El crudo relato del padre que denuncia que su hijo es víctima de Felicevich: "Lo tengo con siquiatra"

Felicevich

Edgardo Abdala, ex volante de Huachipato, confirma el caso ventilado por Guarello en su columna de La Tercera: "Paulucci (hoy segundo de Quinteros en UC) me dijo que Joaquín tenía que estar con Felicevich; que si no, no iba a jugar más".




Edgardo Abdala relata las presiones de Huachipato y de Fernando Felicevich a su hijo. El exmediocampista habla como padre de Joaquín, uno de los juveniles acereros a los que menciona El Padrino, la columna en La Tercera en la que Juan Cristóbal Guarello denuncia las presiones que reciben los futbolistas acereros en formación para vincularse a Fernando Felicevich, el agente de jugadores más poderoso de Chile. El mismo que en su corral tiene a figuras como Arturo Vidal, Alexis Sánchez y Gary Medel, uno de los factores que se utilizan para tentar a las promesas. Abdala dice que está dispuesto a asumir los costos que la denuncia puede tener para su carrera como entrenador. Hoy dirige a Hualqui, en Tercera División.

"Yo soy entrenador y se me van a cerrar puertas, pero por mi hijo estoy dispuesto. Solo quiero que él tenga la libertad de decidir si quiere seguir jugando y dónde. Y no que se la coarten por un empresario", le dice a La Tercera, mientras se dispone a contar una disputa que pudo transformarse en drama. "A mi hijo lo tengo con sicólogo y siquiatra, porque tiene problemas de autoestima, rasgos depresivos. Hoy tengo una segunda sesión con ellos. Llegan a este extremo. Ellos no son quiénes para decidir qué chicos pueden soñar con ser jugadores de fútbol", establece Abdala, quien vistió la camiseta acerera entre 2009 y 2010. Por esos días, la administración del club estaba vinculada a la siderúrgica homónima. Hoy, está en manos de una sociedad anónima muy relacionada con Felicevich.

Después apunta con nombres y apellidos. "Joaquín ya lleva nueve años en Huachipato. El club jamás lo ha apoyado en escolaridad ni pensión. Todos los gastos los solventamos nosotros. Le exigían estar allá para optar a jugar. Nosotros, como padres, decidimos darle el apoyo para que estuviera, Le arrendamos pensión y le conseguimos colegio. A él le fue mal en el colegio durante tres años por privilegiar el fútbol. Huachipato jamás se preocupó de eso. Fue desarrollándose como jugador, marcando diferencias. Cuando era Sub 17 lo recluta AIM, que le hizo un seguimiento. Le ayudaban con artículos deportivos. Lo apoyaron con sicólogos. Todo bien hasta que terminó jugando en la Sub 19", rememora el exmediocampista.

El nivel que mostraba Joaquín Abdala atrajo la atención del cuerpo técnico de la selección Sub 20, el factor que termina desencadenando la disputa. "El técnico de la Sub 20 lo vio en un partido con Colo Colo. Héctor Robles habló con él durante 40 minutos, le dijo que lo quería llamar a la Selección. Después de eso, me llamaron de Huachipato. Fue Cristián Paulucci, para decirme que no podía estar más con AIM y que tenía que estar con Felicevich, que si no, no iba a jugar más. Que no le parecía, pero que tenía que decírmelo. Y que si no hubiese sido ex jugador de Huachipato, no me habría enterado", relata Abdala padre.

[caption id="attachment_689506" align="alignnone" width="481"]

Edgardo Abdala, como entrenador de Fernández Vial, en 2016. Foto: Diario Concepción[/caption]

El gancho

La resistencia inicial choca con la aspiración de asegurar, en alguna medida, la proyección del retoño en el fútbol y, por cierto, con el gancho que implica asociarse a Felicevich. "Le dije que no estaba de acuerdo. Al principio, uno no lo ve tan mal, porque es Felicevich, pero estábamos con otra empresa que se estaba portando muy bien, que nos hablaron de ir a México. Terminamos aceptando. AIM entendió y dijeron que no era la primera vez que les pasaba. A un compañero de Joaquín le pasó lo mismo. Tuvo que volver de México a Huachipato. Estaba en las inferiores del Necaxa. Hoy no ha pasado nada de lo que le prometieron", añade.

Luego explica cómo se dio el contacto con la empresa que lidera Felicevich para oficializar la relación: "Vino un tal Fabián, de parte de Felicevich, a Monte Águila, que es donde vivimos. Le ofrecieron ropa, teléfono. Llevo ocho meses tratando de hablar con esa persona. Intenté contactarme con él cuando se empezaron a dar estos problemas y nunca me contestó el teléfono. Le mandé mensajes y tampoco.  me dijo que no se gastaba más con el tema, que para eso estaba Jorge Correa. En tres semanas, nunca tuvo tiempo, que me iba a avisar. No lo hizo, tampoco me respondió. Por eso decidí hacer público ahora todo esto".

La historia empeora. Como cuenta Guarello en la columna, Abdala ya no juega en Huachipato. No estaba siendo considerado en su categoría y lo mandaban a entrenar con jugadores menores. En edad y en condiciones. Se desencantó. Se hastió. Al punto de que decidió no ir más al club de Talcahuano. "Mi hijo ya se fue de Huachipato. Pertenece al club, pero no va más. Me llamó llorando, diciendo que su cabeza iba a explotar. El club decía que él no ponía de su parte. La injusticia deportiva era mucha, era algo personal. Lo tuve con sicólogo, que le detectó varias falencias. Llegó un punto en que no hay vuelta atrás. Lo hacían entrenar con niños que no están en el grupo de proyección. Uno también se daba cuenta de que había una división interna. El perjudicado es Joaquín. La gente que está ahí me dice que no hay razones futbolísticas para que no estuviera al menos entre los 18", sostiene.

Lo más graves son las consecuencias personales que empieza a sufrir el juvenil en cuestión. Los cuenta su padre, con evidente dolor. "Joaquín empieza a incurrir en actos de indisciplina para que lo echen. Hasta el punto que un día quiso llegar ebrio, con ese objetivo. Yo lo conozco, él no es así. Cuando el jefe técnico, Juan Luvera, lo vio, lo llevó a una oficina y le dijo: 'no pasa nada, quédate tranquilo; jugadores como tú se pueden pegar mil cagadas'. Antes lo castigaban porque tiraba una pelota lejos. Joaquín me pidió ayuda. 'Sácame, mi cabeza va a explotar', me decía. Fue justo en la semana en que se había matado un chico de Iberia. Partí a Concepción soplado, salimos a comer. Pasó un mes postergado. Me decía los lunes que no iba a ir citado a los partidos del fin de semana", agrega.

La lucha actual tiene que ver con conseguir la libertad de acción que le permita a Joaquín continuar su carrera en otro club. "Yo entiendo las políticas del club y los gustos del técnico, pero si es así, que le den el pase y el club que se lo lleve paga los derechos formativos. Son niños y están jugando por un sueño. Me dice: 'yo amo el fútbol, pero me estoy desencantando'. Cualquier padre que escuche eso sufre. Hoy, que no lo quieren, tampoco le dan la posibilidad de seguir luchando por un sueño eso es crueldad", afirma.

Comenta