Ganan menos que en EE.UU y optan por canjes: Los primeros resultados de la fiscalización del SII a influencers chilenos

Luego del análisis del negocio realizado el año pasado, la autoridad ajustó los criterios de selección para que estos reflejen de mejor manera los ingresos del segmento, de acuerdo a la realidad de nuestro país. Dado el tamaño y desarrollo del mercado nacional, se enfocó el análisis en Instagram, sin perjuicio de mantener control en redes sociales emergentes, con usuarios de un perfil más joven.




A tono con los tiempos, el Servicio de Impuestos Internos (SII) hace un año decidió incorporar dentro de su plan de gestión de cumplimiento tributario el análisis de nuevas tendencias de la economía digital, centrando su foco -entre otros- en los denominados influencers. Se trata de una figura del marketing que ha cobrado relevancia en redes sociales, pues cada vez es más recurrente que usuarios con un gran número de seguidores realicen campañas publicitarias pagadas.

Luego del análisis del negocio realizado el año pasado, la autoridad ajustó los criterios de selección para que estos reflejen de mejor manera los ingresos del segmento, de acuerdo a la realidad de nuestro país. Dado el tamaño y desarrollo del mercado nacional, el análisis se enfocó en la app Instagram, sin perjuicio de mantener control en redes sociales emergentes, con usuarios de un perfil más joven. El universo de contribuyentes analizados en Instagram subió de quienes tienen 100 mil seguidores, a aquellos que superan el millón.

En las entrevistas y reuniones que tuvo el SII con influencers pudo determinar que en general cumplen con sus obligaciones tributarias, emitiendo la documentación correspondiente, aunque en algunos casos se les asistió en el proceso de cumplir con sus obligaciones tributarias, como la presentación de declaraciones y rectificatorias, cuando fue necesario. Durante la siguiente etapa se realizarán acciones preventivas a fin de modificar el comportamiento tributario en aquellas áreas donde se detectaron diferencias, como por ejemplo respecto de la declaración de canjes.

El modo en que deberán tributar las figuras públicas por ser influencers

A fin de determinar el riesgo en este sector, el SII midió las utilidades estimadas en relación al modelo de negocio al que pertenece el contribuyente, definiendo dos modalidades. Ello, para detectar riesgos específicos, tales como informalidad en la realización de ciertos negocios y la no declaración de ciertos ingresos, como por ejemplo, los canjes.

Modelos de negocio

A la fecha, el trabajo desarrollado por el SII se enfocó en la caracterización del segmento, indagando en los modelos de negocio, efectuándose entrevistas con expertos en comunicaciones, agencias de medios y directamente a más de una decena de “influencers” con más de un millón de seguidores. No obstante, la autoridad declinó revelar quiénes fueron entrevistados, aunque el año pasado se supo que Karol Lucero y otros “famosos”, como Pamela Díaz, se reunieron con el SII para aportar antecedentes respecto de cómo funciona este modelo de negocio. La entidad también compartió experiencias con otras administraciones tributarias en sesiones multilaterales en grupos de trabajo de la OCDE y bilaterales, por ejemplo con Brasil y Suecia.

De lo anterior obtuvo resultados relevantes, tales como el modelo de pago y su correlación con los views, likes o suscripciones (entre otros); el cambio del negocio hacia una desintermediación de agencias y la diferencia entre nuestro mercado y el de otros países OCDE, donde, por ejemplo, lo importante ya no está en los influencers ni en las plataformas, sino que en los gamers de elite o jugadores virtuales profesionales que participan en torneos a nivel competitivo, cuyo número en nuestro país aún es bajo, pero es un modelo de negocio que viene en alza.

Según el análisis realizado por el SII, los modelos de negocios de los influencers son básicamente 2: En el primero, el control del negocio lo tiene la plataforma respectiva. En este caso, la marca contacta a la plataforma para llegar al público que definió como objetivo. Mientras que en el segundo caso, el control del negocio lo tiene el influencer: la marca lo contrata directamente o mediante agencia, y la plataforma no tiene control directo del negocio.

La industria de influencers en Chile, dado el tamaño del mercado local, recién está tomando forma, generado solo ingresos ocasionales en algunos de estos rubros. Según el SII, ejemplo de ello son los, podcasters o gamers y para el caso de contribuyentes cuyo principal ingreso es publicidad, las remuneraciones totales no parecieran ser de extraordinaria consideración.

Los montos involucrados son significativamente menores a los de otros mercados. En YouTube, los datos obtenidos de Socialblade se basan en ingresos promedios por publicidad en USA, donde se paga (a agosto 2019) USD$11. por 1.000 vistas. Sin embargo, en Chile se pagaría USD$1 por 1.000 vistas, lo que reduce significativamente los ingresos”, acotó el SII.

“Los influencers más relevantes cumplen con sus obligaciones tributarias, aunque en otros segmentos existe en general un desconocimiento de las normas. Hay quienes trabajan con agencia, contador y facturan todo. Otros emiten boletas por prestación de servicios, declarando todo como ingresos independientes”, concluyó.

El segmento de contribuyentes influencers es analizado por el equipo de riesgos de altos patrimonios, dependiente de la Subdirección de Fiscalización que lidera la ingeniera Civil Industrial, Carolina Saravia. “Se mantendrá un enfoque colaborativo, de educación tributaria, con acciones preventivas como la de enviarle a los influencers identificados un correo recordándoles los ingresos que deben tributar o publicando en nuestra página web información segmentada de interés para el cumplimiento, como preguntas frecuentes vinculadas a las actividades económicas que realizan. Naturalmente este enfoque no obsta para que, en los casos de contribuyentes con conductas reiteradas de mayor riesgo potencial de incumplimiento, se realicen las acciones correctivas que correspondan”, afirmó el SII a La Tercera PM.

¿Qué piensan los influencers?

Mauricio Hernández, padre de Ignacia Antonia (una popular tiktoker y youtuber chilena) cuenta que hace dos años encomendó todo el trabajo vinculado al pago de impuestos a un equipo de abogados expertos en asuntos tributarios. “La idea es que las cosas funcionaran bien para que más adelante no hubiera problemas. Esto nos ayuda a mantener un orden y una línea de trabajo igual. Antes trabajaba más con marcas grandes y ahora desde que pasó la crisis se ha dedicado a impulsar a pequeños emprendedores que han quedado sin trabajo”, relata.

“Ignacia más adelante querrá comprarse su automóvil o casa y la idea es que pueda demostrar ingreso. Ella se dedica a su público y en marzo del año pasado en Ripley del Florida Center estuvo desde las 11 de la mañana hasta las seis de la tarde firmando libros. Había una cola impresionante y firmó 2.700 libros”, acota.

La chef Connie Achurra cuenta con casi un millón de seguidores en Instagram y actualmente tiene un programa en MEGA: “Comer y Sanar”. A su parecer, “el canje es una opción de trueque en el fondo donde tu ofreces una vitrina a cambio de un producto. Yo en general trabajo con canje con emprendimientos. Más que con canje, muchas veces me pasa que a algún emprendedor le ofrezco mostrar su trabajo porque me parece interesante, muchas veces uno les dice: no necesito que me mandes nada, estamos bien, y la gente de agradecimiento te envía regalos”.

Tal es la masividad e impacto de las redes sociales que incluso hoy mascotas pueden vivir en base a la publicidad que realizan en sus fotografías en Instagram. Ejemplo de ello es caso de MEGATO. Se trata de un gato de color naranja, cuya alimentación se sustenta en base a las publicaciones en los que promociona @biofreshchile.cl y que vive en las dependencias del canal Mega.

Entre los chilenos con mayores seguidores en Instagram figuran Alexis Sánchez con 10,6 millones de seguidores y Raquel Calderón con 1,5 millones. Mientras que en YouTube figura también Germán Garmedia con su canal Hola Soy Germán que cuenta con 41,3 millones de suscriptores.

Comenta