Acusaciones de satanismo y eventos con la masonería: la “guerra santa” en las redes sociales por Lula y Bolsonaro

El fraile franciscano David hace una bendición cerca del exmandatario y candidato presidencial de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, en Sao Paulo, el 4 de octubre de 2022. Foto: Reuters

En un adelanto de la agresividad esperada en la disputa de la segunda vuelta, las campañas presidenciales han estado marcadas por polémicas vinculadas al campo de la fe.


Aunque la religión ha ocupado un espacio central a lo largo de la campaña presidencial en Brasil, el tema cobró fuerza en los últimos, amenazando con desatar una verdadera “guerra santa” en las redes sociales de cara a la segunda vuelta del próximo 30 de octubre, como destacó el diario O Globo. Ello, luego que los partidarios de Jair Bolsonaro acusaran a su rival, el izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva, de tener un pacto con el demonio. De vuelta, los seguidores del líder del Partido de los Trabajadores (PT) vincularon al actual mandatario brasileño con eventos de la masonería.

En un adelanto de la agresividad esperada en la disputa de la segunda vuelta, un video de un influencer que se autodenomina satanista “prediciendo” la victoria de Lula en la primera vuelta causó revuelo en las redes bolsonaristas y puso al PT a la defensiva, según detalla el periódico carioca. Al punto que la campaña del expresidente difundió una nota en la que afirma que “no hay relación” entre el petista y el satanismo.

El insólito comunicado, titulado “La verdad sobre Lula y el satanismo” y publicado en las redes de Lula y en el sitio web oficial de su campaña, salió a la luz luego de que un video de TikTok corriera como la pólvora en grupos a favor de Bolsonaro, candidato del Partido Liberal (PL). El contenido fue publicado el viernes pasado en el perfil de Vicky Vanilla, quien tiene casi un millón de seguidores, y comenzó a difundirse en grupos a favor del presidente luego de la confirmación matemática de la segunda vuelta.

El registro muestra al influencer, quien se presenta como maestro y líder de la Iglesia de Lucifer del Nuevo Eón, frente a una bandera de Lula y hablando de una unión de religiones y segmentos satanistas y ocultistas para garantizar la elección del petista, detalló el diario Correio Braziliense. Utilizando recortes y enfoques descontextualizados, los partidarios de Bolsonaro, en un fuerte tono religioso, comenzaron a denunciar una supuesta conspiración “oscura” contra el jefe del Ejecutivo, agregó O Globo.

De hecho, después de la primera vuelta, el video fue compartido por líderes bolsonaristas como Carla Zambelli (PL), la segunda diputada federal más votada en Sao Paulo, y Cleitinho Azevedo (PSC), senador electo por Minas Gerais. Las publicaciones iban acompañadas de mensajes de apoyo a la campaña de Bolsonaro.

“Lula cree en Dios y es cristiano (católico). Lula no tiene pacto, ni ha hablado nunca con el diablo”, dice un texto publicado por el PT en las redes sociales este martes. La campaña también distribuyó folletos para acercar al candidato a los religiosos. En Brasilia, por ejemplo, una carpeta con el rostro del expresidente con un versículo bíblico recuerdas las medidas sancionadas en la gestión del petista, como la creación de la Jornada Nacional Evangélica, y diciendo que la posibilidad de cerrar iglesias nunca fue considerada por el candidato. También se elaboró una imagen para ser compartida en aplicaciones de mensajería. “Lula cree que un presidente debe cuidar a los que tienen hambre”, destaca el texto elaborado por el núcleo petista.

Junto con ello, la campaña de Lula presentó una demanda ante el Tribunal Superior Electoral (TSE) pidiendo la eliminación de las publicaciones que asocian el nombre del petista con los videos grabados por el influencer satanista. El TSE, señala Correio Braziliense, ya había ordenado la eliminación de 31 publicaciones de noticias falsas que vinculan a Lula con la persecución religiosa y el cierre de iglesias. Entre los enlaces que deberían ser eliminados están los mensajes de los hijos del presidente, el diputado federal Eduardo Bolsonaro y el senador Flávio Bolsonaro. La medida determina que los mensajes sean eliminados en 24 horas, bajo pena de multa diaria de 10 mil reales (algo más de US$ 1.900).

Este martes, fiesta de San Francisco de Asís, Lula aprovechó para halagar a los católicos colocando en Twitter una oración en la que recoge las palabras del santo: “Donde haya duda, ponga yo la fe”, y apareció en un vídeo con un grupo de frailes franciscanos, mientras su esposa, Janja, sujetaba en sus manos una estatua del santo. El candidato de la izquierda confesó a los religiosos: “Yo llevo muy en serio mi fe religiosa. Para mí, la fe es algo muy sagrado. Llevo mi espiritualidad muy seriamente”.

Pese a la ofensiva de Lula, el pastor evangélico Silas Malafaia, amigo y consejero del actual presidente brasileño, ya había declarado la guerra al candidato del PT. El lunes publicó en su cuenta de Twitter que influencers evangélicos “se posicionaron hoy” a favor de la reelección de Bolsonaro “para derrocar a Lula de una vez por todas”.

“Los mayores influencers del mundo evangélico, con influencia más allá de los evangélicos, ya se han posicionado hoy a favor de Bolsonaro. Deive Leonardo, Tiago Brunet, Paulo Vieira, Wendel Carvalho, etc.”, detalló el pastor de 64 años, cuya influencia va mucho más allá de la pequeña Iglesia que lidera, la Asamblea de Dios Victoria en Cristo. Desde el púlpito o por redes sociales, el hombre que inauguró la era de los telepredicadores en Brasil hace cuatro décadas despliega un discurso extremadamente político y abiertamente hostil contra la izquierda, consigna el diario El País.

Según Folha de Sao Paulo, sumando Facebook, Instagram, TikTok, Kwai e YouTube, Deive Leonardo totaliza 33 millones de seguidores. En tanto, solo en Instagram, Wendel Carvalho es seguido por 6,7 millones de perfiles.

“Venta de almas”

Los dardos contra Bolsonaro, en tanto, apuntan a videos y fotos de él en eventos de la masonería que fueron rescatados en las redes sociales. La circulación del material provocó frustración y enojo entre los votantes evangélicos del presidente y fue aprovechada por opositores para cuestionar la relación del candidato a la reelección con la religión, punto central de su campaña.

Los videos del presidente en logias masónicas no tienen fecha, pero algunos extractos en los que se presenta como “diputado” sugieren que algunos de los registros fueron realizados antes de 2018, señala Correio Braziliense. El material también tiene momentos en los que miembros de la masonería declaran su apoyo al actual presidente. Aún sobre la presencia de Bolsonaro en logias masónicas, una imagen que se viralizó fue señalada como falsa por agencias de fact checking. La foto muestra al presidente en una reunión junto a otros hombres, que usan accesorios de la masonería. La pared de fondo de la foto, sin embargo, fue objeto de un montaje para insertar la imagen de Baphomet, una criatura mística asociada con el diablo.

Diputado federal reelegido por Minas Gerais y miembro de la campaña de Lula, André Janones grabó un video en el que dice que unirse a grupos masónicos implica rituales de “venta de almas” y cuestionó la presencia de Bolsonaro en los eventos. “Quiero advertir a los hermanos: no sabemos qué negoció Bolsonaro allí en la masonería para que lo apoyen. No digo que lo hiciera, pero no puedo garantizar, por ejemplo, que no negoció en nombre de los propios votantes. Si el pacto que hizo no involucrara el nombre de los propios votantes”, dijo el parlamentario, quien es evangélico y grabó el video frente al Templo de Salomón, sede de la Iglesia Universal del Reino de Dios, en Sao Paulo. La masonería no es un grupo religioso, pero la entrada de cristianos a la comunidad está prohibida por la Iglesia Católica y varias denominaciones evangélicas, destacó Correio Braziliense.

El poderoso pastor Silas Malafaia salió enseguida en defensa de Bolsonaro para intentar parar un posible rechazo de los evangélicos al presidente, que es católico, pero que también se hizo bautizar de nuevo por un pastor evangélico en Israel. El pastor recordó que Bolsonaro “es presidente de todos” y que, para él, asistir a la Iglesia evangélica, a la católica, a otras religiones o a la masonería es cuestión suya. “No van a manipular a los evangélicos. ¿Por qué esa misma gente se niega a presentar un video en el que Lula aparece en un ritual satánico?”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Revisa en nuestro video semanal la nueva herramienta que prepara el popular servicio de mensajería.