Cómo viven los rancagüinos su enésimo desastre

46719203505_8068d95d8e_k

Los jueces de la Corte de Apelaciones, los abusos sexuales de sacerdotes, el Caso Caval, golpizas entre alcaldes y concejales, el Caso Coimas, un alcalde a punto de ser formalizado. ¿Por qué ocurren todas estas cosas en la gloriosa capital de la Región de O'Higgins? ¿Por qué siempre las bautizan como aquella sangrienta batalla de 1814? Los locales -la y las historias de la ciudad brotan por los poros- tienen respuestas, teorías, datos y reflexiones. También vergüenza.




A Mario Henríquez Urzúa, el sewellino director del Museo Regional de Rancagua, nunca le ha gustado que le llamen "Desastre" a la Batalla librada en esta plaza el 1 y 2 de octubre de 1814, donde murió la Patria Vieja y comenzó la Reconquista. Tampoco que la prensa no pueda esquivar la tentación de revivir esa palabra cada vez que la ciudad, o algún otro punto de la VI Región, hace noticia por un escándalo: lo encuentra "injusto, poco optimista".

"Hace mucho que en este museo no hablamos de 'desastre' de Rancagua, sino que de la Batalla de Rancagua. 'Desastre' te oculta lo que ocurrió, es muy reduccionista", dice. En el museo tienen una maqueta con un fascinante diorama del combate, y Henríquez dice que acá lo más importante fueron las consecuencias: "En una batalla todos sufren, no hay ganadores y perdedores".

Lo que ocurrió -acá no lo olvidan y es importante para entender lo que viene- fueron treinta y tantas horas de masacre, con los patriotas atrincherados en la plaza, sin agua y casi sin municiones. Terminó a bayonetazos. Después de que Bernardo O'Higgins y unos pocos rompieron el cerco, los realistas vencedores se ensañaron. Fue una matanza, quizá, a la altura de Tarapacá (1879) o La Concepción (1882). El tema asoma cada tanto. Todos recuerdan que los defensores habían enarbolado una bandera negra, en señal que no se rendirían.

"Eso exacerbó el ánimo independentista acá, hubo un punto de inflexión. Hubo gente que antes no estaba ni ahí con la independencia, y tomó bando. Eso nos interesa destacar. Por eso, hablar de 'desastre'…", concluye.

Tampoco cree que sean desastres todas las calamidades políticas que se han encariñado con el valle del Cachapoal. La más reciente de ellas, que tiene a tres jueces de la Corte de Apelaciones protagonizando un caso de estudio, engorda todavía más una carpeta en que se acumulan un alcalde a punto de ser formalizado, abusos sexuales de sacerdotes, el Caso Caval, la saga de Carlos Cardoen, y un sinfín al que habría que agregar esa teleserie de plantas de revisión técnica, cohechos y desafueros que fue el Caso Coimas (2002).

[caption id="attachment_621070" align="alignnone" width="2047"]

Mario Henríquez Urzúa, director del Museo Regional de Rancagua.[/caption]

"Ninguno de esos casos me ha afectado tanto ni ha sido tan tema de conversación. No es que no me vaya ni me venga; es importante que pase esto en el Poder Judicial. Pero, para ser honesto, me afectó mucho más el incendio del Museo Antropológico de Río de Janeiro (2018) y ahora el de Notre Dame", aclara Henríquez. Para él, no es un problema endémico sino que "hechos meramente aleatorios. Pueden pasar en cualquier parte del mundo. No es porque la gente de aquí seamos distintos al resto".

"Y no creo que sea mala suerte".

"Acá pasan cosas"

¿Tendencia geográfica a las malas prácticas? ¿Cercanía con Santiago? ¿Infortunio? ¿Coincidencia? ¿Baja calidad de servidores públicos? ¿injusticia? Ha de haber algo que explique por qué. Otros locales tienen más teorías.

"Es que acá pasan cosas", suspira un funcionario de la Corte de Apelaciones de Rancagua al reparar en la sumatoria. Esta mañana, Rosa María Maggi, la ministra instructora del caso que tiene en la mira a los jueces Emilio Elgueta, Marcelo Vásquez y Marcelo Albornoz, ha estado tomando declaraciones. En el tribunal algunos dicen haberse tomado esto con "pena" y "sorpresa". Sorpresa tras sorpresa: hace poco quedaron impactados al enterarse de las sospechosas visitas nocturnas del juez Vásquez al tribunal, para retirar quién sabe qué.

Pero también "pasan más cosas" en Rancagua y en la región. Hace pocos días el alcalde de Graneros, Claudio Segovia, y la concejala Teresa Elgueta, se fueron a las manos en medio de una discusión plagada de "no le mientas a los vecinos" y otros dimes y diretes, como espetaría el senador PS Juan Pablo Letelier. Ella terminó en el suelo y con su celular hecho trizas.

Y el alcalde de Rancagua, Eduardo Soto, será formalizado a fin de mes –ya está imputado- en una causa malversación de caudales públicos, como parte de un caso por presuntas irregularidades en el T eatro Regional que investiga el Ministerio Público. Soto, ex militante UDI, apuesta en esta todo o nada.

Gustan de apostar en Rancagua. En el corto trayecto entre la Corte de Apelaciones y la mismísima Plaza de Los Héroes, hacia el flanco derecho de las tropas que se habían encerrado con O'Higgins, hay al menos cuatro salones de juegos, con bingos y tragamonedas. También ruleta rusa. "14 tiros, ¡¡Juega, dobla y cuadruplica!!", dice una pizarra.

[caption id="attachment_621078" align="alignnone" width="2047"]

Carlos Carrasco, rancagüino: "Es una vergüenza terrible".[/caption]

"Es una vergüenza terrible lo que ha pasado, porque el juez es alguien a quien uno recurre, alguien a quien usted ve que ya está sentado más arriba que usted, y al mirar hacia arriba, usted sabe que es una adoración", despotrica Carlos Carrasco (58), un rancagüino qúimicamente puro, en una de las cafeterías al aire libre del costado poniente de la Plaza. Suenan temas de Soda Stereo, Eros Ramazotti, mixes de Sexual Democracia, Paralamas do Suceso y Jorge González. Historia pura.

"Es algo que duele mucho. Y todas estas cosas uno las siente en las noticias cuando sale la corrupción de Rancagua, o que están cuestionando al alcalde", se queja. Eso, aunque insiste en que "en otras ciudades también pasa esto".

Otro local de origen, Mirton Naur (65), asocia este museo de la calamidad a "a que somos una sociedad emergente. Se le da más importancia al tener que al ser, a la codicia".

Mira la Plaza: reflexiona sobre el sacrificio de los patriotas y el contraste con lo que ocurre hoy. "También siento vergüenza con lo que está pasando. Fíjese que a O'Higgins los realistas, mientras avanzaban desde el sur hacia acá, intentaron rendirlo matando todas las cabezas de ganado que tenía en sus tierras en Rere. Nosotros somos herederos de esa entrega por los demás. Entonces, los señores de ahora, no, porque están pensando en lo propio".

[caption id="attachment_621083" align="alignnone" width="2047"]

Mirton Naur. "Esto viene sucediendo desde siempre".[/caption]

"Pero también reconozcamos que los jueces no son todos rancagüinos", tercia Carrasco. "En el Caso Caval tampoco. Ninguno de todos los involucrados era de acá. Los curas, tampoco; a los curitas los van cambiando. ¿El Caso Coimas? Creo que tampoco", agrega Naur.

"La corrupción la enseñan desde chiquititos"

Otro rancagüino, Miguel Caviedes, tiene su propia tesis: "En parte es el resultado de una historia que se repite. Pero que en el fondo, a mi modo de ver, es bueno porque se va a limpiar, se va a acabar la corrupción, la falta transparencia". Es optimista, pero casi bíblicamente drástico: "La historia indica que las generaciones humanas, cuando llegan a estos estados de decadencia, son sucedidas por generaciones son mejores".

A él le ha impactado más "lo de los jueces. Se supone que imparten justicia, uno confía que estamos en buenas manos. Lo de la Iglesia no me sorprende, es cíclico". A Naur, "los curas y lo de la judicatura, porque es la parte moral; lo grave es que aquí van a actuar de forma corporativa. Esperemos que se aclare". Es menos optimista: "Esto viene sucediendo desde siempre, y como estamos en una sociedad hipócrita, no somos capaces de ponerle corte. Esto va a seguir y va a cambiar para seguir siendo lo mismo".

Carrasco lamenta que "al final la gente va a votar por los mismos. Porque cree que son puros ataques políticos. La gente se hace la lesa también".

[caption id="attachment_621093" align="alignnone" width="2047"]

Miguel Caviedes: "Cuando se llega a estos estados de decadencia..."[/caption]

Caviedes aporta un testimonio. Cuenta que "el otro día en el funeral de un amigo, conversábamos de esto mismo con Van Treek, el Teo Valenzuela, y más gente, con un abogado. Hablábamos de esto mismo que preguntas tú: de por qué pasan estas cosas. Es el resultado del poco interés de la gente por votar, de la falta de transparencia, de empatía".

(N. de la R: Esteban Valenzuela Van Treek, alcalde de Rancagua entre 1992 y 1996. Su hermano, Darío, lo fue entre 1996 y 2000. El Teo después fue diputado PPD entre 2002 y 2010. Llegó a decir en cierta ocasión a un periódico que los "Valenzuela Van Treek somos como los Kennedy de Rancagua").

Más teorías. "Vea el nivel de concejales y alcaldes. Veamos la preparación que tienen. Si acá se dejó de enseñar educación cívica en el colegio. Ahí entendía uno qué eran los poderes. Si la corrupción la enseñan desde chiquitito, desde que uno le llevaba una manzana al profesor al colegio", cierra Carrasco.

Ni mala suerte, ni nube negra

"Sí, si estoy de acuerdo con eso de que la corrupción empieza con lo de la manzana para el profe. Con quién le lleva el regalo más grande", asiente Maritza Riquelme,  inspectora general del Liceo de Adultos Francisco Tello González. En la oficina contigua, una profesora le describe a dos personas unos episodios de mala conducta. Marizta halla "terrible el nivel de tráfico de influencias y manipulación, que está en distintos ámbitos: en el legal, en la situación de la Iglesia, el Caso Caval... en lo del señor ese, ¿cómo se llamaba? ¡Tombolini!"

[caption id="attachment_621101" align="alignnone" width="2047"]

Maritza Riquelme, inspectora general del Liceo de Adultos Francisco Tello González.[/caption]

Ella tiene otra explicación: "No es mala suerte ni una nube negra. Pasa en Chile, pero los casos emblemáticos han sido acá. ¿Sabes por qué? Porque geográficamente estamos muy cerca de Santiago, y eso incide en las redes, en el compadrazgo, en el no sé qué, en los apellidos. Hay redes interpersonales acá; si entre todos nos conocemos. Tiene que ver con los puestos de poder".

A la inspectora general le ha golpeado más "el Caso Caval. Nadie pagó con cárcel, y si alguien pagó algo fueron los personajes menores". A los jueces, aventura, tal vez "los saquen del Poder Judicial, pero no se van a ir presos y después le van a echar tierrita al caso. Después van a aparecer en otro lado".

Todo esta seguidilla de escándalos "me da mucha pena porque siento que nuestra ciudad tiene muchas cosas valiosas que mostrar: su historia, el turismo, Colchagua, Cachapoal, Sewell, y eso como que nadie las ve mucho. No son noticia, y estas cosas terribles que pasan en Rancagua sí lo son".

Lo mismo que reclama Henríquez, el director del museo: "Este tipo de noticias opaca a otras muy buenas. La región tiene mucho que ofrecer en términos patrimoniales, no solo edificios. Hay barrios en que los vecinos se organizan para proteger y conservar su barrio, por ejemplo".

Encomendándose a un vampiro

En Rancagua, además de todo esto, le rinden culto a un vampiro desde hace décadas. El mito viene de la creencia que la tumba de Tito Lastarria (googlee please) ha estado siempre vacía, y que era poco menos que un cruel déspota disfrazado de hombre público local, durante el Siglo XIX. Don Juan Pino Hormazábal, el hombre que desde el 2012 vela por el Cementerio N°1 deRancagua, es de los que insiste en que no. Que en la ciudad han mezclado erróneamente la biografía del falso vampiro con la de su padre, que n0 lo reconoció y lo inscribió como Tito Modesto Zenobio Bravo. Murio antes de los 30 años, en 1890, dice la urna que contiene sus restos.

[caption id="attachment_621114" align="alignnone" width="1280"]

Juan Pino Hormazábal, encargado del Cementerio N°1 de Rancagua.[/caption]

Rancagüino por adopción y talquino de nacimiento, don Juan dice haber visto de todo. Pero igual se descarga: "Veo todas estas cosas en la televisión y las noticias, y me da rabia, me da pena que estemos con un Poder Judicial que no defiende a quien debe defender. Y que está involucrado en situaciones engorrosas y sucias. ¿Cómo van controlar a los delincuentes así?".

¿Infortunio? ¿Mala suerte? "Llegó el momento en que se tienen que dilucidar las cosas acá, que se aclare todo", dice. No habla de magia negra ni esas cosas raras que encontraron en el cajón del juez Elgueta. Pero al terminar, nos conduce a la tumba más visitada del camposanto, donde se acumulan tarjetas y plaquitas agradeciéndole al vampiro "el favor concedido". El mito también dice que cuando caigan al suelo las cuatro cruces que coronan el mausoleo, el vampiro despertará sediento de sangre y venganza; ese día el caso Caval, los jueces, los curas, las coimas, los alcaldes, serán un chiste.

Queda una sola cruz. Don Juan pide fijarse bien: de cerca son adornos, no cruces.  "Había una, que se cayó hace tiempo", cierra.

[caption id="attachment_621123" align="alignnone" width="1280"]

Detalle del diorama de la Batalla de Rancagua. Museo Regional.[/caption]

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Este miércoles -al mediodía- debutó la marca sueca en Chile y con ello en Sudamérica. El primer local que se abrió en Open Plaza Kennedy, comuna de Las Condes, y cuenta con un aforo de 2.550 personas.