“General, necesito hablar con usted”: El desconocido whatsapp de Orsini al director de Carabineros por control a Jorge Valdivia y que inició toda la polémica

La primera gestión de la diputada no fue ni el "telefonazo" a la general Karina Soza ni al subdirector Marcelo Araya. Al primero que contactó, según información a la que accedió La Tercera PM, fue al máximo jefe de la institución, el general director Ricardo Yáñez, a quien le relató lo ocurrido en un control preventivo al exfutbolista. El alto oficial estaba de vacaciones, así que sólo se limitó a compartirle el teléfono de quien, en ese momento, lo subrogaba al mando de Carabineros. El caso ya dejó de ser una mera anécdota en la policía uniformada y sus esquirlas hoy alcanzan a la institución y complican el escenario de la parlamentaria.


Ya van a ser diez días de una polémica que comenzó con rumores, desmentidos y una serie de dimes y diretes en el mundo del espectáculo que involucraba a la diputada RD Maite Orsini, al exfutbolista Jorge Valdivia y a la modelo Daniela Aránguiz. Pero, luego de que La Tercera revelara que la parlamentaria llamó a la general de Derechos Humanos de Carabineros, Karina Soza, para exponerle sobre la supuesta ilegalidad cometida por dos funcionarios policiales en un control preventivo de identidad al exdeportista, la historia cambió de tono. Y en un nuevo capítulo de esta trama, el caso ahora tocó a la máxima autoridad de la institución: el general director Ricardo Yáñez.

Al principio la parlamentaria se autodenunció ante la Fiscalía, para que se demostrara que ella no intervino ante fiscales por el control de detención de su cercano amigo deportista, como denunció Aránguiz. Sin embargo, hoy gran parte de los involucrados citados a declarar al Ministerio Público, en una investigación por presunto tráfico de influencias, son justamente los carabineros que ella contactó. Sin ir más lejos, este viernes prestó testimonio la general Soza y luego lo hizo la propia ex Mekano.

Esta misma investigación ahora incluye lo dado a conocer el jueves 9 de marzo por radio BioBio, medio que publicó que luego del llamado de Orsini a la general Soza, Jorge Valdivia fue recibido por tres generales de Carabineros en el Edificio Norambuena. El día de la cita, además, el exseleccionado nacional recorrió las instalaciones de la policía uniformada generando un ruido interno que no tiene contentos a gran parte de los mandos medios de la policía uniformada. Voces al interior lo tildan de un “privilegio” y una acción fuera de lugar que sólo complica más la historia e involucra al alto mando.

Esto último, porque la visita de Valdivia al edificio ubicado en calle Amunátegui fue dispuesta por el subdirector, Marcelo Araya, quien le encargó al jefe de la Zona Este, Jean Camus, que recibiera al exdeportista para explicarle de qué se trata la labor policial y extenderle, de alguna manera, las explicaciones por el control de identidad del cual fue objeto en Vitacura, el 25 de enero, y que terminaron con Valdivia esposado en la 37° Comisaría.

El nexo Araya-Orsini-Valdivia

El general Araya se había enterado de lo ocurrido con Valdivia en Vitacura de primera fuente. Lo habló al día siguiente de la fiscalización con la propia diputada Orsini, sin saber que esta también había contactado a la general Soza. Era el segundo en hablar con la diputada, a quien le explicó que había una investigación interna en curso para determinar por qué el exjugador de Colo Colo había sido esposado y llevado a una unidad policial. Fue ahí donde Orsini le pidió al general -que en ese entonces subrogaba al director, Ricardo Yáñez- que eso mismo que le contaba a ella, se lo dijera a Valdivia, así que le compartió su contacto telefónico. Araya, reenvió el mensaje al general Camus para que organizara lo que para algunos fue un verdadero “tour” por las instalaciones de Carabineros y, además, un “desproporcionado” acto de desagravio.

Dos “telefonazos” y un whatsapp

Pero el general Araya tenía una razón para ponerse en contacto con la diputada RD. Su superior, el general Yáñez le había transmitido que Orsini necesitaba hablar con alguien del alto mando, así que le compartió su contacto.

El interés de la parlamentaria de transmitir lo ocurrido a Valdivia a Carabineros, entonces, no tuvo su origen en el llamado a Soza, ni tampoco en los contactos con Araya, acudió hasta el propio general director, la máxima autoridad de la institución. Fue su primera y gran carta dentro para exponer lo que para ella había sido un trato abusivo de derechos humanos contra el exfutbolista.

“General, necesito hablar con usted”, le escribió Orsini a Yáñez a través de WhatsApp. El alto oficial le explicó que estaba haciendo uso de su “feriado legal”, es decir vacaciones, pero la diputada igualmente le relató lo ocurrido con Valdivia. El jefe policial le insistió que él no estaba trabajando y que quien estaba a cargo de la institución en esa fecha era el general Araya. La máxima autoridad procedió, entonces, a compartirle su contacto.

En Carabineros el caso dejó de ser anécdota, pues los mandos medios aseguran que el hilo “se cortará por lo más delgado” y que la investigación interna a los policías que hicieron el control de identidad “ya está viciada”, pues los generales a cargo de supervisar esa indagatoria se fotografiaron con el denunciante. El tema al interior de Carabineros amenaza con escalar y que sus esquirlas lesionen más allá del mundo del espectáculo y el Congreso. Esto lo determinarán las indagatorias penales y administrativas en curso.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El fuerte sismo que se sintió en la Región Metropolitana, sorprendió a periodistas e hizo que algunos comentaristas arrancaran del estudio.