De origen somalí y musulmana: Ilhan Omar, la congresista demócrata blanco de los ataques de Trump

(Foto: Reuters) Ilhan Omar habla en una conferencia de prensa el lunes, después de que los demócratas en el Congreso condenaran formalmente los ataques de Trump contra las cuatro congresistas.

La representante por Minnesota, de 37 años, es la única de las parlamentarias atacadas por el mandatario que nació fuera de Estados Unidos.


Un día después de las críticas de CNN por el silencio de los líderes mundiales –con la excepción de los primeros ministros de Reino Unido y Canadá- ante los comentarios racistas del Presidente Donald Trump contra cuatro congresistas estadounidenses de origen extranjero, hoy Angela Merkel salió en defensa de las legisladoras al señalar que se distancia "con toda claridad de ese ataque y me siento solidaria con esas mujeres". La canciller alemana afirmó que las declaraciones del mandatario republicano transcienden lo personal, pues se dirige a la esencia misma del país y a lo que hace fuerte a Estados Unidos. "La fuerza de ese país radica en una población de distintas nacionalidades y culturas, en su diversidad", sostuvo.

Trump atacó el domingo a cuatro congresistas demócratas de diferentes minorías étnicas y las instó a volver a sus países de origen en vez de decir a Estados Unidos cómo gobernarse. Se refería a las integrantes del llamado "squad" (escuadrón) demócrata, conocidas por su activismo y choques constantes tanto con su colectividad como con el bloque republicano. Tres de esas mujeres  nacieron en Estados Unidos: Alexandria Ocasio-Cortez (de origen puertorriqueño), Ayanna Pressley (afroamericana) y Rashida Tlaib (de padres palestinos). Sólo la somalí Ihlan Omar llegó a país como refugiada. Para muchos analistas, con estos ataques el mandatario estaría buscando atraer a los votantes blancos con un alto resentimiento racial, de cara a las elecciones de 2020.

En la misma línea de Merkel, la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, señaló que las congresistas demócratas vilipendiadas por Trump eran "fantásticas". "Veo mujeres brillantes que se atreven a decir lo que piensan", sostuvo durante un acto en Ginebra.

"No es bueno que los líderes, líderes internacionales, usen un discurso de odio, digan cosas que son un mal ejemplo, dado que permite y da licencia a muchos otros a ser xenófobos, islamófobos, antisemitas, antitodo y antiextranjeros", señaló la exmandataria. "Es uno de los peligros en el mundo de hoy", concluyó.

Pero la polémica por los dichos de Trump no ha bajado de intensidad . El miércoles en la noche el inquilino de la Casa Blanca participó de un acto de campaña en Carolina del Norte. Allí sus partidarios coreaban "¡Devuélvanla!",  en clara alusión a Omar, quien respondió en su cuenta de Twitter: "Estoy donde está mi lugar, en la casa de la gente".

La representante por Minnesota fue recibida el jueves entre vítores por decenas de personas en el aeropuerto de Minneapolis–Saint Paul, en Minnesota. "¡Bienvenida a casa!", gritaban sus partidarios.

[caption id="attachment_746373" align="alignnone" width="600"]

(Foto: AP) La representante demócrata habla a sus partidarios al arribo al aeropuerto internacional de Minneapolis-Saint Paul, el jueves, en Minnesota.[/caption]

La primera musulmana en usar velo en el Congreso

Omar, de 37 años, ha marcado varios hitos en el Legislativo de EE.UU. Se convirtió en la primera persona de origen somalí y la primera mujer de confesión musulmana​ que logra un escaño en la Cámara de Representantes. Además, fue la primera mujer musulmana en usar velo islámico en el Congreso. Representante de una nueva generación de parlamentarios estadounidenses, la parlamentaria no evita las polémicas. "Estoy convencida de que es un fascista", dijo el jueves en referencia a Trump, que quiere, dijo, silenciar "el debate democrático y las diferencias de opinión".

Nacida en Somalia en 1981, Omar huyó de la guerra junto a su familia cuando era una niña y pasó cuatro años en un campo de refugiados en Kenia. Llegó a Estados Unidos con 12 años y su familia se instaló en Minnesota, donde se asienta una importante comunidad del Cuerno de África.

Militante de la poderosa asociación de defensa de los derechos de los negros NAACP, fue elegida para el Parlamento por ese estado industrial en 2016.

Omar forma parte del ala izquierda del partido Demócrata junto con los nuevos representantes que abogan por una educación gratuita, denuncian la discriminación racial del sistema judicial y se oponen a la restrictiva política migratoria del gobierno de Trump.

Los dichos de Omar como congresista no han pasado inadvertidos. En febrero, se vio en el centro de la polémica por apoyar la campaña internacional de boicot a Israel, que algunos defensores del Estado judío equiparan a una forma de antisemitismo.

Posteriormente, señaló que el grupo de presión proisraelí AIPAC financia a políticos estadounidenses para que apoyen a Tel Aviv, lo que provocó nuevas acusaciones de intolerancia hacia Israel. La congresista se disculpó por sus palabras.

Por otro lado, Trump acusó en abril a Omar de minimizar la responsabilidad del grupo Al Qaeda en los atentados del 11 de septiembre, el ataque terrorista más mortífero cometido en suelo estadounidense.

Trump publicó en su cuenta de Twitter un extracto de un discurso en el que la congresista critica que los derechos de todos los musulmanes fueron menoscabados después de este atentado porque "algunas personas habían hecho algo".

Omar, casada y madre de tres hijos, criticó también las "incitaciones a la violencia" de Trump, y se quejó de que las amenazas violentas que recibe se multiplicaron tras la publicación del video.

Las otras integrantes del "escuadrón"

[caption id="attachment_746374" align="alignnone" width="600"]

(Foto: Reuters) Las representantes demócratas Rashida Tlaib, Ilhan Omar, Alexandria Ocasio-Cortez y Ayanna Pressley en una conferencia de prensa en el Capitolio, el lunes.[/caption]

Alexandria Ocasio-Cortez

Dio la sorpresa en la elección demócrata en Nueva York para las elecciones de 2016. Ocasio-Cortez se ha convertido rápidamente, con apenas 29 años, en una de las líderes más reconocidas del Legislativo, especialmente por su carácter combativo.

Nació en el condado neoyorquino del Bronx y de madre puertorriqueña, ha sido una activa crítica de la política migratoria de Trump, al denunciar que fue testigo de condiciones de detención "horribles" y que ella misma fue objeto de "amenazas sexuales" durante una visita a un centro para indocumentados en la frontera con México, y por haber calificado de "campos de concentración" los lugares donde permanecen recluidos esos inmigrantes.

Nacida en Detroit (Michigan), esta abogada de 42 años e hija de inmigrantes palestinos llegó al Congreso después de hacer historia en su ciudad natal, donde se convirtió en la primera mujer musulmana en ocupar una silla en el Legislativo estatal, entre 2008 y 2014.

Es la mayor de 14 hermanos y no sabía hablar inglés cuando entró al colegio en EE.UU.

Tras ganar las primarias demócratas por el 13 distrito legislativo de Michigan, Tlaib llegó al Congreso estadounidense con una agenda marcadamente progresista en la que reivindica la necesidad de acabar con la discriminación, no solo racial, sino también económica en EE.UU.

Ayanna Pressley

Se convirtió en la primera mujer negra en representar al estado de Massachusetts. Con 45 años, se define como activista y sobreviviente.

Criada por una madre soltera, Sandra Pressley, una luchadora por los derechos de los arrendatarios, cuenta en su biografía que su padre "entraba y salía del sistema judicial" debido a sus problemas de adicción, que luego superó. Tras una campaña que lanzó en 2009 por un puesto en el Consejo de Boston, se convirtió en la primera mujer de color elegida para ese órgano en sus 100 años de historia.

Comenta