La intervención de Bravo fue clave: Federación le paga $ 147 millones al club formador del capitán de la Roja

Tras casi 24 meses enfrentado en la justicia, el Club Deportivo Las Acacias recibió el porcentaje que reclamaba por el traspaso del futbolista al Manchester City, en 2018. El meta envió hasta un video para cuadrarse con su ex elenco. Pero hay condiciones: el dinero deberá ser utilizado únicamente para la construcción de un complejo deportivo.




El 25 de agosto de 2016, el Club Deportivo Las Acacias de Viluco sumó una nueva alegría para su institución. A miles de kilómetros, en Inglaterra, específicamente en Manchester, Claudio Bravo, el portero que tuvieron desde el 1 de enero de 1995 hasta el 14 de marzo del 2000, fecha en que fue vendido a Colo Colo, era transferido al City a cambio de 16 millones de euros.

Los abrazos y la alegría no tan solo se centraban en el gran paso que estaba dando el jugador nacido en Viluco. El equipo sureño de la Región Metropolitana también sacaba cuentas alegres. Según sus cálculos, le correspondían, por derechos de formación, 260 mil euros del traspaso, el 1,625% del total del mismo.

El mecanismo de solidaridad de la FIFA, para darle una mano a instituciones de escasos recursos que forman jugadores jóvenes establece que el club formador debe recibir el 0,25% del dinero de la operación por cada temporada en la que tuvo al jugador entre los 12 y 15 años de edad; mientras que la cantidad aumenta al 0,5% por temporada, desde los 16 y hasta los 23 años.

Desde ese momento, sin embargo, empezó un conflicto que terminó hace unos días en la justicia civil. Luego de realizar una serie de solicitudes por el dinero que le correspondía, tras ponerse en regla luego de haber sido desafiliado de ANFA por no tener cancha ni sede, el equipo de la RM recibió un portazo al momento de querer cobrar el dinero que le correspondía.

El monto total fue retenido por la federación chilena, que en ese momento comandaba Arturo Salah, argumentando que el dinero no le correspondía al equipo del bicampeón de América, por estar desafiliado al momento del traspaso. En ese momento, se determinó que los recursos correspondían a la Federación de Fútbol de Chile (FFCh), que también presidía Salah.

De ahí en adelante, comenzó la guerra cruzada. Las Acacias, el 14 de mayo de 2018, demandó al City ante la FIFA, ya que los estatutos indican que en estos casos obligatoriamente se debe actuar contra el equipo comprado: “Es responsabilidad del nuevo club calcular el monto de la contribución de solidaridad y distribuirlo conforme al historial de la carrera del jugador, tal como figura en el pasaporte. Si es necesario, el jugador asistirá al nuevo club a cumplir con esta obligación”, dice el Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores de FIFA, que establece en el punto 2 del procedimiento de pago del mecanismo de solidaridad.

Justo Álvarez, el presidente de la ANFA, puso todo en duda.Es sospechoso. Estas personas vieron que hay una plata y se afiliaron el pasado 19 de abril a la ANFA, a través de la Asociación de Fútbol de Paine, como Las Acacias de Viluco, pero cuando fueron desafiliaron se llamaban Las Acacias, a secas”, lanzaba, por esos años, el mandamás del fútbol amateur.

Claudio Bravo, el capitán de la Roja, se involucró en la pugna. Incluso, a través de un video grabado por él mismo, el jugador reconoció su nexo con Las Acacias. A esa altura, todo servía como medio de prueba según las exigencias que realizaba la FIFA.

Casi 24 meses después, el club que formó al histórico capitán celebra. En el Vigésimo Juzgado Civil de Santiago, a través de un avenimiento, tanto la Federación como el club amateur decidieron llegar al fin de su lío que solo empañaba el crecimiento de la institución.

Es que en Quilín cedieron a la petición y establecieron el pago de $147.000.000, que deberán cubrir los gastos asociados al juicio y la construcción de un complejo. De la cifra total, $123.536.000 serán pagados directamente a los proveedores de insumos y de servicios vinculados a la construcción del complejo deportivo, cuyas características se señalarán en un protocolo independiente que presentará la demandante y que debe ser autorizado por la Federación. Si el costo supera esa cifra, la diferencia será cubierta por las Acacias, equipo que a su vez debe presentar el proyecto que debe ser visado por ambas partes.

Héctor Bravo, vicepresidente del club amateur y que aclara que no es familiar del capitán de la Roja, atiende a El Deportivo y reconoce su alegría por el acuerdo logrado. “Estamos súper contentos. Claudio Bravo, con quien compartimos muchos años cuando niños en el mismo club, nos apoyó . Incluso, él llamo y mando un video al presidente de la ANFA, Justo Álvarez, para explicarle que éramos su club formador, dice, de entrada.

El dirigente, sin embargo, se detiene para repasar las trabas que tuvo durante estos casi 24 meses. “Lamentablemente la federación de futbol de chile dirigida en su entonces por don Sebastián Moreno y sus asesores legales, no quisieron avanzar en un acuerdo. Y la ANFA, tampoco. Nos expusieron a un juicio que iba a ser más engorroso y costoso para todos. Siempre tuvimos la voluntad de no recibir dineros, sino que compensar con instalaciones deportivas”, menciona.

Para cerrar, agradece la gestión de Pablo Milad, el presidente de la ANFP, quien quiso llegar a acuerdo, pero con condiciones que promovían el crecimiento de la institución. “Cuando llegó Pablo Milad, recién pudimos tener acceso a avanzar en una solución. Nuevamente, Claudio nos ayudó, gestionando con el nuevo presidente que volviera a revisar el caso. Pablo, junto con sus nuevos asesores legales, se convencieron de algo que era evidente y que Claudio lo había afirmado. Él agradecimiento es para él por entendernos y para nuestros abogados Óscar Fuentes y Jorge Carrasco, que nos representaron tanto en la FIFA como en Tribunales”.

Claudio Bravo, quien hoy defiende al Betis, aún no se entera de la suma que recibió su club formador. Pero, sin duda, en el equipo de Viluco creen que se pondrá feliz. “Formalmente no hemos hablado con Claudio, para contar que hubo acuerdo. Él está en Europa. Pero estoy seguro que estará contento de que llegamos a un acuerdo que consiste en compensar con un proyecto deportivo con esos dineros. Poder mejorar nuestra anciana cancha con instalaciones. Esperamos que pueda Claudio inaugurarla junto a Pablo (Milad), quien tuvo mucho que ver en solucionar esto”.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.