La compleja sucesión de los gimnasios Pacific: fiscalía abre investigación por supuesta apropiación indebida de millonaria herencia

La hermana menor del clan Bartsch interpuso una acción judicial que ya fue acogida a tramitación. En esta apunta a la responsabilidad penal de la administradora de los negocios -la hermana de su padre, Fritz Yerry Bartsch Briceño (55)- y desliza supuestas irregularidades cometidas por sus hermanos al vivir en la casa de su progenitor sin su consentimiento, además de chocar un automóvil inscrito a nombre de la empresa.




Lo que antes era un lugar de esparcimiento para liberar tensiones a través del deporte, ahora se ha transformado en un campo de constantes batallas judiciales.

Así ocurrió luego de que en junio de este año se conociera el fallecimiento de Fritz Yerry Bartsch Briceño (55), dueño de la conocida cadena de gimnasios Pacific, quien dejó un verdadero imperio del deporte, con más de 100 locales a lo largo del país. Con su repentina muerte, se dio origen a una pugna entre sus hijos y herederos para hacerse de la posesión efectiva de sus bienes.

Tres son los hijos que tuvo Fritz Bartsch: los gemelos Alexander y Christhofer Bartsch Fuentes (24 años) y Annais Bartsch Casas (20 años). Sin embargo, la relación no era de las mejores. Divididos en bandos, en julio, los dos hombres interpusieron una solicitud para que el tribunal designe a un administrador de la herencia, ante los problemas que comenzaron a tener con la tercera hermana en medio de la repartición de bienes y la administración de la cadena de gimnasios.

Según la acción judicial, Fritz Bartsch dejó un patrimonio que lo componen 20 sociedades, las que “mantienen obligaciones pendientes con terceros, acreedores, trabajadores, con la Tesorería General de la República, el SII, e inclusive adeudan sumas millonarias por servicios básicos como luz y agua, multas derivadas de diversas municipalidades”.

Para abordar estos temas, los hermanos, de acuerdo a esta demanda civil, citaron a una reunión para el 19 de julio, pero “dicha junta ordinaria no pudo llevarse a cabo, ya que la mencionada no concurrió, enviando en su lugar a su ‘padrino’, con sus abogados”, indican. Y añaden: “Esta situación de inactividad de doña Annais Isidora Bartsch Casas está causando un grave perjuicio al patrimonio de los demás herederos”.

En medio de ese proceso, un accidente volvería a marcar a la familia Fritz. Alexander falleció el 2 de septiembre en un accidente automovilístico y horas después, Christhofer, chocó en Providencia.

El caso en los tribunales civiles, en tanto, seguía su curso, exponiendo a la sucesión a multas, sanciones administrativas o algún acuerdo entre las partes, pero no a un castigo penal. Para nadie. Eso, hasta ahora, pues el Octavo Juzgado de Garantía de Santiago acogió a trámite una querella interpuesta por la única heredera mujer del imperio Pacific, derivándola a la Fiscalía Regional Oriente para que abra la investigación respectiva.

En una especie de contragolpe, la menor de los hermanos Bartsch decidió cruzar la vereda y acudir a los tribunales. El 24 de noviembre interpuso una acción criminal por el delito de apropiación indebida contra Yessica Bartsch, hermana de su padre, quien actualmente tiene la administración de los negocios Fitness, y también contra quienes resulten responsables, mencionando en la acción judicial más de una vez a sus hermanastros.

En la querella -presentada por el abogado Luis Masferrer- se señala que “Annais, a través de sus abogados, ha dirigido una serie de requerimientos de información en relación con el estado de los activos y la deudas hereditarias, tanto a sus hermanos como a quienes se encontrarían administrando las sociedades que conforman el Grupo Pacific y los otros negocios de propiedad de su fallecido padre indistinta o conjuntamente a los querellados Yessica Bartsch Chávez, Yessica Ulloa Inostroza y Rafael Ochoa Maray, pero la información que le ha sido proporcionada a la fecha es sumamente escasa”.

La incomodidad de Annais: el accidente de su hermano y la “mansión”

Además, la joven y su abogado manifiestan que “la información no solo ha sido escasa, sino que, además, ha sido contradictoria”, pues acusa que ante la consulta del número de sociedades en que participaba su padre, se le ha informado que corresponden a un total de 21 sociedades que habrían pertenecido a Fritz Yerry Bartsch Briceño, “número que contrasta con el informado en reuniones informales sostenidas en forma previa, en las que se aludió a 38 sociedades. No hay fundamento razonable ni legal para explicar esta incoherencia o inconsistencia más que comisión de delitos que motivan la presente querella”.

Otro elemento de la querella es el que cita Annais sobre un accidente automovilístico que protagonizó su hermano. “En dicho accidente, Christofher Bartsch Fuentes no solo destruyó bienes de la sucesión -el vehículo sufrió pérdida total-, sino que al chocar a otros cuatro vehículos de terceros comprometió la responsabilidad solidaria de la sociedad que forma parte de la sucesión por ser esta la propietaria del vehículo”, argumentó.

Por otra parte, en la querella se recoge la publicación de La Tercera, publicada el 19 de septiembre, en que se cuenta el destino de sus dos hermanos mayores. Pero Annais se quedó con un elemento que le inquietó y que manifiesta en la acción judicial que hoy investiga la fiscalía: “Los hermanos Bartsch Fuentes se trasladaron a vivir a la mansión que era de su padre tan pronto este murió, sin contar con la autorización de la comunidad hereditaria. En este sentido, ha llegado a conocimiento de esta parte que el solicitante Christhofer Bartsch Fuentes y su tía, la querellada Yessica Bartsch Chávez, habitan en la que fuera la mansión personal de Fritz Bartsch (...) -una casa de al menos cuatro niveles- a título gratuito y sin el consentimiento de mi representada”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Este miércoles -al mediodía- debutó la marca sueca en Chile y con ello en Sudamérica. El primer local que se abrió en Open Plaza Kennedy, comuna de Las Condes, y cuenta con un aforo de 2.550 personas.