La pesadilla que sacó a Tabilo de Roland Garros: “Estuve en riesgo de morir, eso es claro”

Alejandro Tabilo

Alejandro Tabilo, durante su participación en el Abierto de Australia de este año. Foto: Archivo.

Desde el hospital en que se encuentra en París tras ser operado de urgencia por una peritonitis, el tenista chileno relata la cruda situación que vive y dispara contra la organización por su nula colaboración en la emergencia: "Me dejaron botado".




La temporada 2020 acumulaba solo buenas noticias para Alejandro Tabilo. Sus excelentes actuaciones lo habían hecho superar la qualy del Abierto de Australia en su primer intento y además ganar un encuentro en el cuadro principal. También, en febrero, alcanzó la segunda ronda del ATP 250 de Santiago y, después de la suspensión por la pandemia, había alcanzado dos semifinales de challenger que le permitieron trepar hasta el puesto 156 del mundo, su mejor ranking. Pero su año de ensueño se interrumpió abruptamente por culpa de una peritonitis que puso su vida en serio peligro.

De esta forma, en vez de haber estado jugando hoy las clasificaciones de Roland Garros, lucha por recuperarse desde una habitación del Hospital Europeo Georges Pompidou, de París. Su estado de salud todavía es delicado y hace grandes esfuerzos para comunicarse. Su entrenador Guillermo Gómez ha sido su principal compañía en estos momentos tan complejos. “Han sido días difíciles, de mucho dolor, pero a la vez estoy muy agradecido de todos los mensajes recibidos”, expresa a La Tercera el tenista nacido en Canadá hace 24 años, quien por primera vez acepta referirse en detalle a lo sucedido.

No lo pasa bien, se nota en su ánimo. “Hasta el día de hoy estoy con miedo y asustado. Claro que sentí el riesgo, no sabía qué tenía y sentía mucho dolor”, señala. Su técnico revela una cruda conversación en los momentos de mayor incertidumbre. “El Ale me preguntó dos veces si se iba a morir o no”, afirma con bastante tristeza.

Los problemas comenzaron en la tarde del sábado, cuando Tabilo sintió una molestia estomacal que le impidió comer. El coach solicitó la atención del médico del torneo. Sin embargo, la respuesta fue negativa, ya que solo estaba disponible a partir de la mañana del domingo. También se quejó con el supervisor, pero ni siquiera hubo contestación. La situación fue tornándose más complicada y finalmente una ambulancia, sin camilla, trasladó al tenista hacia el hospital. Ahí, permanecieron por más de 16 horas sin un diagnóstico claro. Incluso, una enfermera quiso sacarlos de la habitación para que la ocupara otro paciente, a lo que el técnico y su pupilo se negaron hasta tener una respuesta concreta sobre lo que estaba sucediendo. Solo, luego de esa presión, las gestiones se agilizaron y se logró detectar la peritonitis. Había que actuar rápido y 10 minutos después el deportista ya estaba en el pabellón, listo para ser intervenido de urgencia.

Estos duros momentos quedaron documentados en un reclamo formal que Gómez y Tabilo le hicieron llegar a Guy Forget, director del torneo. “Esto no puede quedar así. Sinceramente, en un torneo así estas cosas no pueden pasar”, advierte el entrenador. Y agrega: "Hemos estado solos, me sorprende que un torneo tan grande no tenga este tipo de capacidades para enfrentar una situación límite y prestar algún tipo de ayuda”.

Al número dos de Chile le duele el abandono de la organización de Roland Garros. “Siento que me dejaron botado. Ojalá esto no vuelva a pasar y espero que esto sirva en el futuro”, sentencia y agradece la presencia de Gómez en Francia. “Estuve en riesgo de morir, eso es claro. Por suerte, estaba mi entrenador acá. Si no, creo que no estaría contando la historia”, recalca.

Recién en la tarde de ayer, las autoridades del torneo se pusieron en contacto para conocer sobre la situación del tenista. “Me llamó Guy Forget, ofreciéndome disculpas y la ayuda que necesitemos, también me llamaron de la ATP con la misma intención. Ambos tomaron contacto con nosotros y nos dijeron que iban a responder formalmente la carta, que sentían mucho todo lo que estábamos pasando y que de aquí en adelante nos prestarían la ayuda necesaria”, comenta Gómez.

La evolución de Tabilo todavía es bastante incierta, pues se han ido alargando los plazos. “En un principio eran tres días, pero ayer el doctor nos dijo que por lo menos dos días más estará en el hospital. De ahí, tenemos un poco de incertidumbre de cuánto tiempo tendrá que estar en el hotel. No sabemos cuándo va a poder viajar en avión a Canadá”, precisa el técnico. Y agradece la labor del médico Sebastián Soto, quien los ha estado asesorando a la distancia: “Nos ha estado ayudando desde Chile a través de mensajes y ha tomado contacto con el hospital. Él nos ha ayudado a tranquilizar al Ale, a través de videoconferencias y entender un poco la evolución, porque acá el idioma no es el fuerte ni de ellos ni de nosotros. Ellos hablan francés, nosotros inglés y ellos no. Entonces, Sebastián ha sido un gran soporte para poder entender los plazos y los dolores”.

El sueño parisino deberá esperar un año más, pero Ale no decae, pese a la pesadilla que le tocó vivir en busca de unos de sus principales anhelos. “Siento que todo ha sido complejo, pero estoy seguro de que volveré mejor. Trabajaré duro para regresar el 2021 por mis objetivos”, declara.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.