¿Cuánto tardó votar? Esperas afuera de los locales promediaron 14 minutos, con extremos de hasta dos horas

Si en elecciones anteriores el grueso de los votos se recepcionó entre las 12 y 14 horas, ayer poco más de la mitad lo hizo entre las 10 y las 13 horas, según el sondeo.

Los resultados preliminares de la encuesta aplicada por el Instituto de Sistemas Complejos (ISCI) del Departamento de Ingeniería Industrial de la Universidad de Chile detallan un cambio en los hábitos de los votantes en medio de la pandemia. También ponen números a la aplicación de los protocolos: la demora fue más en los exteriores, pero expedita (3,7 minutos) al interior de los locales de votación.




Un 51,7% de los votantes acudió a su local de votación entre las 10.00 y las 13.00 según los resultados preliminares del sondeo que elaboró el Instituto de Sistemas Complejos (ISCI) de la Universidad de Chile. Además, mientras en elecciones pasadas la hora peak se registraba entre el mediodía y las 14 horas, en esta ocasión la afluencia de votantes se adelantó, explican los investigadores.

Los encuesta de ISCI, aplicada a 600 estudiantes, académicos y ciudadanos en general con derecho a voto, midió la logística del proceso de acuerdo a los tiempos de espera que tuvieron los votantes, durante el proceso del Plebiscito de entrada a una nueva Constitución.

Uno de los investigadores, el ingeniero logístico Marcelo Olivares, destaca que “la operación de los locales fue variada”, considerando que más allá del aforo determinado por el Servicio Electoral (Servel) y el Ministerio de Salud (Minsal) a raíz de la pandemia, se realizó una buena gestión de la ocupación por mesa. “Cada local adaptó su operación acorde a lo que podían hacer, se priorizó la seguridad en la mesa de votación”, analiza.

En ese sentido, la espera en las afueras de los recintos de sufragio promedió 14 minutos, con tiempos máximos de hasta dos horas. Mientras, en el horario peak de votación esta demora subió a 20 minutos, con solo un 24% de los consultados que declara haber aguardado 30 minutos y más.

“Se trataba de mantener las mesas desocupadas, y lo bueno que se hizo fue ir a la fila a buscar a las personas, se aprovechó toda la capacidad sin que las mesas elevaran su aforo. En general, las personas no esperaron mucho en la mesa y se cumplió el objetivo de resguardo en el lugar cerrado", recalca Olivares.

Así también lo destacan los primeros resultados del sondeo, que apuntan a que una vez que las personas hicieron ingreso al local de votación, la espera al interior -hasta recibir el pase para sufragar, se cifró en un promedio de 3,7 minutos, con una leve alza en el horario de mayor congestión cuando llegó a 4 minutos.

Con esos datos, las conclusiones del análisis apuntan a que el aforo sanitario controlado por cada local, en algunos casos, fue mucho “más restrictivo de lo necesario”, pues las filas al interior tenían entre 3 a 4 personas en promedio.

Sobre el proceso al interior de las urnas, el ingeniero adelanta que, sin dudas “aumentó el tiempo de votación y eso es un análisis que vamos a hacer ahora. Nos coordinaremos nuevamente con canales de televisión -tal como se hizo en el pasado estudio- para que nos proporcionen videos y analizar con cifras más duras el promedio del proceso con medidas sanitarias”.

Adultos mayores y el voto matutino

A pesar de haber establecido una franja horaria especial para recepcionar los sufragios de los adultos mayores -donde éstos tenían preferencia en la fila y durante toda la jornada-, el grueso (57,1%) de la concurrencia a los locales por parte de este segmento se registró entre 8 y 13 horas.

Acorde a las respuestas preliminares, los mayores de 60 años concurrieron en un 26,2% entre las 8 y 10 horas, número que se eleva a 30,9% entre las 10 y 13 horas. En tanto, el bloque preferente para el adulto mayor registró un 36% de afluencia según las respuestas.

Entre las innovaciones que realizó el Servel, este proceso eleccionario fue más largo a los anteriores, extendiéndose por dos horas y totalizando 12 horas de mesas electorales abiertas. Sin embargo, la investigadora e ingeniera Susana Mondschein aclara que “la extensión horaria entre 18 y 20 horas fue un tanto irrelevante, pues menos del 2% de los consultados acudió en ese horario”.

En el otro extremo, Mondschein destaca que entre los “menores de 35 años casi el 14% llegó entre 8 y 10 de la mañana. Esto es significativo en términos de participación, porque no había ese susto a quedar de vocales de mesa o a lo mejor tenían ganas. Hubo una participación joven destacable que sí llegó temprano”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.