Eva García Sáenz y Dolores Redondo, las reinas del thriller en español conquistan el streaming

Las trilogías del Baztán y de la Ciudad Blanca han sido un rumor creciente entre los fanáticos de series y películas policiales. ¿La respuesta española al noir nórdico? De los estantes a la pantalla, ambas obras han convertido a Dolores Redondo y Eva García en las autoras de thriller más exitosas de nuestro idioma.




El norte de España, bajo la sombra de los Pirineos y en el borde exacto con Francia, dibuja y relata una suerte de “Chiloé europeo”; una región fuera del tiempo, enmarcada por valles profundos y bosques azules, donde lo moderno convive con el mito. Tal como el lugar común chilote, en Navarra y el País Vasco sus habitantes creen en brujos, hechizos, calderos mágicos y que desde la foresta los observa y vigila el Basajaun, una especie de Yeti peninsular, precisamente el guardián invisible de la novela del mismo nombre, primera parte de la Trilogía del Baztán, saga escrita por Dolores Redondo entre 2013 y 2015 y que desde hace menos de un año ha gozado un redescubrimento mundial de la mano de Netflix.

La tercera parte de la saga, Ofrenda a la Tormenta, se estrenó el 27 de julio pasado con Marta Etura y el argentino Leonardo Sbaraglia en los protagónicos, y ha subido en los ranking hasta convertirse en la producción de habla castellana más vista en la plataforma de streaming. Por supuesto, todo ha repercutido en reimpresiones, reediciones y traducciones a más de 20 lenguas, haciendo que Redondo quiebre el record de otras firmas del bestseller español, como Juan-Gómez Jurado, Javier Sierra o el recién fallecido Carlos Ruiz Safón.

Redondo no está sola en la carrera, la sigue de cerca Eva García Sáenz de Urturi, cuya Trilogía de la Ciudad Blanca también ha comenzado con éxito su carrera en Netflix, gatillando que su nombre ingresara con luces y fiesta en la industria editorial anglosajona. De ambas sagas, hay camino avanzado para desarrollar remakes audiovisuales a la lengua inglesa.

Mientras la Trilogía del Baztán se ambienta en el valle del río del mismo nombre, en el corazón de Navarra; la Trilogía de la Ciudad Blanca lo hace en Vitoria-Gasteiz, en el País Vasco. Localidades que además del llamativo fondo mitológico arrastran una sombría tradición de crímenes violentos vinculados a ritos paganos, receta que tanto Redondo como García supieron usar en su respectiva cocina narrativa, que aunque comparten muchos puntos en común también subrayan sus diferencias.

Marta Eutera interpreta a la detective Amaia Salazar, en Ofrenda a la Tormenta, tercera parte de la trilogía de Dolores Redondo, estrenada el 27 de julio.

La Trilogía del Baztán se desarrolla desde una perspectiva muy femenina en la que es clave la relación entre la inspectora Amaia Salazar, sus hermanas y por supuesto su particular madre. Por su parte, la Trilogía de la Ciudad Blanca lo hace desde un punto de vista masculino, con un héroe dañado, cuya fragilidad se acentúa gracias a la fuerza de las mujeres que lo rodean, entre las que destaca una hacker de 70 años, abuela que encontró un escape a la viudez y al tedio de la jubilación convirtiéndose en una improbable experta en computadores y redes.

“Me alegra que exportemos buena literatura”

En junio se hizo pública una encuesta de lectoría en España. Los libros más vendidos de la década fueron estas dos trilogías, además sus autoras encabezan la lista de los escritor más referidos y populares, superando por primera vez en 30 años a sus colegas varones.

“Hace poco me preguntaban si me sentía presionada ante el hecho de ser hoy la escritora de habla hispana más popular”, responde desde el País Vasco, Eva García Sáenz de Urturi, autora de la Trilogía de la Ciudad Blanca. “Lo cierto es que cuando abordo la tarea de la escritura todo queda fuera de la puerta de mi despacho y me centro en sacar adelante la historia y los personajes. Creo en contar historias, no en responsabilidades de la fama”.

“Mi obra aborda tanto el thriller como el sustrato pagano de las tierras del norte”, prosigue. “Más que un relato sobrenatural, que no creo que lo sea, me interesaba indagar en el poso que queda todavía de todas esas creencias precristianas que conforman una idiosincrasia muy particular del lugar donde nací y vivo, que es Vitoria, Euskadi (el País Vasco), los Pirineos, Navarra…”.

¿Estás consciente que muchos de tus lectores están descubriendo una España mágica a través de tus novelas?

Todo el turismo que ha llegado a Vitoria, debido al fenómeno literario de la Trilogía de la Ciudad Blanca y ahora por la película, es una muestra de lo que la ficción popular tiene que aportar a la sociedad. Me siento muy satisfecha de que mi obra contribuya de manera tan rotunda a poner a mi tierra en el mapa y a que las marcas “Vitoria” y “Álava” se conozcan ahora, gracias a los libros y a Netflix.

Existe aun un debate crítico respecto de separar la novela en ficción literaria de la comercial. En esta bipolaridad se reconoce que tanto tú como Dolores Redondo son un fenómeno mundial, pero se subraya la categoría de comercial o entretenimiento…

Pienso que es un debate crítico que poco a poco estamos superando. Además que es muy superfluo y sobre todo prejuicioso e ignorante. El lector actual es el más informado de la historia y cuando una novela atrapa con buenas críticas a un millón de personas significa que el escritor ha conseguido su meta literaria: que le lean, que se adentren en la historia, que la amen.

Javier Rey y Belén Rueda en El Silencio de la Ciudad Blanca, basada en la novela de Eva García Sáenz de Urturi.

En Latinoamérica tu entrada ha sido más lenta que en Europa, aunque gracias a Netflix el interés hacia tu obra se ha acrecentado…

Enhorabuena…

Al respecto, cómo se siente la creadora de un lenguaje literario al ver traspasada su historia a un lenguaje tan parecido, pero al mismo tiempo tan distinto como es la pantalla de Netflix…

En realidad es un proceso muy desempoderador para un escritor, ya que se convierte en el rostro visible de un proyecto que ya no es suyo, sino de una productora con decisiones ajenas a quien creó la historia. Fue, en todo caso, una interesante lección de vida y estoy muy feliz con el resultado…

A propósito de tu trilogía y la del Baztán, de Dolores Redondo, ya se habla de que el thriller ibérico será a esta década lo que el noir nórdico fue a la del 2010…

Comparación alimentada por la prensa cuando la obra de Dolores fue adquirida por la misma productora que Millenium de Stieg Larson…

No puedes negar que lo de ustedes es una relectura muy novedosa y original al género policial…

Efectivamente España ha venido convirtiéndose en una marca registrada del thriller literario. Si me permites, a mi juicio, con novelistas mucho más interesantes que los colegas anglosajones. Sospecho que nada sucede “de un día para otro”, toda gestación de una o varias novelas suponen muchos años de aprendizaje, de mirar lo que tenemos alrededor, documentación y escritura, amén de lo que se tarda en editar, lanzar y publicar. Me alegra, en todo caso, que exportemos buena literatura, este país siempre ha sido muy prolífico y nuestra tradición da para contar miles de buenas historias.

La Trilogía de la Ciudad Blanca está compuesta por las novelas El Silencio de la Ciudad Blanca, Los Ritos del Agua y Los Señores del Tiempo; en tanto la del Baztán por El Guardián Invisible, Legado en los Huesos y Ofrenda a la Tormenta, a la que debe sumarse la precuela aparecida en 2019, La cara norte del corazón. Ambas sagas son publicadas por Planeta y están disponibles en su adaptación cinematográfica a través de Netflix. En el caso de la Trilogía de Baztán existe también una versión en novela gráfica a través Planeta Comic a cargo del dibujante y guionista Ernest Salan.

Comenta