Se estancó preacuerdo con Johnson & Johnson: las gestiones del gobierno para apurar la llegada de la vacuna rusa en abril

Boxes of Sputnik V vaccines are unloaded from a truck at a warehouse of Hungaropharma, a Hungarian pharmaceutical wholesale company, in Budapest, Hungary, Thursday, March 4, 2021. (Zoltan Mathe/MTI via AP)

El subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales, Rodrigo Yáñez, anunció que el gobierno mantiene negociaciones avanzadas con el Instituto Gamaleya. Mientras, a la par, siguen las tratativas con el laboratorio chino-canadiense CanSino y su vacuna Ad5-nCoV. "El objetivo es que lleguen durante el segundo trimestre. Serán dos millones de vacunas de CanSino y entre tres y cuatro millones de Sputnik V”, explicó la autoridad.




En una verdadera carrera contra el tiempo trabajan en Cancillería y el Ministerio de Salud para cerrar nuevas partidas de vacunas contra el Covid-19. El escenario es complejo, debido a la fuerte demanda de Estados Unidos y que ha derivado en que se ralenticen las conversaciones que se mantenían con Johnson & Johnson, laboratorio con el que existe un compromiso de cuatro millones de dosis.

La multinacional estadounidense debe cumplir con el compromiso de entregar 100 millones de vacunas a octubre de este año a la administración de Joe Biden y, en diversos artículos de prensa, se han dado muestras de la presión con que avanza la compañía para cumplir la meta. De hecho, hace dos días la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, sostuvo que el gigante farmacéutico Merck ayudará a fabricar la vacuna Covid-19 de Johnson & Johnson, calificando la noticia como “un paso histórico sin precedentes”, considerando que las dos compañías normalmente son competidoras.

Si bien el anuncio no es una restricción a la exportación del fármaco, en la práctica ha ido empantanando los preacuerdos que había adoptado el laboratorio con otros países, como Chile.

Al respecto, el ministro de Relaciones Exteriores, Andrés Allamand, admitió a T13 que se presentan dificultades para conseguir las dosis que restan, revelando que a las complicaciones con Johnson & Johnson se suma que “Oxford Astrazeneca está retrasada respecto de lo estimado”. Posteriormente, el propio ministro de Salud, Enrique Paris, salió a desmentir las declaraciones del canciller. “No hay ningún atraso en el número de vacunas. Chile tiene contacto con diferentes laboratorios, o sea, tiene muchas posibilidades y adquirió muchas posibilidades con diferentes laboratorios”, dijo ayer el secretario de Estado.

El escenario con Johnson & Johnson, admiten altas fuentes del gobierno, provocaría eventuales retrasos en la distribución comprometida para el segundo trimestre o la recepción de menos dosis de las comprometidas. Por otro lado, desde el Instituto Nacional de Salud Pública confirmaron que Johnson & Johnson aún no presenta la solicitud de registro y uso excepcional, trámite que se había anunciado para la semana pasada.

Cronograma de entregas

Frente al escenario adverso, en conversación con La Tercera PM, el subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales, Rodrigo Yáñez, explicó cuál es la estrategia para suplir los vaivenes de las conversaciones con los laboratorios extranjeros y, de paso, develó “avanzadas negociaciones” para traer a Chile la vacuna rusa. Se trata de apurar negociaciones, ya en marcha, a fin de suplir una probable caída en los compromisos de Johnson & Johnson.

“Estamos en negociaciones avanzadas con Sputnik V y CanSino -vacuna chino-canadiense- y seguimos conversando con Johnson & Johnson. El objetivo es que las vacunas lleguen durante el segundo trimestre y serán dos millones de vacunas a CanSino y entre tres a cuatro millones de Sputnik V”, explicó.

La autoridad agregó que “los pilares de la vacunación del primer trimestre eran Sinovac y Pfizer. Pfizer seguirá siendo un pilar en el segundo trimestre. Estamos esperando que lleguen más de cuatro millones de dosis de Pfizer, y Sinovac también será un pilar importante, porque se está ampliando en el contrato. Allí es donde entran las vacunas de AstraZeneca y Covax y de los laboratorios con los que estamos conversando ahora. Esa es la expectativa que tenemos hoy y de alguna manera seguimos trabajando para alcanzar el objetivo ambicioso que es vacunar a 15 millones de personas de aquí a junio”, añadió.

Yáñez explicó que lo que “estamos haciendo ahora es hablar con nuevos laboratorios, porque siempre es un riesgo que algún laboratorio extranjero se atrase por diferentes problemas. Desde que el incendio de una fábrica -cuestión que ha pasado- a que existan problemas de suministros, cabinas, mantenimiento, restricciones a la exportación, etc.”.

El lunes de la próxima semana llegará otro avión de Sinovac con 2,2 millones de dosis y seguirán arribando a nuestro país vuelos con vacunas de Pfizer. Ayer jueves llegó el último y, por lo mismo, se espera que llegue otra carga con 200 mil vacunas, hasta completar el millón 350 mil dosis. “Vamos a tener vacunas para más de cinco millones de personas de aquí a marzo. Entonces, el objetivo de la población de riesgo está asegurado y de ahí seguiremos en el segundo trimestre bajo el siguiente esquema: Pfizer muy fuerte, segundo trimestre Sinovac y estas otras alternativas con Sputnik V y CanSino”, agregó el subsecretario.

Uno de los puntos que destacó Yáñez del programa de vacunación contra el Covid radica no sólo en haber delegado en un equipo resolutivo que combina a funcionarios de Cancillería, Ministerio de Salud y Ministerio de Ciencia, evitando la burocracia, sino que también en decisiones que van más allá de lo ideológico. “La clave fue haber tenido una estrategia súper diversificada, pragmática, no ideológica y con el mérito científico. Si los rusos hacen una buena vacuna, ¿por qué descartarla?”, resaltó.

El avance de la vacuna rusa

En Occidente, Sputnik V es conocida como “Sputnik Cinco” o “Sputnik Five”, en inglés. En Rusia, en cambio, la “V” es asociada a “Victoria” y por lo mismo se le llama “Sputnik Victory”. El 11 de agosto de 2020, el Presidente Vladimir Putin declaró que el país se ha convertido en el primero en aprobar una vacuna experimental contra el coronavirus y que su propia hija ya ha recibido una dosis.

La vacuna rusa cuenta con un 91,6% de efectividad, según ha reconocido la comunidad científica internacional. A la fecha, 45 naciones la han registrado formalmente y hay más de una docena de países que están estudiando cerrar acuerdos para su aplicación. En conversación con Pauta, el embajador de Rusia en Chile, Sergei Koshkin, explicó que en octubre del año pasado comenzaron las conversaciones con el Ministerio de Salud y la Cancillería de Chile.

Por parte de Rusia, las entidades que están en estas negociaciones son el Fondo Ruso de Inversiones Directas y el laboratorio que creó esta vacuna, el Instituto Gamaleya de Moscú. “Si llegamos a un acuerdo, esta vacuna puede estar aquí en el segundo trimestre de este año. Ojalá que así sea. Existe un pequeño asunto que resolver, además de las negociaciones, que es recibir las aprobaciones del Instituto de Salud Pública de Chile, perteneciente al Minsal”, dijo. “Sobre la demanda general de Chile, esta puede llegar a ocho millones de dosis doble”, recalcó el diplomático.

Conocedores del proceso explicaron que representantes rusos hicieron llegar los estudios clínicos en fase 2-3 al Ministerio de Salud. La meta es acelerar los procesos para que las dosis aterricen en suelo nacional lo antes posible, idealmente en abril. En paralelo, las gestiones del gobierno ruso son a todo nivel. A modo de ejemplo, la cuenta en Twitter de Sputnik V (@sputnikvaccine), cuyos tuits son en inglés, develó que “Rusia envió invitaciones para participar en el programa de vacunación de #SputnikV a todas las embajadas del país”. “Diplomáticos de 12 países ya están #sputnikvaccinated y muchas más embajadas expresaron interés”, recalcó el pasado 19 de febrero.

Según la publicación, diplomáticos de Afganistán, Argentina, Bielorrusia, Chile, India, Italia, México, Mongolia y España recibieron la invitación.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.