La crónica de la pelea en la U que terminó en un telefonazo de Dudamel... desde una residencia sanitaria

Espinoza y De Paul se pelean tras la caída ante La Calera.

Desde su hotel sanitario, el venezolano se puso en contacto con Gonzalo Espinoza y Fernando de Paul tras su vergonzosa trifulca a manotazos. Goldberg y Conca, los únicos directivos en cancha, calmaron a los jugadores. El club descarta sanciones internas. El Tribunal no descarta aplicar castigo.




“Ya nos arruinaste”. “Dale, ya nos arruinaste”. Molesto, con un rostro casi sulfurado, Fernando de Paul se acomoda para intentar atajar el penal que minutos antes le sancionó el juez Héctor Jona. Su zancadilla a Stefanelli, en el minuto 90′, ponía fin a la ilusión de la U de rescatar al menos una unidad en su visita a La Calera.

El duelo se sigue disputando por cerca de siete minutos. Los jugadores siguen corriendo, pero De Paul parece ido. Se toma la cabeza, lleva sus manos a la cintura. Está ofuscado. El penal le sigue dando vueltas. Más aún cuando quedaban tan pocos minutos para que finalizara el duelo.

Una vez que Jona da por cerrado el duelo, el portero se abalanza contra el árbitro para reclamar por el cobro. Está exaltado. Diego Carrasco, el defensor azul, intenta sacar a su compañero. De Paul ya tiene amarilla y otra amonestación lo podría sacar del duelo ante Everton y posterior clásico frente a la UC.

Pero De Paul, el mismo que muchas veces ha sido apuntado por los hinchas por su pasividad, explota. Toma del cuello a Carrasco y lo encara por separarlo del tumulto. Es ahí donde Gonzalo Espinoza, a pocos metros de la escena, inicia la pelea que a muchos les recordó el enfrentamiento que sostuvo Jean Beausejour con Mauricio Pinilla, en el clásico ante Colo Colo, en 2018.

Tuto y Bulldog, en pocos segundos, se transformaron en enemigos. Estaban fuera de sí. Se tomaron de la camiseta y se gritaron de todo. Manotazos de por medio. Sus compañeros, perplejos, intentaron separarlos. Al mismo tiempo, Simón Contreras, el juvenil que no llevaba más de diez minutos en la cancha, corrió para intentar evitar que los fotógrafos retrataran el momento.

Desde su lugar, el juez Jona miraba de reojo, al igual que la asistente Cindy Nahuelcoy. La gresca debiese ser denunciada en su informe, lo que arriesgaría una sanción para ambos. El tribunal de disciplina también puede actuar por oficio. “¿Sanciones? Si es que fuera denunciado, posiblemente. Todas las infracciones están contenidas en el código”, dice Exequiel Segall, presidente del Tribunal de Disciplina, a La Tercera.

La calentura llegó hasta los camarines, donde los ánimos no bajaron. Ahí tuvo que intervenir Walter Montillo y Matías Rodríguez para separar a sus compañeros que no bajaban sus pulsaciones. El kinesiólogo Mauricio Hernández, junto a Jimmy Martínez, también pedían calma.

Desde un hotel sanitario en Santiago, Rafael Dudamel, quien cumple cuarentena tras dar positivo en su arribo a Chile, no podía creer lo que estaba sucediendo. Con algo de incredulidad, el venezolano se puso de inmediato en contacto con miembros de la delegación que viajó a La Calera para poder conversar con ambos futbolistas involucrados en el conflicto. Les pidió tranquilidad y dejar atrás el conflicto que, según interpretan desde la concesionaria, solo fue una calentura del partido. El llanero, en su arribo a Chile, ya había anticipado el valor que le daba a la disciplina dentro de sus planteles: “Creo que en todas las empresas las normas son necesarias. Dentro de un plantel todos convivimos con las mismas normas. No he conocido el primer equipo ganador en donde cada uno haga lo que quiera decidir”, señaló.

La presencia de los dirigentes amainó un poco el conflicto. Rodrigo Goldberg, el gerente deportivo, y Mario Conca, director, fueron los únicos de la mesa que se hicieron presente. El resto de la directiva no pudo viajar por mantenerse en cuarentena preventiva, luego del positivo de Dudamel en su arribo al club. Hoy recién volverán a la normalidad el resto de los ejecutivos. Desde el club avisan que no está contemplado “bajo ningún punto” una sanción para los dos futbolistas.

Polaco habló con ambos jugadores. Y con el resto del plantel. Los llamó a la calma y a evitar este tipo de reacciones para duelos futuros, en su condición de futbolistas referentes de la entidad. La situación la toman como una calentura de partido, de jugadores que tienen ambición por conseguir logros. Sin embargo, les recalcó que no es la forma y que los problemas se deben resolver en el camarin.

La secuencia de la pelea entre Espinoza y De Paul.

El regreso en el bus fue en absoluta tranquilidad. Los casi 120 kilómetros que separan a Santiago y La Calera fueron realizados en absoluto silencio. No hubo más enfrentamientos, ni menos palabreos.

Lo cierto es que en la interna del plantel el ambiente está tenso desde los últimos meses de Caputto. El DT terminó enfrentado con algunos referentes del plantel, y eso aún repercute en el equipo que entrena en La Cisterna. Con Matías Rodríguez fue el que más roce generó. A este último, incluso, le quitó la jineta para dársela a Walter Montillo, con ambos en cancha. También discutió con Osvaldo González y Gonzalo Espinoza, a quienes no le gustaban sus decisiones en la cancha.

Herrera, en entrevista con La Tercera, daba luces de lo que sucedía en el camarín: “Lo que me decían a mí era que tenía a la mitad del camarín hasta la coronilla por las decisiones que tomaba y su forma de trabajar. Era un técnico sin carácter, que según me dicen los cabros tomaba decisiones absurdas”, dijo. Hoy, en conversación con CDF, una vez finalizado el duelo entre Everton y Antofagasta, se refiró a lo sucedido en La Calera: “Entiendo más a Gonzalo porque quería sacar a De Paul para que no lo amonestaran. Los conozco bien a ambos y sé que hoy se darán un beso y todo bien”, expresó Samurái.

En la U intentan dar vuelta la página. Dejan en claro, diferentes fuentes del club, que la situación solo fue una jugada de partido. Y que hoy, más que nunca, solo les vale concentrarse en el duelo del domingo frente a Everton.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.