El fútbol llega al streaming en Chile: ¿el nuevo factor clave en la guerra de las plataformas?

El Inter de Milán en la celebración de su título de la Serie A, el 23 de mayo pasado. Foto: Reuters/Massimo Pinca

Aunque Netflix ha desistido de entrar en la pelea por exhibir eventos deportivos en vivo, el streaming disponible en Latinoamérica incluirá por primera vez esa experiencia con el debut en agosto de Star+, que albergará el contenido de ESPN, como la Copa Libertadores, la Champions League y las ligas de España, Inglaterra e Italia. HBO Max también está tanteando terreno con ese tipo de programación, pero por ahora sólo en Brasil y México.




Lo más cerca que una plataforma de series y películas ha estado de hacer vibrar semana a semana a sus suscriptores latinoamericanos con un título deportivo es con el estreno de The last dance, la aplaudida docuserie sobre Michael Jordan y los Chicago Bulls de los 90, que se siguió cada lunes como si se tratara de una nueva fecha de alguna liga. Fuera de Estados Unidos (localmente los derechos eran de ESPN), la producción de diez episodios marcó uno de los puntos altos de Netflix al inicio del confinamiento mundial.

Desde eso ya ha pasado más de un año y el servicio de streaming ha persistido en el lanzamiento de contenidos similares –la reciente docuserie sobre la tenista Naomi Osaka, la actual número dos del ranking de la WTA, o el documental sobre Pelé–, mas no parece mostrar interés en abrirse a exhibir programación deportiva en vivo. Al menos hasta septiembre pasado, no era una posibilidad concreta iniciar esa aventura.

“Dudo sobre las noticias, pero los deportes, los videojuegos, el contenido generado por usuarios, si piensas en otras categorías importantes, algún día podría tener sentido”, planteó en ese momento a Variety el fundador y mandamás de la compañía, Reed Hastings.

La tenista australiana Ashleigh Barty con su trofeo de Wimbledon 2021. Foto: Reuters/Jed Leicester

La firma detrás de The Crown todavía no aprecia como algo prioritario ofrecerle títulos de ese perfil a sus 208 millones de usuarios en el mundo y sigue abocada tanto al cine como a las series. Pero no porque el número uno del rubro se descarte el resto de los competidores van a aplicar la misma estrategia a la hora de ganar terreno en la batalla del streaming.

El próximo 31 de agosto Disney aspira a marcar un hito con Star+, su servicio dirigido al público adulto, que funcionará por separado de Disney+. Según ha comunicado, su catálogo, además de contar con The walking dead, Nomadland y todas las temporadas de Los Simpson, ofrecerá la programación de ESPN. La promesa es que albergará “todo el contenido” del canal, desprendido en fútbol, tenis, basquetbol, ciclismo, golf, rugby y fútbol americano.

El plan no es otro que consolidar “la presencia de The Walt Disney Company en el mercado del streaming de Latinoamérica”, según dijo en un comunicado de prensa Diego Lerner, el jefe de la compañía en la región, que en noviembre llegó con Disney+.

Aunque todavía no se han especificado los precios (existirá un valor aparte pero también una promoción complementara con Disney+), el gigante del entretenimiento liberó el detalle de las competencias que emitirá. En fútbol contará con la UEFA Champions League, la UEFA Europa League, la CONMEBOL Libertadores, la LaLiga de España, la Premier League de Inglaterra, y la Serie A de Italia. Además, desplegará la programación de los Grand Slam y los torneos ATP y WTA de tenis, la NBA, el MotoGP, la NFL, el Tour de France en ciclismo, el PGA Tour y The Masters en golf, y eventos de rugby.

Los Angeles Lakers ante los Phoenix Suns el pasado 3 de junio. Foto: Kirby Lee-USA TODAY Sports

Al tener un pie en las películas y series y otro en el deporte, la comparativa de Star+ será frente a servicios como Netflix y Amazon Prime Video pero también ante los atributos de plataformas como Estadio TNT Sports y DirecTV Go, ambas ya asentadas en Chile. La primera cuenta en exclusiva con los partidos del Campeonato Nacional y la Copa Chile a un precio de $10.990 por mes. La segunda, en tanto, fue la única que contó con todos los partidos en vivo de las últimas Eurocopa y Copa América, así como también de LaLiga de España. Al suscribirse (entre $11.190 y $15.990 mensual) también permite ver la programación del cableoperador, con canales de películas, infantiles y tendencias.

Esa competencia podría expandirse si en el mediano plazo HBO Max decide incrementar su ambición. La plataforma del conglomerado de WarnerMedia (también dueño de TNT Sports) se quedó con los derechos exhibición de los partidos de la Champions League en Brasil y México, y a futuro podría intentar un movimiento más amplio, aunque por ahora no hay nada definido.

“Creemos que el contenido deportivo puede ser un diferencial para tener todo en un mismo lugar. Cuando decimos tener todo en un mismo lugar, no es solo deporte, es hablarle desde al más chiquito hasta a la persona más adulta”, dijo Tomás Yankelevich, el jefe de contenido de la plataforma en la región, a este medio en mayo. El streaming va por los fanáticos de las películas y las series pero también por los fanáticos del deporte.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.