El discreto equipo que ayuda a sacar adelante la Convención Constitucional

No fueron electos como constituyentes, pero hoy son parte relevante del accionar de la CC, ya que son los encargados de que todo fluya: las sesiones, las comisiones, las votaciones, los desplazamientos, la comunicación. La mayoría proviene de la Cámara de Diputados, y otros, de las universidades de Valparaíso y la Católica.




El jueves los convencionales constituyentes no tuvieron servicio de agua ni de cafetería mientras sesionaban. La orden para ese servicio se había traspapelado y se normalizó durante la tarde. Estas cuestiones prácticas no se anticiparon antes de que la Convención Constitucional empezara a trabajar y ha sido necesario ir resolviéndolas sobre la marcha. Eso llevó a la mesa formada por Elisa Loncón y Jaime Bassa a solicitar cooperación a distintos lados.

Así es como un contingente importante de funcionarios de la Cámara de Diputados, un abogado del Senado, dos expertos en logística de la Universidad de Valparaíso y un vicerrector de la Pontificia Universidad Católica (PUC) se han integrado a la Convención Constitucional (CC).

Todos ellos han sido cedidos en “comisión de servicio” por sus organismos contratantes, utilizando el esquema habitual en la administración pública para proveer de funcionarios experimentados y tapar las lagunas abiertas en otros sitios.

El tiempo que prestarán sus servicios aún no está bien definido. Algunos como los de la Cámara al parecer estarían por todo el tiempo que se extienda la convención, mientras que los de la UV, hasta que logre su autonomía administrativa.

Los más visibles sin lugar a dudas son los secretarios que aparecen en las transmisiones. Vamos desglosando.

John Smok: el oficial mayor de la secretaría general de la Cámara de Diputados hoy se ha transformado en una de las figuras principales de la testera pues como secretario provisional de la convención está a cargo de otorgar la palabra, de cortar los discursos según el tiempo previsto, y de dirigir y certificar las votaciones. Tras bambalinas, prepara los comparados, ordena las propuestas que la mesa después pone en debate y se encarga de enviar los oficios –ya van en 82- con requerimientos de parte de los constituyentes a las otras reparticiones públicas.

Leonardo Luaiza: era el Oficial de Partes en el Congreso y hoy realiza el mismo trabajo como encargado de la recepción y registro de documentos, que no existía en el plano original de la Segpres para la CC. También actúa como oficial de actas en las sesiones.

Constanza Toro, Cristián Ortiz: eran abogados ayudantes en la Cámara, y ahora están como secretarios de las comisiones de Ética y de Presupuestos de la CC, respectivamente.

Margarita Cereceda: jefa de prensa en la Cámara, llegó a hacerse cargo de las comunicaciones oficiales de la convención y deberá construir un perfil para formar un departamento afín.

Juan Veglia: estaba en la Academia Parlamentaria de la Cámara y llegó a la CC a apoyar en la coordinación protocolar con la agenda de audiencias públicas de la mesa.

David Abarca e Ignacio Osorio: como encargados de informática de la Cámara estuvieron comandando la instalación de los computadores y reconocimiento facial. Al principio, unos 10 profesionales de esta área se trasladaron al edificio del ex Congreso, ahora ya todo implementado quedaron ellos dos de punto fijo para coordinarse con la productora contratada por Segpres.

A todos ellos se suman el administrador de la sede del ex Congreso en Santiago, Jorge Eberle, y su personal, y los dos secretarios de comisiones, Mario Rebolledo y Carlos Camara, que aterrizarán para presidir las nuevas comisiones que se irán creando en la CC.

Julián Saona: abogado de la secretaría general del Senado, es hasta ahora el único funcionario que dispuso este órgano para la CC donde ha ejercido como oficial de acta y ahora como secretario de la Comisión de Reglamento.

UV nexo con la Segpres

Bassa emitió un SOS a su casa de estudios, y la UV lo acogió. “La mesa tomó contacto con nosotros para ver la posibilidad de prestar apoyo en el ámbito administrativo operacional, porque no contaban con estructura de soporte para abordar las tareas del funcionamiento material de la convención”, recuerda el rector Osvaldo Corrales.

Entonces convinieron en enviar dos personas con experiencia para que realizaran un diagnóstico y propusiesen un modelo de gestión para la operatoria cotidiana de la mesa. Perfilaron la necesidad, hablaron con dos funcionarios quienes “entusiasmados” aceptaron, quienes desde el 12 de julio viajan todos los días desde Valparaíso, se trasladaron con sus computadores y hasta con sus claves para ingresar al sistema de Compras Públicas mientras la convención tramita las propias.

Ellos asumieron la interlocución como representantes de la mesa de la CC ante la secretaría técnica de la Segpres. Lo primero que hicieron fue reunirse con la encargada, Catalina Parot.

Jorge Dip: abogado que hace 3 años trabaja como director de administración y logística en la UV. También fue gobernador de Valparaíso durante el segundo gobierno de Bachelet. En la CC se está encargando de las compras públicas, licitaciones, adquisiciones, inventarios, presupuestos transparencia activa como la declaración de intereses y patrimonio de los convencionales, hasta el pago de sueldos.

José Cortez: trabajador social que en la UV era el encargado de campus por lo que llegó a la CC con su expertise a solucionar problemas operativos relacionados con grandes actividades para ordenar las solicitudes de los miembros de la CC.

Esta no es la primera vez que la UV dispone a sus funcionarios, pues hace poco cuando el seremi de salud regional, Francisco Álvarez, contrajo Covid, la Subsecretaría los contactó para que asumiera el profesor Jaime Jamet como subrogante.

“El volumen de requerimientos que la Segpres le hacía a la mesa con documentos sobre licitaciones, con un tiempo limitado para hacer el análisis, hacía que se vieran sobrepasados con creces. Por eso se hacía necesaria una interfaz con gente con experiencia que supiera orientarse en el sistema público”, acota el rector.

PUC y el aire

En tanto, desde la PUC están aplicando en el edificio de la convención un proyecto innovador para evitar la transmisión de Covid-19 en espacios cerrados trabajando en el monitoreo del recinto y simulando la cantidad de CO2 que hay en la CC.

En ello trabajan dos profesionales: el vicerrector de investigación, Pedro Bouchon, y el profesor de Ingeniería Wernher Brevis. “Nada más importante que la salud de quienes están trabajando acá: el cuidado del aire, la medición de los espacios y ver cómo la ventilación es clave para evitar contagios. Tras la medición, se evaluarán los protocolos y se entregarán sugerencias para la salud de todas y todos los constituyentes”, explicó el rector Ignacio Sánchez tras reunirse con la mesa.

.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.