Gobierno ha reunido US$ 82 millones para financiar la COP25

cop25

Según informó el Ministerio de Medio Ambiente, faltaría sólo US$1 millón para alcanzar el piso mínimo para organizar la cumbre climática de la ONU. Esta recaudación se ha logrado en gran medida por los aportes recibidos desde el extranjero que a la fecha ascienden a los US$ 33 millones. En total, estiman recibir recursos por hasta US$ 115 millones.




"Hemos superado las expectativas en el levantamiento de recursos internacionales para la acción climática en Chile, gracias a la COP25", afirmó la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, acerca de las acciones realizadas para conseguir financiamiento desde el extranjero, que permitan organizar en el país la cumbre de la ONU sobre el cambio climático, que se llevará a cabo entre el 2 y el 13 de diciembre.

Han sido las donaciones internacionales las que han posibilitado, en gran medida, que la recaudación de fondos hasta el momento ascienda a US$ 82 millones, a tan sólo un millón de dólares de alcanzar el piso mínimo establecido en el presupuesto inicial para costear la cumbre, luego de que se confirmara a Chile como sede de la reunión.

Según informan a La Tercera desde el Ministerio de Medio Ambiente, los recursos levantados desde países y organismos extranjeros -que ascienden a la fecha a US$ 33 millones- se suman a los US$ 35 millones entregados por el Estado a través de una ley especial que se aprobó en abril, y a los aportes del mundo privado, que alcanzan los US$ 14 millones hasta el momento.

Pero además, en la secretaría de Estado estiman que la recaudación de fondos en los meses que quedan hasta la cumbre podría superar lo requerido y llegar hasta los US$ 115 millones: con un total estimado de US$ 60 millones en donaciones internacionales y US$ 20 desde el empresariado.

Con este presupuesto se contempla financiar no sólo los costos asociados a la reunión de la Conferencia de las Partes, sino también levantar una serie de iniciativas relacionadas con el cambio climático y anexas a la cumbre.

De hecho, los recursos provenientes desde el extranjero están destinados específicamente para este fin. Entre los proyectos se encuentran la elaboración de un mapa de vulnerabilidad y riesgo frente al cambio climático para Chile, iniciativas que permitan la transición energética a energías renovables y descarbonización de la matriz eléctrica, diálogos y talleres ciudadanos en regiones y también para científicos, la donación de buses eléctricos para la COP25 (que luego irían a regiones) y la elaboración de una Estrategia Climática de largo plazo, entre otras.

"Levantar el financiamiento para la COP25 es un desafío mayor pero ha significado una gran oportunidad de apalancar recursos para apoyar a Chile en el desarrollo de la acción climática y posicionarnos como líder regional en esta materia", agregó la ministra Schmidt.

Por otra parte, desde la gerencia general de la COP25, encabezada por Cristián Varela, aseguran que los trabajos para la construcción de la sede de la cumbre, en el Parque Bicentenario de Cerrillo, "van según lo planificado Se hizo trabajo de suelo y compactación y ya se encuentran levantando primeras estructuras".

Proyectos concretos

Desde el ámbito de las organizaciones medioambientales y el sector político celebran la obtención de los recursos necesarios. No obstante, piden que los recursos para proyectos sean destinados a iniciativas concretas para solucionar problemas de las comunidades y que los fondos sean manejados con transparencia.

"En general, una COP cuenta del orden de los US$ 100 millones, por lo que lo recaudado al momento por el gobierno es bien auspicioso", dijo Flavia Liberona, de la Fundación Terram e integrante de la Comisión Asesora Presidencial para la COP25. "Sólo esperamos que ese dinero para actividades asociadas a la cumbre no se gaste sólo en charlas ciudadanas y ferias, sino que sean ocupadas en soluciones concretas para las personas en regiones que están sufriendo los impactos del cambio climático", agregó.

Entre ellos, planteó Liberona, generar una política pública de gestión del agua para asegurar el acceso de las personas al recursos; hacerse cargo de las "zonas de sacrificio, como se comprometió el Presidente el año pasado en la ONU, o perfeccionar los planes de descontaminación para las ciudades del sur, que no dan abasto para solucionar la contaminación ambiental por el uso de leña".

El senador Jorge Pizarro (DC), en tanto, afirmó que "teníamos preocupación de que el fisco tuviera que poner más dinero y de que los aportes del sector privado no llegaran a lo esperado, según lo que habíamos escuchado. Pero si se tiene este nivel de aporte, esperamos que una vez que termine el evento se puedan trasparentar todos los recursos ocupados y el detalle de los ítem a los que fueron destinados".

El parlamentario fue uno de los mayores críticos de la ley que aprobó el financiamiento estatal de la COP25, por el artículo en que se establece que la Fundación Imagen de Chile es facultada para administrar los recursos y para "celebrar actos y contratos que impliquen obligaciones hasta por un monto total de US$ 90.000.000", según dice la ley.

"Nos preocupó en ese momento que el Estado tuviera que ser aval de los recursos que pudieran faltar y debiera desembolsar mas dinero", expresó el Senador.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.