Convencional Marco Arellano y acuerdo en Sistema Político: “Somos más de 30 votos, no queremos rechazar, pero no vamos a dejar que nos pisoteen”

El integrante de la Coordinadora Plurinacional, uno de los cuatro colectivos que no suscribieron ayer al consenso alcanzado, advierte que no deben dar por sentados sus votos y reafirma que los otros colectivos deben abrirse a incorporar listas de independientes para que puedan competir en la Cámara de las Regiones. “El primer portazo a la idea de abrirse a formas de representación regional fue del PC, que tiene una lógica centralista de cómo entender y gestar la política”, acusa.


Poco antes de la medianoche del lunes, la comisión de Sistema Político llegó a un nuevo acuerdo, el último de esa instancia para convocar el apoyo de los dos tercios del pleno y lograr incluir en el borrador de nueva Constitución la estructura de los poderes Legislativos y Ejecutivo. Sin embargo, a diferencia del acuerdo anterior, se restaron cuatro colectivos, por lo que nada garantiza que la propuesta alcance el quórum necesario en el hemiciclo.

Marco Arellano, de la Coordinadora Plurinacional, es parte de los 72 convencionales cuyos colectivos no adhirieron al acuerdo que alcanzaron los constituyentes del PS, el FA, el PC, Independientes No Neutrales y Movimientos Sociales. Según él, se restaron de las negociaciones tras la primera reunión, luego de recibir un “portazo”, principalmente del PC, frente a la idea de permitir a las listas de independientes competir por cupos en la Cámara de las Regiones.

“Toda la conversación se centró en la relación de poder entre una cámara y otra, y básicamente toda la discusión que hubo por parte de los partidos tuvo que ver con hacer sus cálculos electorales”, acusa, agregando que espera que en las discusiones que vienen en comisión puedan ser incorporadas sus propuestas.

¿Por qué esta vez decidieron no adherir al acuerdo?

Nosotros entendíamos que venía una ofensiva por parte de ciertos sectores para darle más atribuciones a la segunda cámara. Y nuestro diagnóstico era que, si eso llegase a ocurrir, lo que hace sentido es que la comisión de Sistema Político se abriera a la posibilidad y se hiciera cargo de la representación de esta segunda cámara. Las tratativas se enfocaron, principalmente, en el fortalecimiento de los partidos políticos, y luego se da esta disputa, que nosotros creemos que es bastante artificiosa, que es de las diferencias de atribuciones entre el Congreso y la Cámara de las Regiones, pero sin abordar el problema a la representatividad política.

En concreto, ¿no consideraron sus propuestas?

No firmamos porque ningún sector político se abrió a discutir el problema de la representación política. Toda la conversación se centró en la relación de poder entre una cámara y otra, y básicamente toda la discusión que hubo por parte de los partidos tuvo que ver con hacer sus cálculos electorales. Llegamos a un punto en que en alguna etapa de las conversaciones previas, personeros del Partido Comunista nos dijeron que no sabían cómo esa norma podía afectar sus posibilidades electorales.

¿Quién planteó eso?

Marcos Barraza lo planteó en una negociación.

¿Responsabiliza solo al PC o algún otro colectivo?

El primer portazo a la idea de abrirse a formas de representación regional fue del PC, que tiene una lógica centralista de cómo entender y gestar la política. Yo creo que su análisis se basa en un cálculo electoral de cómo gana o pierde más. Entonces, vimos un portazo ahí, que era nuestro sector más cercano en estas conversaciones. De ahí entendimos que a ninguno de los demás partidos políticos le interesaba dar la discusión respecto a la representatividad. Todos avanzaron en fortalecer el poder de los partidos políticos de manera interna.

En ese sentido, ¿no estarán sus votos en el pleno, entonces?

Eso va a ser una conversación que tenemos que dar. Nosotros presentamos indicaciones para la comisión ahora, vamos a ver cómo se dan esas votaciones, vamos a tener conversaciones políticas, ojalá ahí en la comisión de cara al país, para que los colectivos se hagan cargo. Nosotros no vamos a concurrir a un acuerdo en esos términos, que no sea capaz de al menos escuchar nuestras posturas. Nos hemos plegado a otros dos acuerdos, hemos contribuido con nuestros votos, pese a que no hemos ganado de ellos. Y ahora que estamos planteando nuestros puntos, se nos da un portazo. Se nos dio un portazo porque algunos creen que nuestros votos tienen que ser el bulto para las demandas propias de ellos. La discusión sobre la naturaleza de las dos cámaras es un gallito entre partidos políticos para ver quién sale mejor parado en la nueva configuración de poder.

¿Entonces, condicionan sus votos a si ellos acceden a sus indicaciones?

Si hay un compromiso de ellos, tanto en comisión como en el pleno, de incorporar mayor representatividad a los independientes, estarán nuestros votos.

¿Qué aspectos concretos deberían ceder para contar con sus votos?

Que se habilite la posibilidad de listas independientes a nivel regional que puedan competir en la Cámara de las Regiones. O, por último, que haya partidos regionales que también puedan competir desde la Cámara de las Regiones hacia abajo. Los partidos (de la Convención) se cerraron porque no les conviene electoralmente. Eso me parece reprochable.

Y si no hay apertura, ¿van a rechazar aunque se caiga el informe? En la Coordinadora Plurinacional tienen 17 convencionales, más los de la derecha y el Colectivo del Apruebo, se caería en el pleno.

Es una conversación que vamos a tener que tener, pero evidentemente se hace difícil aprobar. Nosotros estamos con Pueblo Constituyente aquí también. Somos más de 30 votos, no queremos rechazar, pero no vamos a dejar por ello que nos pisoteen y que se termine con un modelo de sistema político aún más fuerte que la estructura central y, de alguna forma, legitimar por secretaría a los partidos políticos.

¿En ese caso, prefieren que se regule por ley?

No, sabemos que eso no sería una buena alternativa, pero nosotros estamos mandatados por nuestras bases también a tomar decisiones a conciencia.

¿Qué tan conforme se siente del trabajo en general de la comisión de Sistema Político?

Creo que ha sido un trabajo nefasto. Ha habido un desorden tremendo por parte de los coordinadores, han cometido errores graves. Son los únicos coordinadores que llegan al pleno a no defender su informe. Lo exponen, lo explican y cierran diciendo: “mejoremos lo que haya que mejorar”. Segundo, la información que se transmite casi siempre es informal, hay poca claridad sobre las fechas, hay poco manejo también. Se insiste con hacer reuniones a puerta cerrada y eso proviene directamente de la coordinación.

¿Pero por qué nunca hicieron la petición para cambiar a los coordinadores? Hubo cuestionamientos del PC a la coordinación, pudieron acordar.

Lo que pasa es que cuando esto se empezó a develar ya iba a ser evidente cuántas jornadas de trabajo nos quedan ahora. No tiene sentido.

Respecto de la falta de transparencia de las reuniones, ¿por qué ahora cuestionan eso si ustedes participaron la vez pasada, también a puerta cerrada?

Como uno va de buena fe, no ve problema alguno, pero cuando empieza a darse cuenta de que esas reuniones les permiten a los sectores políticos plantear las cosas que no plantearían abiertamente, como cuánto pierde su partido con una decisión en el corto plazo.

¿Cree que la actitud que tienen los partidos, como el PC, los socialistas y el FA, de mantener el status quo respecto de los partidos, se aleja de lo que quiere la ciudadanía? Se lo pregunto porque se ve un alza en el plebiscito de salida del rechazo.

Yo creo que se aleja completamente de lo que quiere la ciudadanía. Básicamente ha sido una discusión de ideas entre los partidos que se basa en quién queda en mejor relación de poder con respecto a la actual relación de poder que tienen. Así de grave es lo que ha pasado. Yo creo que la ciudadanía es inteligente, que entiende lo que ha visto acá en este proceso.

¿Esperan que sean los partidos quienes cedan en esta oportunidad?

Claro, alguna vez tienen que ceder. Si esto se cae, la gente tiene que saber por qué.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El timonel del gremialismo fue increpado justo en el momento en que ingresaba a Canal 13 para participar del programa Mesa Central. Francisco Muñoz, más conocido como Pancho Malo, junto a un grupo de personas que se hacen llamar "Patriotas", acusaron al senador de "traidor" mientras se impedía su paso.