La cara más social de Arturo Vidal

ARTURO VIDAL-LUKSIC FOTO GRUPAL

Reyes de Barrio, el proyecto que vincula al Rodelindo Román con el empresario Andrónico Luksic, es una de las iniciativas que más motiva al Rey. Mil niños se benefician y en 2020 buscarán llegar al doble.


Día a día, Arturo Vidal se rodea de los mejores. En el Barcelona comparte con las principales figuras del fútbol mundial. Basta decir que uno de los ilustres compañeros del Rey es Lionel Messi. El lujo de integrar uno de los mejores equipos del mundo trae aparejado otro: el de recibir una abultada retribución económica. También la admiración de millones de seguidores, que le celebran lo que hace en la cancha y lo que postea en las redes sociales. Sin embargo, nada hace más feliz al volante que volver a sus raíces. Y contribuir a que de ellas puedan surgir frutos tan codiciados como él.

Reyes de Barrio, el proyecto social que involucra al Rodelindo Román, el club del que Vidal es benefactor y que acaba de ascender a la Tercera División A, es uno de sus vínculos regalones. El plan, que consiste en la formación y el funcionamiento de escuelas de fútbol para niños en situación de vulnerabilidad social, lo asocia con Andrónico Luksic. Apoya a unos mil pequeños, de entre ocho y 13 años, que se agrupan en planteles de 22 jugadores, entrenan dos veces por semana y compiten los sábado. El objetivo es duplicar la cifra en 2020. "Creemos que este programa puede ser un aporte y un refugio, y en eso seguiremos enfocados junto a la fundación Arturo Vidal", dice el empresario.

La inversión en Reyes de Barrio bordea los $ 400 millones anuales. De esa cifra, Luksic aporta la mayor parte. Vidal también contribuye económicamente, aunque el principal capital que entrega es su presencia y cercanía.

Lo sigue de cerca

El seleccionado nacional visita las escuelas cuando el tiempo se lo permite. "Cada vez que puedo voy a la población El Huasco, lugar donde me crié. Ahí entrenan también los niños de la fundación. Cuando voy a la población, los profesores invitan a los niños para que nos saquemos una foto y compartamos un momento", explica el volante culé.

Eso sí, siempre está vinculado al desarrollo de la idea. "Arturo tiene varios grupos de WhatsApp vinculados al proyecto. En esos grupos se envían fotos de los partidos, premiaciones o videos de situaciones. Comenta, pregunta o le llama la atención si algo no cumple con el estándar. Siempre está opinando de todo. Conoce de cerca el trabajo social de la Juventus, Bayern Múnich y el Barcelona, y aporta esa experiencia", dice Carlos Albornoz, director ejecutivo del programa.

El próximo paso es suscribir el acuerdo que se tramita con la fundación Barcelona para aprender del club catalán la forma de combinar el fútbol con el desarrollo socioeducativo. "Ahí tenemos conversaciones importantes con Arturo, porque él, como pocos, conoce bien la pobreza, el dirigente de barrio, las carencias del fútbol, pero también sabe mucho del trabajo deportivo y sicológico de los mejores del mundo", añade.

La crisis social

Vidal destaca el rol de Reyes de Barrio en la crisis social. "(La gente) Se expresó con fuerza contra los símbolos de quienes hoy tienen el poder y el gobierno. Reyes de Barrio ocurre en canchas de poblaciones de la periferia. Una cancha de fútbol amateur no es símbolo de poder. Al contrario, muchas canchas están botadas y nosotros llegamos a darles vida. La lucha del pueblo sucede en la Plaza de la Dignidad o en centros comerciales que representan injusticias para los chilenos. La mayoría de las escuelas de Reyes de Barrio no vieron alterada su rutina, aunque sí hubo canchas cerca de municipios que no se pudieron usar esos días", concluye el Rey que, entre los suyos, muestra su cara más social.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La startup hizo pública su intención de revivir al ave conocida como Dodo, que desapareció en el siglo XVI.