Cortes de ruta y quema de camiones marcan primera semana sin estado de excepción en La Araucanía y Arauco

El atentado registrado anoche en La Araucanía involucró a un camión forestal quemado.

Cuatro hechos de violencia se registraron desde que terminó la medida que facultaba a las Fuerzas Armadas (FF.AA.) a disponer medidas de control y fiscalización en la zona, aún así los eventos fueron de menor gravedad a otros registrados en semanas atrás. El gobierno busca impulsar una mayor presencia policial, pero a la vez buscar el diálogo con las comunidades mapuches.




Fueron 165 días de estado de excepción constitucional en las provincias de Malleco y Cautín, en La Araucanía, y en Arauco, en el Biobío. La iniciativa fue puesta en marcha el 12 de octubre del 2021 por el gobierno anterior -y con cuatro prolongaciones visadas por el Senado- para contener el alza en la cantidad de delitos asociados a la violencia rural.

Sin embargo, con el cambio de administración, la manera de enfrentar el conflicto cambió. Ya desde antes de que asumiera el gobierno del Presidente Gabriel Boric, se anunciaba desde su entorno que no había una renovación en la prórroga de la la medida y que se tomarían otras medidas para mantener el orden público en la zona.

Fue el sábado que las tropas de las Fuerzas Armadas (FF.AA.) -las del Ejército en La Araucanía y las de la Armada en el Biobío- recogieron a sus efectivos, dejando solo algunos insumos a disposición de las policías. Carabineros recibió 17 carros Mowag por parte de la institución castrense y una serie de disposiciones para el manejo y planificación de operativos en los lugares más complejos.

A una semana de que se levantara el estado de excepción, los atentados siguen tensionando la zona. El primer hecho que se registró ocurrió el 28 de marzo, según los datos de la Delegación Presidencial de La Araucanía. Ese día, “a las 07.30 un vehículo que transportaba empleados de empresa forestal fue interceptado por sujetos desconocidos, encapuchados y armados quienes obligaron al conductor y pasajeros a bajar del móvil para posteriormente prender fuego al mismo, el que se consumió en su totalidad”.

Para el gobierno el control del orden público en La Araucanía y el Biobío es una prioridad, pero debe ser abordado desde dos óptimas: la seguridad y la generación de lazos para entablar diálogos con las comunidades mapuches.

Al menos esa es la señal que se busca dar y por eso el mismo día que se levantó el estado de excepción, el subsecretario del Interior, Manuel Monsalve, llegó hasta La Araucanía. “Se han tomado una serie de medidas que fortalecen las capacidades de las policías para cumplir una labor tan importante en una democracia”, dijo el sábado de la semana pasada.

La tensa visita del subsecretario del Interior

El miércoles 30 de marzo ocurrió el segundo hecho de gravedad cuando tres camiones fueron incendiados en Capitán Pastene, en la comuna de Lumaco. Según los antecedentes del caso, los conductores fueron abordados por siete sujetos encapuchados, portando armas de fuego largas, quienes obligaron a los choferes de los camiones a descender para posteriormente perpetrar el atentado.

Ese mismo día, pero en Cañete, en la Provincia de Arauco, el subsecretario Monsalve fue afectado por un corte de ruta. Si bien el hecho fue de menor intensidad del que vivió la ministra del Interior, Izkia Siches, el 15 de marzo, esta vez también se registraron protestas e interrupción del tránsito en un camino rural.

Sin embargo, su arribo a la zona no fue fácil. Esto ya que fue recibido con protestas por parte de comunidades mapuche del sector, quienes con lienzos y pancartas impidieron su acceso, con cortes de ruta.

Según explicaron desde Interior, el subsecretario -que se trasladaba por tierra- se bajó de su vehículo y se acercó a conversar con los manifestantes y ofrecer una mesa de diálogo para establecer compromisos y acuerdos. Pese a esto, no se logró llegar a un consenso, por lo que las autoridades decidieron retirarse y trasladarse a otro sector a fin de continuar la agenda programada.

Hoy en la madrugada, además, se registró el cuarto hecho de violencia de esta semana. En la ruta que une a Lumaco con Traiguén, en la Región de La Araucanía, un grupo de desconocidos interceptó el desplazamiento de un camión de una empresa forestal, amenazaron al conductor, y rociaron la cabina de la máquina con combustible para posteriormente prenderle fuego y huir del lugar.

En la Fisclalía cuentan que la cantidad de hechos, sin embargo, ha sido menor a los de periodos anteriores, tanto en número como en intensidad, pero que eso siempre se advierte cuando hay cambio en la administración del gobierno. Lo explican como una especie de “luna de miel” que posteriormente encuentra su final.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.