La campaña que reconcilió a los Kast tras años de distanciamiento

El excandidato presidencial José Antonio logró volver a encontrarse con su sobrino senador de Evópoli, Felipe, luego de que ambos tuvieran fuertes diferencias por temas políticos. La campaña los unió, luego de que ambos trabajaran para intentar infructuosamente vencer a Gabriel Boric.


Un largo abrazo se dieron la tarde del domingo 19 de diciembre Felipe Kast (Evópoli) y su tío y excandidato presidencial del Partido Republicano, José Antonio Kast. Eran cerca de las ocho de la noche en el comando presidencial de Presidente Errázuriz, y el senador había acudido para saludar a su tío tras la derrota frente a Apruebo Dignidad.

El saludo fue emocionante, dicen quienes vivieron la escena, y vino a culminar el proceso de reencuentro político de los Kast, tras años de un distanciamiento que tensionó a toda la familia. Así, al menos, lo explica uno de sus miembros.

Según quienes supieron del diálogo de esa noche de derrota, José Antonio le agradeció el trabajo logrado a nivel territorial realizado por el senador Evópoli. Felipe, por su parte, a pesar de las diferencias, le reconoció al líder republicano que su discurso fue claro y que logró conectar mejor con la ciudadanía en comparación con otros candidatos del sector.

En esa línea, ambos coincidieron que la campaña había servido para volver a unirlos a pesar de que en la tienda del parlamentario hubo una áspera discusión y una división entre quienes estuvieron por apoyar al republicano y quienes prefirieron omitirse.

Sin embargo, según algunas fuentes de Evópoli, Felipe ha sacado algunas lecciones de la campaña de José Antonio y hoy sería partidario de girar hacia una derecha con un discurso que contraste con la centroizquierda y la izquierda.

Un integrante de la familia menciona que el acercamiento de ambos dirigentes alegró a todos y los volvió a unir tras una causa. Ello se notó en la campaña, pues el senador Evópoli se desplegó en La Araucanía y otras zonas, mientras que sus otros hermanos que militan en el partido hicieron lo mismo en la Región Metropolitana.

Historia de una rivalidad

Hijo de Miguel Kast, el hermano de José Antonio, el senador Evópoli se había alejado de su tío desde el 2017, a partir de las diferencias políticas que surgieron cuando ambos lanzaron sus aspiraciones presidenciales.

Mientras Felipe había participado en las primarias de Chile Vamos, José Antonio llegó hasta la primera vuelta en las presidenciales del 2017. A ambos los alejaban los distintos proyectos políticos que representaban: la apuesta de Felipe era una derecha más liberal en lo valórico y la de José Antonio, una más conservadora y autoritaria.

“Hay muchas personas que a ratos dividen, que no ayudan a la unidad”, criticaba por esos años Felipe a su tío, mientras este último decía: “No hay nadie que le haya hecho más daño a este gobierno que la derecha light (en referencia a Evópoli)”.

Todo ello afectó a la familia que tradicionalmente actuaba unida y estaba acostumbrada a encuentros de camaradería los fines de semana.

Además, durante la negociación para la lista de los candidatos a constituyentes, a principios de año, fue Evópoli el principal opositor a llegar a un acuerdo con el Partido Republicano para una lista única, aunque finalmente se allanó en un consejo que le dio el 67% de los votos a esa opción.

No obstante, meses después, tras la derrota de Ignacio Briones (Evópoli) en la primaria de Chile Podemos Más y del fracaso de la candidatura de Sebastián Sichel en la primera vuelta, el partido de Felipe entregó su apoyo a José Antonio para el balotaje presidencial.

En esos días, hubo una llamada telefónica entre ambos, lo que fue el primer acercamiento. Y luego del apoyo que le brindó el consejo de Evópoli al líder republicano, ambos sostuvieron un encuentro presencial privado en el que abordaron el tema familiar y sus diferencias políticas. Desde entonces, las señales públicas comenzaron a fluir.

Felipe realizó campaña en terreno por José Antonio y en distintos medios de comunicación promovió su candidatura. Curicó, Talca y La Araucanía fueron parte de las zonas que recorrió junto a otros dirigentes de Evópoli, como el senador electo Luciano Cruz-Coke y el presidente del partido, Andrés Molina.

Otro gesto simbólico fue el video de apoyo que entregó para su tío en el programa televisivo de Mario Kreutzberger “Don Francisco”, Las dos caras de La Moneda.

Ahí, el senador le dijo: “Fue un tío bastante presente, porque mi abuelo y mi abuela quedaron muy preocupados al ver que estos cinco nietos quedaron solos. Entonces le pedían muchas veces a José Antonio que nos sacaran de paseo (...) Hay una relación bastante cercana, yo diría que tenemos visiones políticas distintas, pero siempre hemos dicho que la familia está primero”.

Si bien esta Navidad por la pandemia el “clan Kast” no lo pudo celebrar en grande como acostumbraba todos los años -con celebraciones de cerca de 50 personas- un miembro de la familia dice que la campaña logró que sanaran las divisiones.

De hecho, además de ubicarse en los extremos opuestos del arco ideológico de la derecha, uno de los factores que acentuó la rivalidad era que compartieran el mismo apellido, pues generaba confusiones incómodas. Incluso, José Antonio solía bromear y molestar a Felipe, diciéndole que salió electo senador en La Araucanía gracias a que la gente lo confundió con él.

El tema complicó al senador de Evópoli al punto que decidió cambiar su nombre en Twitter para que solo quedara “Felipe” a secas.

No obstante, pese al acercamiento, las diferencias políticas podrían volver a ocurrir en medio del debate que existe en la derecha de si Chile Vamos (UDI, RN, Evópoli y el PRI) debiera incluir en la coalición al Partido Republicano.

Evópoli ha sido uno de los más reacios a formar alianza con los republicanos, discusión que esperan llevar a la comisión política del próximo 3 de enero.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Arqueólogos encontraron los restos que corresponderían a Ankhesenamun, esposa de Tutankamón, y su madre Nefertiti, la legendaria faraona que gobernó Egipto hace 5.500 años.