Fallecidos por Covid-19 disminuyen y agosto es el mes con menos mortalidad de 2021

Uno de los factores que ha ayudado a reducir la mortalidad es la masiva vacunación en el país, que ya alcanza un 86% de cobertura.

Tras la mejoría de la cifra de contagios, positividad y transmisibilidad, la caída en las cifras fallecidos era el último elemento pendiente. Así, en el último mes, la cantidad de muertes cada 100 mil habitantes se cifró en 7,28: una caída del 53% respecto de junio, el mes con más decesos registrados este año.




Primero comenzó la mejora en indicadores clave, como la positividad y transmisibilidad. Luego fue notorio el descenso de casos diarios, a inicios de julio. Y lo que vino después fue la drástica caída en la ocupación de las unidades críticas de hospitales y clínicas.

Pero lo que estaba pendiente era el descenso de los fallecidos, que en estas últimas semanas ya han iniciado una rápida desescalada en el país.

Durante esta jornada, de hecho, se informaron 46 víctimas fatales a causa del virus, muy lejos de los 221 decesos reportados el 2 de julio pasado, cifra que marcó el récord de este año.

Los datos mensuales de muertes por coronavirus proporcionados por los ministerios de Salud y Ciencias, dan cuenta de que en agosto la tasa de fallecimientos por cada 100 mil habitantes -entre muertes confirmadas y probables- se cifró en 7,28, alejándose de la alta mortalidad registrada desde abril, cuando la cifra estaba por sobre los 16 decesos por cada 100 mil personas. Así, si se compara agosto frente a junio, el mes más mortal por el virus, la caída en el indicador ha sido de un 53%.

¿La razón? Los expertos coinciden en que parte relevante de este descenso tiene que ver con el efecto poblacional de la vacuna, con un plan de vacunación que ya alcanza una cobertura del 86% a nivel nacional.

El académico de la U. de Santiago, Claudio Castillo, explica que el acumulado mensual de decesos de agosto se cifra en 1.417 fallecidos. “La tasa de muertes por 100 mil habitantes (7,28) es la más baja de todo el año si se comparan datos mensuales. Con respecto al año anterior, es similar a las tasas registradas en octubre. Sin embargo, por edad, hay diferencias. En el grupo de 80 a 89 años de edad disminuye la proporción de decesos”.

“Esta evolución da cuenta de los avances de la vacunación, de la efectividad de las vacunas para disminuir el riesgo de morir por la enfermedad”. La baja se produce en el mes de agosto. Hay una relación importante”, asegura Castillo. De hecho, a inicios de agosto el país alcanzó el hito del 80% de la población objetivo vacunada con su esquema completo.

Situación en las UCI

Tras alcanzar altas coberturas de inmunizados, la realidad de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) ha comenzado a cambiar. En Clínica Indisa, el jefe de la Unidad de Paciente Crítico, Sebastián Ugarte, detalla que muy distinto a lo que ocurría hace algunos meses, pues hoy un 20% de sus hospitalizados críticos son Covid-19.

Ugarte, incluso, asegura que en los últimos días ningún paciente ha fallecido por Covid-19 en la unidad que dirige. “En las últimas dos a tres semanas no hemos tenido fallecidos por coronavirus. Y en tiempos de epidemia, eso es un cambio muy evidente, muy distinto a lo que nos ocurría. No puedo asegurar que no tengamos fallecidos en las próximas semanas, pero en los últimos días eso no ha ocurrido”.

Quienes ingresan con la enfermedad -que hoy por hoy, son los menos- “se logran estabilizar y ser dados de alta, y los pacientes de larga estadía que tenemos se están logrando recuperar”, explica el doctor.

“Es muy probable que esto tenga una clara relación con la vacuna. Si bien esta no disminuye la transmisión, es clave para evitar internación, enfermedad grave y muerte. Pero de alguna manera, al disminuir los casos contagiados y aumentar los niveles de inmunidad en la población, la vacuna sí está contribuyendo a tener menos casos. Un segundo elemento es que los vacunados que nos llegan, aunque el Covid-19 evolucione como neumonía, en la mayoría de los casos no está teniendo en un desenlace fatal”, comenta Ugarte.

Mientras que el médico jefe del Centro de Pacientes Críticos del Hospital Barros Luco, Luis Castillo, advierte que quienes mueren en UCI actualmente “son enfermos con al menos tres semanas o más de internación, y de hecho, la imagen de fallecidos que nosotros vemos hoy tiene un retraso de tres o cuatro semanas. Dentro de un mes, la cifra que se informe debería atenuarse de forma muy importante”.

Con menos casos Covid-19 en UCI, asegura el doctor, “se ha podido manejar mejor a los pacientes, y la letalidad ha ido progresivamente siendo menor que la que tuvimos en la primera ola de la pandemia”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.