El “bloque popular” de comunas que disparó la participación en Santiago

La región subió seis puntos porcentuales y 450 mil votos en comparación con el balotaje de 2017, la mayor alza del país, que fue impulsada por el crecimiento de votación en municipios como La Pintana y Puente Alto. A su vez, la participación decreció en Las Condes y Vitacura, así como en seis regiones, entre ellas el Maule, Ñuble, Biobío y La Araucanía, donde Sebastián Piñera logró sus mayores porcentajes en la segunda vuelta presidencial.




“Hay que ver dónde subió la participación, en La Pintana, por ejemplo”. Eran las 18:30 del domingo y, en medio de una transmisión en La Tercera TV, Cristóbal Huneeus -director de Data Science de Unholster- hacía una predicción que horas después se comprobaría como completamente acertada: a partir de los factores especiales del plebiscito, recomendaba revisar cómo se comportarían las comunas más populares de la Región Metropolitana en una elección con formato inédito.

Tan cierta fue la apuesta que La Pintana terminó con un alza impresionante: votó el 51,67% de los inscritos, más de catorce puntos porcentuales por sobre la segunda vuelta de 2017, la mayor subida de la región. “En La Pintana la participación subió casi un 40% entre la segunda vuelta del 2017 y el plebiscito. Era algo que nosotros vislumbrábamos, pues era una de las comunas con mas baja participación en la Región Metropolitana", dice Huneeus el día después. “Habrá que ver en los días en que grupos subió la participación, si en los jóvenes o los adultos. Pero esto le cambia la cara a la política en La Pintana”, asegura.

De hecho, la alcaldesa Claudia Pizarro (DC) no escondió su orgullo y calificó la cifra como un “regalo”. “Con pandemia, pero sin miedo, con un lápiz y una mascarilla, salimos a votar en La Pintana y derrotamos ese estigma de baja participación”, dijo este lunes en una pauta junto a otros ediles en el Museo de Bellas Artes.

Entre los alcaldes que asistieron había varios de las comunas que impulsaron el alza de seis puntos en la Región Metropolitana entre 2017 y 2020, llegando al 56% con 450 mil votos adicionales. Un factor común: la gran mayoría son municipios calificados como con población vulnerable. En el sector sur de la capital, por ejemplo, aparecen El Bosque, La Granja, Lo Espejo, Pedro Aguirre Cerda, Peñalolén, San Bernardo, San Joaquín y San Ramón; en la zona norte, Cerro Navia, Lo Prado, Huechuraba, Pudahuel, Quilicura y Renca.

Todos ellos tuvieron alzas de entre 7 a 11 puntos porcentuales respecto a la segunda vuelta presidencial. En la lista además entraron dos de las comunas más populosas del país, Maipú (que subió 10 puntos porcentuales) y Puente Alto, con un alza de casi 14 puntos. También en La Florida hubo una subida, aunque menor: en torno a los seis puntos porcentuales.

Al contrario, hubo tres comunas del Gran Santiago donde la participación bajó entre tres a cinco puntos porcentuales respecto a 2017: Las Condes, Providencia y Vitacura. En dos de ellas (Las Condes y Vitacura) ganó el Rechazo. En Lo Barnechea, donde también se impuso esa opción, hubo un alza de participación de 1,28%, por debajo del promedio nacional. Algo que se repitió en las otras dos comunas del sector oriente, La Reina y Ñuñoa, que tuvieron un alza bajo un punto porcentual.

Los motivos detrás de este fenómeno están por ser analizados, pero hay un factor que claramente confluye: son los municipios con mejor situación socioeconómica de la región, y la incertidumbre es si la movilización se mantendrá en ese nivel o subirá en los próximos comicios.

La baja en el “bloque fiel” de Piñera

Buena parte de los más de 500 mil votos adicionales en la elección de ayer respecto del balotaje de 2017 los explican dos regiones: la Metropolitana y la de Valparaíso (con poco más de 100 mil votos extra). Pero hubo regiones donde la participación bajó respecto a esos comicios, con lo cual el promedio final sólo subió un par de puntos en comparación (de 49% a 50,8%).

Hay un elemento en común: es un bloque de seis regiones de la zona sur entre Maule y Los Lagos, que incluye además a Ñuble, Biobío, La Araucanía y Los Ríos. Donde hubo una mayor baja fue en La Araucanía, con un descenso de ocho puntos porcentuales.

Hay otro dato a mirar. Cuatro de esas regiones -Maule, Ñuble, Biobío y La Araucanía- fueron las que le dieron mayor apoyo a Sebastián Piñera en la segunda vuelta, con aumentos masivos de participación y porcentajes que en varios casos superaban el 60%. En La Araucanía, además, fue el lugar donde mejor le fue en la primera vuelta a José Antonio Kast.

Otro punto es que dichas regiones tienen tasas activas de Covid-19 que están por sobre 100 casos por cada 100 mil habitantes, elevadas para el nivel nacional y con varias comunas en fases 1 y 2 del plan Paso a Paso. Esto podría explicar el descenso; sin embargo, otras regiones en igual o peor situación, como Arica y Parinacota, Aysén y Magallanes presentaron alzas en su participación.

¿Qué pasará en los próximos comicios? ¿Volverán a participar apoyando a opciones de derecha, se mantendrán al margen o cambiarán de percepción? ¿Jugará también un rol la evolución del coronavirus? Son todas preguntas que se comenzarán a contestar en los próximos días. Por ahora, los datos quedan a la mano para ser examinados.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.