La carrera por el “mundo socialista”: los gestos de Boric y Provoste para alcanzar (o mantener) ese sector

11 DE DICIEMBRE DE 2019/VALPARAISO El diputado Gabriel Boric (i) y la senadora Yasna Provoste (d), durante la sesion especial del Senado en donde se analiza la Acusacion Constitucional en contra del ex ministro del Interior, Andres Chadwick. FOTO: LEONARDO RUBILAR CHANDIA/AGENCIAUNO

En ambas candidaturas están mirando a esa sensibilidad de cara a la primera vuelta presidencial. Mientras desde el comando de Apruebo Dignidad planean seguir con la estrategia que les brindó frutos para las primarias presidenciales y hacer guiños hacia esa militancia, en el equipo del Nuevo Pacto Social (ex Concertación) ya hacen lo propio para evitar una eventual fuga.




“Seguir apelando al mundo socialista”. Esa es parte de la estrategia que por estos días diseñan al interior del comando del candidato presidencial de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, de cara a la primera vuelta del 21 de noviembre y que podría chocar con las aspiraciones de alcanzar a esa misma sensibilidad de la candidatura del Nuevo Pacto Social, Yasna Provoste.

Los gestos a ese sector marcaron el desempeño del abanderado del Frente Amplio durante las primarias presidenciales del 18 de julio, en las que el diputado se impuso con más del 60% de los votos por sobre su adversario del Partido Comunista, Daniel Jadue. Y su expresión más clara, repiten en ese equipo, fue la “once” que compartió Boric con la abanderada del PS Paula Narváez en Concepción.

En el comando de Apruebo Dignidad creen que ese diseño resultó “exitoso” para la candidatura de Boric y que, por tanto, se debe volver a aplicar para esta etapa de la carrera a La Moneda. De hecho, son varios en ese equipo quienes creen que esa parte de la ciudadanía fue clave para derrotar a la carta comunista.

En ese sentido, en el equipo de Boric aseguran que la idea sería mantener esa estrategia, aunque remarcan que sería con una diferencia: que ahora no serviría hacer “gestos” hacia la “institucionalidad” de ese mundo, como a la dirigencia del Partido Socialista. “Un café con Narváez ya no sirve, hay que mirar a esa militancia, al desencantado de la Concertación”, dice un miembro de la coordinación política del candidato.

De hecho, en Apruebo Dignidad repiten que un “ejemplo perfecto” de eso sería la reunión que sostuvo el lunes el abanderado con el hijo de Carlos Lorca, el histórico dirigente PS y detenido desaparecido durante la dictadura. “La historia de Carlos Lorca es la de un joven lúcido dirigente que murió por defender sus convicciones y nosotros respetamos y nos sentimos parte también de esa historia”, aseguró Boric este lunes, junto a Ricardo Lorca.

Los “guiños” del abanderado hacia la figura de Salvador Allende son parte de ese diseño. También el hecho de asegurar que se siente “cercano” a la tradición socialista. Además, dicen en el comando, durante los últimos días, Boric ha remarcado que existen coincidencias con el programa de gobierno que propuso Narváez.

Las pretensiones de Boric de captar al mundo socialista chocan con las aspiraciones de la candidata de la Democracia Cristiana. A Provoste, admiten en las colectividades que apoyan su candidatura, se le podría abrir un flanco “por la izquierda” y sufrir una “fuga” de sectores que se sienten identificados con el socialismo -y especialmente de la “disidencia” a la mesa liderada por Álvaro Elizalde- hacia la figura del diputado por Magallanes.

Y de eso están conscientes en ese sector. De hecho, la preocupación por un posible problema en ese ámbito marcó el camino de la consulta ciudadano en la que se enfrentó Provoste con Narváez y Carlos Maldonado (PR), al punto que la propia democratacristiana emplazó a su par del PS sobre el tema en uno de los debates en televisión.

Sin embargo, en el pacto admiten que el tema sigue causando inquietud. Y pese a que desde el PS aseguran que “el partido está comprometido con Provoste”, la candidata -al igual que Boric- ya hecho algunos gestos hacia ese mundo.

El más claro, dicen en el Nuevo Pacto Social, fue el fichaje del actor y militante del PS, Alejandro Goic, como jefe de campaña. “Es una figura que le hace mucho sentido a ese mundo”, dice un dirigente de la Democracia Cristiana.

Asimismo, en el sector leen que otro guiño de esa naturaleza fue que el “lanzamiento” de la candidatura de Provoste tras la inscripción en el Servel se realizó en la sede del PS y que, por estos días, también están sumando a los equipos programáticos y territoriales de ese y el resto de los partidos que respaldan a la senadora.

Desde el equipo de Provoste, en tanto, aseguran que más que hacer “gestos” hacia ese mundo, durante la campaña buscarán enfatizar que la figura de Provoste puede representar a la centroizquierda por completo y que le “hace sentido” a ese mundo. No obstante, reconocen que la elección de Goic también apuntaba al “simbolismo” que trae su militancia, su cercanía al progresismo, a los DD.HH., entre otras cosas.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.