La primera declaración de Patricio Contesse ante la fiscalía, el hombre clave de SQM

Contesse

En su primera intervención, Contesse habla de su historia en la empresa Soquimich para entregar "el contexto de mi accionar como ejecutivo de empresas por algunos años, en las cuales yo tuve la responsabilidad como tal". En un segundo testimonio, habría hecho referencia a las irregularidades tributarias.




El 15 de enero de 2018, el ex gerente general de Soquimich, Patricio Contesse González, formalizado por presuntos delitos tributarios cometido entre los años 2009 y 2014, en carácter consumado y reiterado, en calidad de autor y por el presunto delito de soborno, declaró por vez primera ante el Fiscal Pablo Gómez.

Su testimonio de seis página es inédito,  ya que durante todo el proceso de investigación al financiamiento irregular de la política por parte de SQM, Contesse ha mantenido riguroso silencio, al punto de que su estrategia jurídica, encabezada por el abogado Samuel Donoso, consistió primero en intentar detener -a través de un recurso ante el Tribunal Constitucional-, la incautación de documentos y luego, sistemáticamente, declinó declarar ante la fiscalía, el Servicio de Impuestos Internos (SII) e incluso ante la consultora Shearman & Sterling, contratada por sus ex empleadores para revisar la situación de la empresa.

Finalmente, Contesse decidió hablar. Pero, al parecer, no de lo sustancial por lo que es investigado, sino por su historia en la empresa Soquimich. En la primera parte de su declaración, a la que tuvo acceso exclusivo La Tercera PM, el ingeniero forestal, que se encuentra con arresto domiciliario total y arraigo nacional, adujo que era preciso detallar "el contexto de mi accionar como ejecutivo de empresas por algunos años, en las cuales yo tuve la responsabilidad como tal. Estos antecedentes pueden ayudar a comprender de mejor manera las decisiones por las cuales he sido formalizado e imputado". En una segunda intervención, habría hecho cierta referencia a las irregularidades tributarias.

Contesse inicia la historia contando que en el año 1981 fue llamado por Corfo para asumir en SQM. "La razón principal de ese llamado ocurrió en virtud de que la administración anterior había propuesto a las autoridades respectivas de ese momento el cierre de Marta Elena, habiendo ya cerrado antes las operaciones de Victoria. En virtud de estos cierres, CORFO, dueña de SQM; decidió cambiar la Gerencia General y me convocó a mí para que yo cambiara estos hechos que se venían por delante", cuenta.

El relato prosigue con que "SQM en ese momento, era una empresa deficitaria, con una inversión de sólo 5 millones de dólares anuales y que obedecía a su depreciación contable lo que estaba muy lejos de ser la verdadera depreciación económica de SQM, lo cual habían llevado a esta empresa por decenas de años, se había invertido significativamente menos que las necesidades operacionales requeridas, con lo cual la deficiencia de SQM crecía año a año y claramente no se veía un futuro para esta empresa, en virtud de este y otras situaciones".

Según Contesse, "la empresa también en esa época tenía básicamente 4 tipos de productos, extraídos todos del caliche, nitrato de sodio o salitre, yodo, que era el producto principal, salitre potásico y después productos para usos industriales como el sulfato de sodio y nitrato de sodio. Claramente el salitre era un producto que desde los años 30 venía decayendo su comercialización y ventas. Alemanes y europeos habían desarrollado tecnología para capturar nitrógeno de la atmósfera que es por lejos el elemento más abundante de la atmósfera el cual llamamos en Chile, salitre sintético, que son productos relacionados a nitratos de amonio y mucho más económicos para el agricultor".

Plantea que "SQM tenía una red de venta comercial poco eficiente y muy cara, ubicada en lugares que no era necesario como Londres, Nueva York, en las Torres Gemelas, y en Madrid que funcionaba 3 horas al día. En Chile, se vendían de manera muy cara, y directamente a través de oficinas propias y comercio propio".

Asegura que también se encontró "con una situación laboral compleja, el promedio de sobretiempo era del 50% y con algunos trabajadores que trabajaban las 24 horas los 7 días de las semanas, lo que reflejaba una muy mala gestión de la administración de personal. Todo esto se cambió a rangos de normalidad que implicó ahorros significativos para la compañía".

Al describir el escenario de la compañía, comenta que todo lo laboral era deplorable:

"Las condiciones de los trabajadores eran subhumanas, viviendo en buques en las salitreras que eran cites, hechos en las faenas, con condiciones paupérrimas, baños desprolijos, prostitución, etc. En un año que estuve como Gerente General no fui capaz de resolver esta situación del todo pero empezamos a hacer avances. Existía más de 20 sindicatos con los cuales me relacionaba periódicamente para ir contando la situación de la empresa en todos sus aspectos, tanto, positivos, negativos, como nuevos desafíos. Era importante para la compañía contar con caja, la cual era muy escasa y por ello decidimos vender el edificio institucional. Ese edificio a dos meses de mi gestión se vendió, el cual lo ocupaba SQM casi en su totalidad. Con esa venta, nos permitió hacer una caja para hacer restructuraciones complejas y naturalmente en Santiago se hizo una restructuración muy importante tanto de las oficinas como del personal. Hubo una disminución significativa de la gente que trabajaba en la casa matriz. En el norte ofrecimos planes de retiro, y todo esto implicó que por primera vez en muchos años, SQM empezara a tener excedentes, utilidades, esto en el año 1981".

Prosigue su narración, señalando que en la época, desde la perspectiva comercial, "lo negativo es que CORFO retiró el 100% de las utilidades y lo siguió haciendo los años posteriores" y añade que "en el año 1981 hubo varios muertos por la calidad de las instalaciones por accidente del trabajo, una planta de oxígeno que explotó, continuos descarrilamientos del tren entre María Elena y Tocopilla, lo que actualmente sería inaceptable. Todo ello conllevó trabajar estas áreas para ir mejorando estos aspectos técnicos como culturales".

En el año 1982, la Corfo lo envió como Gerente General de CAP y posteriormente como vicepresidente Ejecutivo de Operaciones de CODELCO. A principios del año 1988 renunció a la cuprífera y fue contratado como Gerente General de SQM, que ya en ese entonces estaba en control mayoritario del sector privado.

Según dice, el cargo le fue ofrecido por el directorio, dentro del cual figuraba Julio Ponce Lerou en representación de Bank of America.

La historia con Ponce

Asegura Contesse que "a Julio lo conocí el año 1978, porque él estaba de Director Ejecutivo de CONAF y necesitaba un ingeniero forestal. Se contrataron 3 o cuatro ingenieros. El precio del yodo estaba a un relativo buen valor, el nitrato de sodio se estaban vendiendo 250.000 toneladas, se seguían produciendo las mismas toneladas de yodo por la falta de inversión De todos modos, la venta de yodo permitía tener excedentes".

En el 1988 se inició un proceso para desarrollar nitrato de potasio, el que fue clave para el desarrollo de SQM. "A esa altura había un solo productor mundial de nitrato de potasio sintético de nombre Hayfa Chemical (…) Sin este producto de nitrato de potasio, no existiría SQM a la fecha".

Comenta que a fines de 1988, retornó a Codelco por un periodo y en 1990 ingresó como Gerente General de SQM, siendo Presidente ya a esa fecha Ponce. "Los principios del año 1990 fueron muy difíciles porque hubo fenómenos como que el precio del yodo se empezó a deteriorar, el precio del dólar bajó, el precio del petróleo a subir, lo que era extremadamente significativo para la producción en SQM. Ese año, vendimos las acciones de IANSA, con una utilidad de 60 millones de dólares, lo que nos permitió seguir modernizando SQM. Seguía aumentando la venta de nitrato de potasio, lo cual no era capaz de compensar el deterioro en el precio del yodo. El año 1992 fue más difícil aún, porque el precio del yodo siguió bajando, estuvimos casi en 0 utilidad por la caída del precio del yodo y el alza del precio del petróleo", aduce.

En ese momento, afirma, el principal socio de MINSAL era una empresa norteamericana llamada AMAX, que era el principal productor del mundo del molibdeno".

La investigación

El ilícito más grave por el cual es indagado Contesse dice relación con la indagatoria sobre la ley de Royalty, en lo específico, el Ministerio Público ha intentado demostrar que existirían delitos vinculados con los correos electrónicos enviados en agosto de 2010 entre Longueira, entonces senador, y el representante empresarial, en uno de los cuales se realiza una propuesta, que en parte fue acogida por el Ejecutivo, respecto de cómo debía quedar redactada la ley.

No está descartado que Contesse declare nuevamente ante Gómez, ya que en esta, su única intervención hasta ahora, no despeja las principales dudas respecto de por qué la compañía se vinculó con el financiamiento irregular de campañas políticas y qué rol específico fue el que él cumplió en este esquema.

La investigación del Fiscal Gómez se encuentra en la etapa final, luego de que el Octavo Juzgado de Garantía entregara como plazo para el cierre el 2 de abril. Lo que queda ahora es que se redacte la acusación en contra de los imputados y, en esa línea, está casi descartada la posibilidad de que se logre una salida alternativa al menos respecto del ex ministro Longueira, quien estaría por no reconocer ninguno de los cargos imputados.

Comenta