El aterrizaje de Sputnik V en Chile: el nuevo acuerdo de vacunas rusas que anunciará el gobierno

El anuncio estaba pensado para el último fin de semana, pero la contingencia en La Moneda obligó a postergarlo. Eso sí: Sputnik V aún no tiene autorización para el uso de emergencia y el Instituto de Salud Pública está a la espera de nuevos antecedentes por parte del laboratorio. ¿La razón? La experiencia de Anvisa, la agencia de medicamentos brasileña, donde el fármaco no fue autorizado.




“El domingo vamos a dar una noticia con respecto a nuevos contratos (de vacunas contra el Covid-19)”, adelantó el pasado viernes el ministro de Salud, Enrique Paris, en la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados. Se trata de un anuncio que debía estar en manos del Presidente Sebastián Piñera. Sin embargo, ese fin de semana -entre la contingencia y otras preocupaciones que por estos días copan la agenda de Palacio- se definió que la información se pospusiera.

Quienes conocen los detalles relatan a La Tercera que se trata del acuerdo con el Instituto Gamaleya -fabricante de la vacuna rusa Sputnik V- para la llegada de dosis durante este segundo trimestre. Y si bien aún no hay claridad sobre la cantidad de dosis convenidas, en febrero el embajador de Rusia en Chile, Sergei Koshkin, señaló que podrían ser hasta ocho millones. Asimismo, y a inicios de marzo, el subsecretario de Relaciones Económicas, Rodrigo Yáñez, señaló a La Tercera PM que lo que se estaba discutiendo sobre la mesa era un acuerdo de “entre tres a cuatro millones” de dosis.

Fuera del monto, uno de los nudos que Chile debía resolver antes de que el contrato entrara en una “recta final” -explican quienes conocen las tratativas con el Russian Direct Investment Fund, entidad que ha actuado como intermediaria para la exportación de Sputnik V- eran los niveles de producción que podía asegurar el proveedor. Y es que la experiencia más cercana era al otro lado de la cordillera, en Argentina, la que no fue la ideal: en enero se registraron retrasos y reprogramaciones de los envíos de los lotes de vacunas.

Sin embargo, Rusia comprometió en febrero iniciar las gestiones para ampliar su capacidad de producción y así fue: parte de los lotes, según han informado las autoridades rusas a los negociadores chilenos, ya se está produciendo principalmente en Corea del Sur y en India, lo que asegura volúmenes adecuados para consignar un contrato.

Autorización del ISP

Hasta ahora, las vacunas aprobadas por el Instituto de Salud Pública corresponden a cuatro laboratorios: Pfizer BioNTech, Sinovac, AstraZeneca y CanSino.

A medio camino quedó Janssen (de Johnson & Johnson), quienes habían comprometido presentar sus antecedentes al entre regulador chileno hacia fines de febrero. Sin embargo, la exigencia de la administración de Joe Biden al laboratorio para cubrir primero a la población estadounidense con 100 millones de vacunas y la suspensión de su administración, tanto en la Unión Europea como en la FDA, por cuadros de efectos adversos, dejó en stand by el proceso con Chile.

Con la reactivación de las inoculaciones con esta vacuna en el mundo, Janssen se posiciona nuevamente como una opción para el país. Y de concretarse, las primeras dosis arribarían a Chile a partir de junio, previa autorización del regulador.

Pero con Sputnik V la situación está más avanzada. El director (S) del ISP, Heriberto García, señala a La Tercera PM que están agendando una fecha pronta para su evaluación, sin embargo, están a la espera de recibir más antecedentes por parte del laboratorio. Esto último tendría que ver con el rechazo al uso de emergencia por parte de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) de Brasil a la vacuna.

¿La razón? Según consta en la presentación elaborada por la entidad, se detectó que en los lotes enviados para el análisis hay presencia de “adenovirus replicante” entre los compuestos de la vacuna, lo que representa un potencial riesgo para la salud.

“Uno de los puntos críticos, cruciales, fue la presencia de adenovirus replicante en la vacuna. Esto significa que el virus, que debe utilizarse tan solo para cargar el material genético del coronavirus en las células humanas y promover la respuesta inmune, se replica a sí mismo. Es una no conformidad grave”, señaló Gustavo Mendes, gerente general de Medicamentos y Productos Biológicos de Anvisa, según consignan agencias brasileñas.

A la par, Rusia ofreció “más informes” de su vacuna. Y a través de su cuenta oficial de Twitter, Sputnik V señaló -en portugués- que la no aprobación del medicamento obedecía principalmente a motivos de “naturaleza política”.

En Chile, en tanto, quienes conocen de las tratativas señalan que si bien comunicacionalmente no es el mejor escenario, son “aspectos” trabajables con el laboratorio, requiriendo más información.

Consultado por este diario, el ministro Paris señala que desde Chile están en constante contacto con Anvisa, pero que es el ISP quien “debe recibir la presentación, analizarla y emitir un pronunciamiento” sobre su uso de emergencia.

Con todo, y durante la segunda semana de mayo, la European Medicines Agency (EMA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) inspeccionarán las fábricas de la vacuna rusa para chequear las buenas prácticas de manufactura, lo que permitiría dar el primer paso en la aprobación por parte de ambas entidades.

El cronograma de Pfizer

Si bien los envíos de Pfizer BioNTech son de un menor volumen a los de Sinovac, han “funcionado como reloj”, aseguran desde el gobierno. Hacia fines de marzo, el laboratorio ya cumplió con el envío comprometido de cerca de 1,6 millones de dosis. Y desde junio en adelante, se duplicarán los envíos, llegando a contar con 400 mil por semana.

El único impasse, aseguran, se registró durante el verano, cuando se suspendieron los envíos por más de un mes. Por ahora, y para evitar “restricciones” a la exportación, los envíos de Pfizer a Chile provienen desde Europa, pero en el caso de que ese escenario cambie, está la opción de ser proveídos rápidamente desde Estados Unidos.

Con ello, se espera que se reciban las dosis del segundo semestre tal como está previsto -más de 4,2 millones-, las que se suman a los 1,6 millones ya entregados. Es decir, a fines de junio sumarán cerca de seis millones las dosis recibidas.

Por otro lado, desde el fondo solidario de la OMS, Covax, se espera recibir una cantidad importante durante las próximas semanas de dosis de AstraZeneca, entre 400 mil a 600 mil dosis, que se suman a las 160 mil ya recepcionadas. Asimismo, también se espera que durante mayo comiencen los envíos a Chile desde el laboratorio AstraZeneca, con quienes, además de Covax, hay un contrato directo con la farmacéutica por cuatro millones de dosis.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.