La Moneda, ¿la "Suiza" del proceso constituyente? Gobierno recomienda a sus ministros ser garantes y no marcar preferencias

MINISTROS BAJAN A COMITE POLITICO12577

18/11/2019 MINISTROS BAJAN AL COMITE POLITICO DEL DIA LUNES Mario Tellez/La Tercera

No hay una instrucción oficial a los ministros y ya van tres que han sincerado que votarán por una nueva Carta Magna. Pero dadas las diferencias entre la UDI -que anoche reclamó ante Piñera por los dichos del titular de Vivienda-, RN y Evópoli, en Palacio creen que es mejor mantener prescindencia respecto del mecanismo. En el oficialismo hay desacuerdo con eso, aunque sí creen que el Ejecutivo debe ser garante.




Fue tema de debate en la larga cumbre de anoche en La Moneda -más de dos horas- que comenzó antes y terminó después del punto de prensa presidencial. Estaban Sebastián Piñera, sus ministros de Interior, Hacienda, Segegob y Segpres, y los jefes de RN, Evópoli y la UDI. Fue esta última, Jacqueline van Rysselberghe, quien llegó a poner el reclamo sobre la mesa. Mostró las declaraciones del ministro Cristián Monckeberg (RN, Vivienda), quien el sábado dijo a 24 Horas que "por de pronto, voy a votar que sí en este plebiscito para tener una nueva Constitución".

Para entonces, el marcador en el gabinete iba 3 a 0. Ayer el ministro Gonzalo Blumel (Evópoli) contestó a LT Domingo que "el gobierno es partidario de avanzar hacia una nueva Constitución", aunque prefirió guardarse su preferencia entre una convención mixta o 100% elegida de ciudadanos. "Voy a votar, por supuesto, a favor de una nueva Constitución, y respecto a la modalidad, estoy reflexionando", había dicho Ignacio Briones (Evópoli), otro de los presentes, también el domingo en CNN Chile.

La jefa UDI, quien siente que su partido pagó un costo altísimo durante las negociaciones que desembocaron en el acuerdo firmado en la madrugada del viernes (con el ideario gremialista en entredicho, ahora enfrentan la amenaza electoral de José Antonio Kast) se quejó y pidió al Ejecutivo que no continuara la escalada. Ella misma había dicho el viernes que "voy a votar que no" a la pregunta sobre una nueva Carta Magna. En ese punto las versiones se bifurcan. Una dice que su par RN Mario Desbordes le contraargumentó que Chile Vamos había convenido el jueves precisamente eso al firmar el pacto. Otra dice que eso jamás ocurrió. La discusión sobre este punto se tomó el comité político ampliado de hoy, en La Moneda.

Como sea, el gobierno decidió -según entendieron en los partidos- que será prescindente y neutral. Lo primero se traduce en que sus ministros no sigan sincerándose; lo segundo derivaría en que sea un garante y no un protagonista, que colabore pero que no se involucre en el proceso ni el resultado.

"Me parece legítimo y creo que lo valioso de este proceso es que la gente pueda votar que sí y pueda votar que no, y que ambas opciones se respeten", acota la presidenta UDI, pero que "en un escenario así el gobierno tiene que ser absolutamente prescindente, y más allá de sus opciones personales, los ministros deberían ser prudentes y no hablar a título personal, porque en el fondo hablan a nombre del gobierno".

Recomendación, no instrucción oficial

Puestas así las cosas, La Moneda recomendó ayer a algunos ministros "seguir la línea del Presidente" ante la postura que deben adoptar frente a las dos preguntas del plebiscito de abril próximo. En el Ejecutivo sostienen que, si bien no hay una instrucción oficial -de hecho, hay ministros que transmiten que no se las ha informado nada- la idea es mantener la postura del Mandatario en esta materia, es decir, no marcar preferencia respecto del mecanismo.

"Estoy seguro (que el acuerdo por nueva Constitución) tiene el apoyo mayoritario de la ciudadanía, la que tendrá una activa y efectiva participación: primero, en un plebiscito de entrada. Segundo, eligiendo a sus representantes en el órgano constituyente, y tercero, con un plebiscito final. En consecuencia, si la ciudadanía así lo decide, avanzaremos hacia una nueva Constitución, la primera elaborada en plena democracia", manifestó ayer en la noche el Presidente.

En el gobierno afirman que lo ideal es mantener "distancia" y velar por el cumplimiento del proceso. Eso sí, en La Moneda recalcan que la "distancia" debe estar más enfocada en relación al mecanismo. "Nosotros somos el gobierno, seremos garantes del proceso. Impulsamos una nueva Constitución, pero respetamos todas las posiciones y la gente decide", recalcan en La Moneda.

El mismo Blumel dijo ayer que "vamos a respetar la diversidad de posiciones en la coalición, que es sumamente legítimo, porque no estaba con esta envergadura en nuestro programa. El gobierno debe cumplir un rol garante del buen funcionamiento del proceso, que se dé un marco institucional de respeto a las distintas visiones". La ministra de la Segegob, Karla Rubilar, señaló, en entrevista con Canal 13, algo similar.

Es mejor ser "prudentes"

En el Ejecutivo si bien sostienen que no hay problema en que haya diferencias en el gobierno en la materia, recalcan que es mejor "ser prudentes" debido a que en la coalición no hay una postura única. Al contrario de lo anunciado por Van Rysselberghe, el jefe RN Mario Desbordes dijo ayer que "en mi caso, voy a votar a favor de un cambio" y que "voy a apoyar el mecanismo que planteamos como Chile Vamos (convención mixta constitucional), pero también creo que si esto es 100% electo no es un cuco".

Otro de los negociadores UDI del pacto, el senador Juan Antonio Coloma, también prefiere que el gabinete no opine: "Me parece más sano, respetando las legítimas y necesarias opiniones de cada uno, mantener una prescindencia respecto de las opciones; es tan legítimo votar una cosa como otra. Si pareciera que un sector político está ligado a uno y otro, eso no respondería al sentido de lo que se está llamando. Prefiero la desvinculación de las opciones con lo que el gobierno debe hacer sobre todo en esta primera etapa".

No creen lo mismo en Evópoli. "Cada ministro debe tener la libertad de manifestar su opinión, y probablemente existan diversas posiciones. Una de las fortalezas del acuerdo firmado es que todas las miradas pueden expresarse y sentirse parte del proceso. No se debe demonizar ninguna postura", dice el senador Felipe Kast. Eso sí, opina que "el gobierno debe ser garante, y que todo Chile se sienta parte de este proceso".

Menos en RN. Su hasta poco jefe de bancada, el diputado Alejandro Santana, dice que "hay una obligación de votar y que cada uno debe mostrar una posición clara ante el plebiscito. Los ministros deben tomar una posición de ciudadanos por sobre sus cargos". Pero en cuanto a la neutralidad, también apoya que "el gobierno tiene que ser garante, no influir".

Con todo, hay ministros que transmiten que no debería haber problema en que puedan marcar preferencia sobre si quieren o no una nueva Carta Fundamental, siempre y cuando no se haga una campaña explícita.

En La Moneda, además, deben definir si es que harán campaña para convocar a la gente a participar en el plebiscito de entrada, el que es voluntario. Eso sí, las mismas fuentes sostienen que es lo más probable debido a que la participación es "un factor relevante".

Comenta