Juan Pablo Letelier (PS): “Habría sido un honor representar al Presidente Boric en EE.UU. (…), pero las redes sociales hacen lo suyo”

Juan Pablo Letelier

Juan Pablo Letelier: “Algunas personas cercanas al gobierno han sido muy demandantes, hipercríticos y ligeros de lengua”.

El exsenador socialista confirma que su partido lo propuso como embajador en Washington, cuenta que estaba muy motivado, y deja entrever que la polémica que se produjo en redes sociales sobre las embajadas como premios de consuelo, influyó en su fallida nominación. “Hay algunas personas que se mueven mucho por lo que dicen las redes sociales", dice Letelier, quien reafirma su disposición a postular para ser el nuevo presidente del PS.




“He estado cerrando y entregando las cinco oficinas que tenía en la región (O’Higgins), aparte de las que tenía en el Congreso en Valparaíso y en Santiago. Viendo donde guardo lo que fui acumulando durante tres décadas, entre ellos, muchos recuerdos. En estos trámites me han preguntado ¿cuál es su actividad? Yo respondo: “Ninguna, estoy cesante”, cuenta Juan Pablo Letelier.

Letelier (61 años) fue electo cuatro veces diputado por el exdistrito 33 (Codegua, Coinco, Coltauco, Doñihue, Graneros, Machalí, Malloa, Mostazal, Olivar, Quinta de Tilcoco, Rengo y Requinoa) y dos periodos de ocho años como senador de la Sexta Región. Las seis elecciones las ganó con la primera mayoría.

-El hombre es un animal de costumbres, dicen. ¿Ha sido difícil cambiar una rutina de 32 años?

-Hasta ahora no lo sé, porque como te contaba, desde el 11 de marzo he estado con muchas actividades relacionadas con el cierre de una etapa de mi vida. Lo primero que hice fue tomarme una semana con mi señora (Marcela Briones) fuera de la ciudad y recién he iniciado algunas conversaciones para ver a qué dedicaré mi tiempo libre, como dice la canción de (José Luis) Perales. Antes de entrar al Parlamento (en 1990) yo no tenía actividades privadas, tampoco tengo empresas…

-Su nombre sonó como embajador en EE.UU. Había una historia y una épica detrás de su nominación que para muchos lo acercaban al cargo. (Letelier es hijo del canciller Orlando Letelier, quien murió asesinado por agentes de la DINA el 21 de septiembre de 1976 en Washington). ¿Sabe qué pasó?

-Eso es algo que hay que preguntarle al Presidente Boric. Se ha mencionado el nombre de Juan Gabriel Valdés como embajador en EE.UU., quien es una persona extraordinaria a la que le tengo un afecto, reconocimiento y un cariño ilimitado. El Partido Socialista entregó al Presidente Boric nombres para diferentes áreas en la instalación del gobierno y que haya propuesto mi nombre (para la embajada de EE.UU.) es una posibilidad y me siento muy honrado si lo hicieron. Yo no hablé con nadie del gobierno. Sí le puedo decir que habría sido un honor para mí representar al Presidente Boric en Estados Unidos, habría sido un desafío maravilloso, cargado de todo tipo de sentimientos y recuerdos. La sociedad norteamericana, al igual que la nuestra, está viviendo profundos cambios y Chile necesita construir puentes para los nuevos tiempos con este país.

-¿Cree que en la decisión del gobierno pueda haber influido la polémica que se produjo en redes sociales sobre las embajadas como premios de consuelo?

-Las redes sociales hacen lo suyo, en eso no hay duda. El diputado (Gonzalo) Winter dijo que su sector tiene un problema con Twitter, yo creo que hay algunas personas que se motivan y se mueven mucho por lo que dicen las redes sociales, pero es parte de la época en que vivimos. Si la filtración de La Tercera donde aparecía mi nombre como posible embajador en EE.UU., que se reprodujo en Twitter, influyó... O fue la entrevista de Mónica Rincón al Presidente la que puede haber afectado su decisión (El 13 de marzo en una entrevista en La Moneda, la periodista de CNN le recordó a Boric que en su campaña había prometido que las embajadas no podían ser premio de consuelo)… Yo le puedo decir que la política internacional es un tema que ha sido mi vida y gran parte de mi trabajo en el Parlamento, y ya me he curado de espanto con las redes sociales y no las miro.

-¿Cómo era, o es, su relación con Boric y los dirigentes del FA que hoy gobiernan el país?

-Conocí a Camila Vallejo, a Giorgio y a otros dirigentes del movimiento estudiantil en 2011, en el primer gobierno de Piñera. Era vicepresidente del Senado e intenté hacer varios puentes entre ellos y el entonces ministro de Educación, Felipe Bulnes. Nunca tuve una relación de afectos ni de amistad. Tenemos una diferencia generacional y cuando ellos llegaron a la Cámara yo ya estaba en el Senado. Sólo me tocó interactuar con Giorgio y su asesora Javiera Martínez (actual directora de Presupuesto) en el marco del debate de la ley de Presupuesto. (Letelier se traslada del 2011 a mayo del 2021 y continúa) Fui uno de los que planteó al interior del PS que era el momento de hacer un cambio en la política de alianzas que habíamos tenido durante tres décadas, y de que participáramos en las primarias con el Frente Amplio y el PC, porque tiene que ver con mi historia... (Ahora retrocede a 1987) En sus inicios no fui partidario de la Concertación, no vengo de la llamada vertiente de alianza democrática, vengo del MDP (Movimiento Democrático Popular que integró el PC y el PS-Almeyda entre 1983 y 1987), por eso lamenté mucho la reacción del PC y de sectores del FA (veto al PPD y al PR) que hicieron fracasar el acuerdo. Estoy convencido que lo natural es transitar hacia una sola alianza que reúna a toda la izquierda, como el Frente Amplio uruguayo. Creo que la relación PS-PC es necesaria para el período histórico que estamos viviendo, pero hoy soy un mero observador.

"Estoy cesante", dice Letelier tras 32 años como parlamentario de la Región de O'Higgins: 16 como diputado y 16 como senador.

“A los gobiernos hay que cuidarlos”

-¿Cómo ha visto la partida del gobierno?

-Al igual como ha sucedido con todos los gobiernos, es un equipo que le ha costado instalarse. Eso es un dato objetivo. Los medios han estado muy proactivos en vigilar este proceso de instalación y algunos sectores cercanos al gobierno han sido muy demandantes, hipercríticos y ligeros de lengua. Me sorprende mucho que personas que respaldaron con entusiasmo a Gabriel Boric en su campaña lo critiquen ahora con tanta ligereza.

-¿Se refiere a los senadores de su partido, Fidel Espinoza y Alfonso De Urresti, que han sido muy críticos con el ministro Giorgio Jackson?

-Siento que este es mi gobierno y yo a mi gobierno lo apoyo. Puedo tener juicios y diferencias, pero hay formas de decir las cosas. Nunca he hecho críticas de esa forma a ministros de mi gobierno. No es mi estilo. A los gobiernos hay que cuidarlos y espero que en el cónclave en Cerro Castillos se haya logrado generar mecanismos para resolver discrepancias.

-¿Se la va a jugar por presidir el PS?

-Nosotros no tenemos una elección directa, por lo que no existen campañas presidenciales. Se elige a un comité central de 110 miembros, que son los que luego escogen la mesa directiva y creo que no hay que poner la carreta delante de los bueyes.

-¿A qué se refiere?

-Soy de los que creen que el PS tiene una responsabilidad muy grande en esta coyuntura y antes de definir candidatos (a la presidencia), necesitamos ponernos de acuerdo sobre el rol que jugará la próxima dirección. A diferencias de elecciones anteriores hoy necesitamos un acuerdo lo más amplio posible entre todos los sectores para colaborar en forma correcta en el éxito de este período presidencial. Porque este es un ciclo político que comienza con este gobierno, pero no termina con este gobierno, y el PS necesita hacer un esfuerzo muy grande de rearticulación social y de promoción de nuevos liderazgos. Si hay disposición a lo anterior postularé al comité central y, con los resultados en la mano, veremos cuál es el mejor equipo que puede ayudar a sacar adelante esas tareas.

-Se habla de un acuerdo en torno al nombre del senador Alfonso De Urresti. ¿Qué le parece?

-Si Alfonso es la mejor propuesta, fantástico, pero antes pongámonos de acuerdo cuál es la mejor mesa para colaborar con el gobierno, sacarlo adelante y asegurar un proceso constituyente lo mejor posible. Se han mencionado los nombres de Alfonso, de la Paulina (Vodanovic), de Fidel (Espinoza), el mío, el de Camilo (Escalona), todos ellos son parte de la historia del partido y podrían colaborar muy positivamente. También hay quienes creen que debe ser un presidente o presidenta sub 40...

-¿Cómo evalúa la gestión de Álvaro Elizalde?

-La presidencia de Álvaro Elizalde hay que medirla por sus resultados y ellos están a la vista: el PS hoy es un partido relevante en el país, con presencia en la Convención Constitucional, con una bancada significante de senadores y diputados, y es parte del gobierno del presidente Boric.

-Pero perdió tres elecciones presidenciales consecutivas: con Alejandro Guillier en 2017 y con Paula Narváez y Yasna Provoste en 2021.

-Sí, el tema presidencial es otra forma de medir su gestión, pero a mí me parece inadecuada, porque no fue él el que perdió esas tres elecciones, así como tampoco fue el entonces presidente del PS el responsable de los dos triunfos de Michelle Bachelet. Esas son decisiones colectivas.

Letelier: "Si Alfonso (De Urresti) es la mejor propuesta, fantástico, pero antes pongámonos de acuerdo cuál es la mejor mesa para colaborar con el gobierno".

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.