La Tercera

Formalizado por quemar Metro San Pablo declaró que quemó “sin querer” la estación

Foto: Agencia Uno.

Daniel Bustos (22), formalizado por la quema al ingreso, dijo al fiscal que "mientras le arrebataba la bolsa al Juanuco, éste alcanzó a encenderla, ignoro si con un encendedor o con un chispero, por lo que con la finalidad de que este se apagara y no provocara daños, pensé en lanzarla hacia la calle, pero al mantener un problema físico en mi mano derecha -que es con la cual mantenía la bolsa encendida- la arroje al aire chocando esta última con la reja externa de la estación de Metro San Pablo".

El viernes pasado fue formalizado Daniel Bustos Trabol (22) por el incendio al Metro San Pablo, hecho ocurrido el 19 de octubre. El imputado desde el 10 de enero está en prisión preventiva por este delito, luego de que el Quinto Juzgado de Garantía de Santiago decretara esta medida cautelar.

En su declaración entregada al fiscal Centro Norte José Morales, un día antes de enfrentar a los tribunales, el joven reconoció haber quemado la estación. Sin embargo, explicó que no fue su intención provocar el incendio.

“Para comenzar quiero manifestar que resido en la dirección antes referida desde hace 22 años a la fecha, haciéndolo en la actualidad junto a mi madre Verónica, mi hermana Joselyn y mi sobrina Neferet, ubicándose nuestra vivienda a unos cinco minutos a pie de la estación de Metro San Pablo”, dijo en la primera parte de su testimonio.

“Respecto a lo que se me consulta, puedo señalar que la tarde del 19 de octubre de 2019 me encontraba en compañía de mis amigos Diego Espinoza y Pía Monsalve, quienes residen en las cercanías de mi domicilio, el primero de estos en pasaje Isla Clarence, mientras que la mujer vive en el pasaje Isla Walton y si no me equivoco trabaja en el local Pedro, Juan y Diego, ubicado en el centro comercial de Las Rejas con Alameda”, señaló Bustos.

Según indicó, “a eso de las 17.30 nos acercamos hasta el sector de la estación de Metro San Pablo, Línea 1, quedándose el Diego y la Pía en la intersección de Av. Neptuno con calle Reina Maud, comuna de Lo Prado, donde se ubica el restaurante de nombre Máximo, apareciendo mi vecino Raúl Rojas”.

Dijo Bustos que ese vecino le indicó que “otro sujeto al que conozco como El Juanuco, de unos 50 años, contextura gruesa, de una estatura aproximada de 1.50 metros, con una barba bastante desordenada, portaba una bolsa de tela color rosado, pudiendo observar esta situación en las afueras de la puerta de acceso del Metro San Pablo, sector Línea 1, vereda oriente de Av. Neptuno”.

Detalló que se acercó a Juanuco y le preguntó qué estaba haciendo, “respondiéndome éste que intentaba encender la bolsa para lanzarla hacia el interior de la estación de Metro, por lo que con la intención de arrebatarle la bolsa, de manera un tanto violenta se la quité, percatándome que se encontraba cerrada en su parte superior, no siéndome posible mirar lo que tenía en su interior, aunque sí me di cuenta que goteaba un líquido con olor a bencina”.

De acuerdo a Bustos, “mientras le arrebataba la bolsa al Juanuco, éste alcanzó a encenderla, ignoro si con un encendedor o con un chispero, por lo que con la finalidad de que éste se apagara y no provocara daños, pensé en lanzarla hacia la calle. Pero al mantener un problema físico en mi mano derecha -que es con la cual mantenía la bolsa encendida- la arrojé al aire chocando esta última con la reja externa de la estación de Metro San Pablo, a la altura de la zona donde se almacenan los contenedores de basura”.

Dijo que la bolsa cayó “al interior de las dependencias, justo frente donde se ubica un letrero con el símbolo de la empresa Metro, donde también existe un paradero de taxis, comenzando a incendiarse de manera inmediata, ignoro por qué fue tan rápido puesto a que no vi ningún basurero en el lugar”.

Declaró que luego se alejó hacia la intersección de calle Reina Maud con Av. Neptuno, “donde me junté nuevamente con el Diego y la Pía, con quienes nos quedamos observando hacia el Metro lo que sucedía, encontrándose en esa intersección un sujeto que conozco como Bastián, quien era acompañado al parecer por su polola, una muchacha de unos veinte años”.

Agregó que “luego de cinco minutos, dejó de salir humo desde la bolsa pero después de un momento noté que salieron unas llamas gigantes desde el interior de la estación, incendiándose así por completo”.

Al final de su declaración, indicó que ese día no estaba con su celular porque se le había caído del camión en el que trabaja como peoneta y quedó la pantalla en negro.

Además, se extrajeron cuatro capturas de pantalla y cuatro audios de voz entre Bustos y su hermana Joselyn el 19 de octubre. La hermana dijo a las 00.04: “Dile a la Vero que estamos acuarteladas todas las garzonas. No podemos retirarnos del Estadio Español. Me voy a quedar aquí, somos 17 garzones en total”. Y Bustos le respondió a las 00.09: “Ya si yo ando prendio a too ritmo aquí en la calle, en el Metro San Pablo está la media caga, yo llegando a la casa le aviso. Y está la Nefe acostá, así que tranquila no ma’ los perros c… tienen que morirse todos”.