ley, la protección a la salud, la libertad de expresión. Derechos que, según defensores de los DD.HH., no se garantizan en su totalidad.

¿La tendencia de los candidatos? Al menos ocho se inscribieron como independientes, dos utilizarán cupos de partidos tradicionales (DC y PC) y otros dos irán con cupos de partidos más nuevos (Convergencia Social y RD). En el caso de activistas, algunos se convirtieron en representantes de los DD.HH. tras sufrir prisión en dictadura o vivir experiencias en el marco del estallido social.

En ese sentido, activistas y expertos afirman que en la actual Constitución no hay suficientes herramientas para proteger los derechos humanos. Para ellos, hay un eje primordial: se deben implementar mecanismos constitucionales que aseguren la protección de estos derechos en caso de vulneraciones por parte del mismo Estado.

Los candidatos activistas de DD.HH.

Guacolda Bascuñán es presidenta de la Agrupación de Usuarios del Programa de Reparación y Atención Integral de Salud (PRAIS) de DD.HH., colectivo de víctimas de violaciones a los derechos humanos que se atienden en esa red de salud. Por medio de la lista Independientes Autonomía Social y Sindical Tarapacá, Guacolda intentará ser una de las voces constituyentes del distrito 2 (Iquique-Alto Hospicio).

En representación del distrito 9 (Quinta Normal-Recoleta) está la propuesta de Haydée Oberreuter, dirigenta y activista en DD.HH. En la actualidad, se desempeña como encargada de investigación y memoria en la Agrupación de Familiares de ex Presos Políticos Fallecidos de Chile.

“El problema es aún más complejo, porque aunque muchos derechos humanos se declaren como consagrados, no existen herramientas para poder protegerlos todos. Por ejemplo, hay muchos que no son justiciables mediante los recursos de protección, y por esto la misma Constitución limita la capacidad del Estado para garantizarlos”, manifiesta la dirigenta.

Oberreuter fue víctima de torturas y su testimonio es parte de la Comisión Valech. La activista busca llevar la discusión de los DD.HH. a la convención, por lo que competirá desde el pacto Apruebo Dignidad como independiente.

Por el distrito 10 (Santiago-Providencia) está la candidatura de Camilo Parada, productor en el Museo de la Memoria e hijo de José Manuel Parada del “caso degollados”. Es parte del Movimiento Anticapitalista y para la elección de constituyentes se presenta como independiente.

Natalia Aravena, enfermera y activista por los DD.HH., es otra de las cartas constituyentes en la Región Metropolitana. Es una de las víctimas de trauma ocular que dejó Carabineros tras el estallido social.

Para la contienda constituyente, Natalia busca ser una de las representantes del distrito 13 (Pedro Aguirre Cerda-San Miguel) por medio de la lista Apruebo Dignidad, con apoyo del partido Convergencia Social.

En el mismo distrito se alza la candidatura independiente de Rodrigo Rojas Vade en la Lista del Pueblo. Se hizo conocido en las manifestaciones de 2019 al cargar un cartel en medio de Plaza Italia que expresaba: “No lucho contra el cáncer, lucho para pagar la quimio. Salud digna para Chile”.

En la Región del Bíobío está María Candelaria Acevedo, quien a través de un cupo PC en el pacto Apruebo Dignidad quiere representar al distrito 20 (Concepción-Talcahuano). Estuvo presa en los 80 y es hija de Sebastián Acevedo, el hombre que se quemó en las afueras de la Catedral de Concepción tras la detención ilegal de sus hijos.

Vasili Carrillo, exfundador del FPMR -donde llegó a ser jefe de logística- y otrora concejal de Lota, es una de las opciones constituyentes en el distrito 21 (Los Ángeles-Curanilahue). “Los derechos más fundamentales, que tienen que ver con una niñez sana, educación, salud, no son garantizados. Tampoco en cuanto al medioambiente, aunque los derechos económicos sí los tiene garantizados la minoría de este país”, asegura.

Vasili también es hijo de Isidoro Carrillo, exgerente general de la Empresa Estatal del Carbón, quien fue ejecutado en octubre de 1973. Un mes antes de perder a su padre, el exconcejal fue detenido y torturado con apenas 16 años de edad, por ello busca instalar los DD.HH. como un elemento fundamental en la Constitución. Carrillo competirá por medio del pacto Apruebo Dignidad, como candidato independiente.

Las voces expertas en DD.HH.

La abogada y exseremi de Justicia y DD.HH. de Valparaíso Paz Anastasiadis es una de las opciones convencionales “expertas” en el ámbito de los derechos humanos. Especializada en Sistema Penitenciario y DD.HH., Paz estará presente en la contienda constituyente con cupo DC en la lista del Apruebo, por el distrito 7 (Viña del Mar-Valparaíso).

Según la abogada, los derechos sociales como la salud, la educación, el trabajo, el sistema previsional, el medioambiente y la vivienda se deben garantizar aún más para permitir “las condiciones para llevar una vida bajo la dignidad humana necesaria”. Anastasiadis recalca que el gran paso debe ser hacia los derechos sociales en la nueva Constitución.

Marlene Soto es trabajadora social con magíster en políticas sociales, ha trabajado por más de 20 años en temáticas de derechos de niños y adolescentes. Decidió ir como candidata independiente a través de la Lista del Pueblo en el distrito 9 (Independencia-Quinta Normal).

“Yo ya sé lo que significa vivir una violencia estatal”, menciona. Su padre fue preso político, torturado y expulsado del país durante la dictadura. Según la trabajadora social, ella ha visto desde distintos proyectos vinculados a la infancia “las violaciones sistemáticas de derechos” de niños, niñas y adolescentes.

“Cuando un niña es explotada sexualmente, cuando un niño a los 10 años deserta del sistema educacional, a los 12 años ya consume drogas y termina a los 14 recluido, es un daño que el Estado hace al ignorarlos, al no proveer los recursos y las políticas públicas necesarias”, denuncia.

Para Marlene, si en la nueva Constitución logran establecer al Estado como “garante de derechos”, los niños y adolescentes pasarían a ser “sujetos de derecho’', por lo que se pondría énfasis en lo preventivo y en crear políticas públicas.

Por el distrito 10 (Santiago-Providencia) surge la propuesta de Manuel Woldarsky, abogado y observador de DD.HH. Es una de las cartas independientes que se sumó con la Lista del Pueblo: “La inclusión de los DD.HH. consagrados en los acuerdos internacionales en la Constitución es básica, y pese a los intentos de mejoras estos siguen siendo a diario vulnerados”.

Según el abogado, es primordial “incorporar mecanismos que aseguren que violaciones sistemáticas a los DD.HH.” no vuelvan a repetirse. Además, Manuel afirma que “deben existir mecanismos constitucionales de resguardo de la protección de estos derechos, más expeditos (...), cuyo acceso universal asegure a todas las personas su ejercicio o la intervención del Estado en el caso de alguna vulneración”.

María Soledad Cisternas es abogada especializada en ciencias políticas. Ha participado en la elaboración de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU, y en 2014 recibió el Premio Nacional de Derechos Humanos. Desde ese mismo año, es parte del Consejo Consultivo del INDH.

Cisternas se inscribió con la lista Independientes por una Nueva Constitución, parte de Independientes No Neutrales, por el distrito 12 (La Florida-Puente Alto).

Para María Soledad, una nueva Constitución debe proteger la “accesibilidad universal”. Con esto se refiere a las condiciones que facilitan el disfrute “del espacio físico, la comunicación, el transporte, las tecnologías, de tal manera que sean usados por todas las personas -incluidos adultos, niños y personas en situación de discapacidad- de forma segura”.

Por la Región del Maule está la opción constituyente de Fabian Farías, abogado especializado en derecho internacional de los DD.HH. Farías, quien también es asesor legislativo, anhela representar al distrito 17 (Talca-Curicó) a causa de “la desigualdad que vive el Maule, por la falta de oportunidades y abusos”.

Farías será parte de la carrera a la convención por medio del pacto Apruebo Dignidad, como militante de Revolución Democrática.

Según la perspectiva del abogado, en la próxima Constitución se deben incorporar ciertos mecanismos para los derechos humanos, como establecer “el deber del Estado de investigar, sancionar y reparar los casos de vulneración DD.HH. (pasadas, actuales o futuras), junto con establecer garantías de no repetición”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.