El “plan de protección” a Virginia Reginato que Ana Gabriel puso en jaque al aludirla en Viña

Ana Gabriel se presentó en la tercera noche del Festival de Viña del Mar 2020. Foto: Francisco Longa/Agencia UNO

Tal como en el Festival de 2014, cuando pidió libertad para Venezuela, la mexicana volvió a hablar de la situación de Latinoamérica en su show de anoche en la Quinta Vergara. Algo poco usual en su carrera y que ayer la convirtió en tendencia en las redes sociales y en la prensa de su país. Su saludo a Reginato, en tanto, quebró el libreto del plan de no mencionar a la alcaldesa en el festival, para evitar reacciones negativas. Eso sí, el hecho no pasó a mayores.




Desde la Municipalidad de Viña del Mar y la producción del Festival dicen que no se podría hablar de una amistad como tal, pero que efectivamente hay una relación "buena onda" entre Ana Gabriel, el certamen y la alcaldesa Reginato. Que la mexicana, al igual que Shakira, es del grupo de artistas que la alcaldía de la Ciudad Jardín tiene entre sus eternos favoritos para volver a cada nueva edición del evento.

Un vínculo que ayuda a explicar que anoche, apenas transcurridos 15 minutos de su show en la Quinta Vergara, la intérprete de Quién como tú decidiera hacer una pausa para dedicarle elogiosas palabras a Reginato ("Estoy aquí, primero que nada, porque me convencieron desde muy cerquita, una gran amiga: la alcaldesa", aseguró) y a "los empresarios" a cargo de su visita.

Este mismo lazo entre Ana Gabriel y Viña explica también que ésta haya elegido la Quinta Vergara como plataforma para emitir mensajes políticos y para comparar a Venezuela con Chile, "el último país que yo pensé que iba a caer en las manos y en las garras de unos pocos", según dijo anoche. Una frase que fue celebrada por figuras políticas locales, como Camila Flores y José Antonio Kast, y que ha llamado la atención entre la prensa mexicana y los seguidores de la cantante, siempre muy reservada en cuanto a vida privada y sus opiniones personales.

De hecho, anoche la solista de 64 años se convirtió en tendencia en las redes sociales de su país, en lo que fue interpretado como una "salida del clóset político", ya que durante el show también deslizó críticas al gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

"Viendo la situación de mi país, viendo la situación que continúa en esos países tan hermosos como Venezuela, como Nicaragua, Honduras, después se me llenó el alma de una tristeza tan grande de ver a mi querido Chile de esta manera como está", señaló la artista.

"Y por eso me atreví ahorita a levantar la bandera, para que sepan todos los chilenos que estoy por el solo amor que siento por este país, por el amor que sale desde el fondo de mi alma. No me gusta la política, pero tampoco acepto que le hagan daño a los pueblos, no lo puedo aceptar, como no acepto lo que está pasando en México", agregó.

No es la primera vez que la intérprete elige el Festival de Viña para romper su silencio en cuanto a temas políticos. En su anterior paso por el certamen, en 2014, la mexicana habló en conferencia de prensa de los duros ataques que recibió entonces en redes sociales por haberse pronunciado respecto a la situación de Venezuela.

"No tanto por Twitter sino que por Facebook, porque he estado retuiteando cosas que están sucediendo en Venezuela", explicó, agregando que pese a las ofensas recibidas creía estar cumpliendo con su deber moral", señaló. "Como ciudadana de este planeta necesito exponer lo que verdaderamente está ocurriendo en Venezuela", subrayó.

Luego, tras su presentación en la Quinta Vergara ese año, aprovechó la oportunidad y en plena actuación volvió a clamar "por la libertad de Venezuela".

Resguardos a la alcaldesa

La mención de Ana Gabriel a "los empresarios" y su saludo a la alcaldesa Reginato no sólo desataron sonoras rechiflas entre el público –aunque se desvanecieron con rapidez-, sino que además pusieron en jaque el plan de protección que Viña 2020 diseñó para Reginato, quien anoche, a diferencia del lunes, sí asistió a la Quinta Vergara para ver el show de una de sus artistas predilectas, junto a Roberto Carlos y Shakira.

Reginato, de hecho, en esta edición del Festival, no es mencionada por los animadores ni enfocada por las cámaras de la transmisión televisiva, como una manera de resguardarla de las críticas y los abucheos en un momento cuestionado de su gestión en la Municipalidad.

Según aclaran desde la producción, más que un tema de seguridad, se trata de una forma de darle continuidad al espectáculo festivalero y evitar un inconveniente que pueda retrasar el programa.

El plan de la producción es que ese escenario se mantenga, para evitar cualquier reacción muy adversa de parte de la Quinta. Aunque la intérprete les quebró el libreto, finalmente no pasó a mayores y, más allá de las pifias, el espectáculo siguió sin contratiempos.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.