La tercera ola ya comenzó en la RM: así lo afirma el modelo predictivo de la Usach

AP Photo/Esteban Felix

Según un grupo de investigadores de dicha casa de estudios, la Región Metropolitana ya se encuentra en la curva ascendente de un nuevo rebrote. La afirmación se basa en la tasa de incidencia por cada 100.000 habitantes, que ya lleva dos semanas superando los 70 casos semanales.




Con los casos diarios y activos al alza, además de una subida sostenida en la positividad de los exámenes PCR, sobre todo en la Región Metropolitana, la pregunta comenzó a resonar hace algunos días en cada grupo de conversación: ¿La tercera ola ya llegó?

Y la respuesta, acorde a un modelo desarrollado por académicos de la Universidad de Santiago de Chile, es que sí. Al menos en la RM.

Así queda de manifiesto según el trabajo del Programa Centro de Salud Pública y del Departamento de Matemáticas quienes, explican, han propuesto un criterio estandarizado para identificar las olas de coronavirus, pudiendo establecer fechas de inicio y término, usando datos de las comunas de la RM entre marzo de 2020 y julio de 2021.

Acorde al modelo, una nueva ola se inicia cuando se cumplen dos requisitos: la tasa de incidencia de las últimas dos semanas es mayor a 70 casos semanales por cada 100.000 habitantes (o un promedio semanal de 10 casos por cada 100.000), además de una tasa de incidencia de la última semana mayor a la semana previa.

Felipe Elorrieta, del Departamento de Matemáticas de la Usach, explica la metodología que fue publicada este mes en la revista International Journal of Environmental Research and Public Health: “Definimos un criterio para identificar las olas: llegamos a la conclusión de que la mejor forma de hacer esto era analizar la primera ola y eso lo hicimos revisando las 52 comunas de la RM y vimos los patrones que se repetían al inicio y al final”.

Así, ahonda, en todos los rebrotes de las comunas más pobladas hubo dos semanas consecutivas con 70 casos semanales por cada 100.000 habitantes. Eso, dice, es lo que se está repitiendo actualmente en la capital del país. Y sobre el final de las olas, añade, han visto como patrón dos semanas con menos de 70 casos semanales por cada 100 mil habitantes.

“No son criterios arbitrarios, son los del Paso a Paso para retroceder de fases, aunque ahí se saca un promedio de 10 casos diarios cada 100 mil habitantes”, añade el matemático.

Cinthya Urquidi, doctora en Salud Pública y académica de epidemiología de la UAndes, afirma que “las zonas epidémicas se definen con el aumento abrupto de casos nuevos, hasta alcanzar un peak y posteriormente un descenso, una vez que la población susceptible de contagio se ha agotado”. Y añade que “las olas epidémicas nos ayudan a visualizar el comportamiento de la transmisión de una enfermedad infectocontagiosa y, por tanto, poder predecir su evolución y las medidas que se van a tomar”.

El modelo de la Usach ya detectó el inicio de una tercera ola de contagios en la Región Metropolitana, toda vez que la tasa de incidencia semanal ha superado los 70 casos cada 100.000 habitantes durante las dos últimas semanas y que los contagios de esta semana son superiores a la semana anterior.

Y aunque el zoom a la capital arroja que aún hay comunas que no han ‘entrado’ a esta tercera ola (Renca, La Florida, Macul, Recoleta y La Pintana, entre otras), varias de las más populosas, en el marco de este modelo, ya estarían de lleno viviendo el rebrote de contagios, como Maipú, Puente Alto, Santiago, Estación Central, Independencia o Las Condes.

El arranque de esta tercera ola, eso sí, no debería extrañar, dado que las cifras arrojan que la región tiene la cobertura de vacunación más baja, los peores resultados en la oportunidad de notificación de resultado de test PCR o antígenos y la más baja identificación de contactos por caso confirmado.

“La Región Metropolitana tuvo 13 semanas en que, acorde al modelo, no estuvo en una ola y en las últimas semanas sus datos epidemiológicos han emporado y estamos en momento de una ascendencia de casos, lo que da cuenta de que estamos iniciando una tercera ola”, señala Claudio Castillo, uno de los investigadores del Programa Centro Salud Pública de la Usach.

Lo anterior, añade, se justifica por el “aumento del número de casos, que ha tenido una implicancia en el crecimiento de los pacientes en UCI, llegando a una cantidad muy similar a la que teníamos el 13 de septiembre”.

Urquidi concuerda: “Indudablemente, una ola se define con el aumento de casos nuevos, considerando que son todos aquellos que se testean y son positivos. Mientras más tests hayan, más casos nuevos se van a detectar, por tanto, para corregir ese sobretesteo también se considera el aumento de la positividad. Si aumenta nos indica de manera más precisa que los nuevos casos van aumentando y que se está produciendo una nueva ola”. Y eso es lo que ha venido ocurriendo en la RM.

En números, los casos nuevos confirmados en la región subieron un 22% en los últimos siete días y 106% en los últimos 14. Además, el número de pacientes Covid hospitalizados en UCI ha aumentado un 11% respecto de los últimos siete días (llegó a 311 personas el 27 de octubre) y de 12% en los últimos 14 días.

“Ahora estamos con un alza de casos sostenida que no ha dado signos de disminución en su aceleración. Es compatible con un nuevo brote que no se ha controlado o extinguido”, señala Manuel Nájera, epidemiólogo y académico de la Universidad del Desarrollo.

Al respecto, el académico Castillo dice que “lo complicado de esta ola es que se da en la Metropolitana, la región con la menor cobertura de vacunación de dosis completa y con los peores resultados en la estrategia de testeos, trazabilidad y aislamiento, lo que no permite cortar la transmisión del virus”.

Por eso, asegura, “lo que se espera es que las autoridades puedan actuar con antelación más que negar el hecho de una tercera ola, transmitir correctamente el riesgo, convocar a las miles de personas que aún no se han vacunado, facilitar más puntos de vacunación y fortalecer la estrategia de testeo, trazabilidad y aislamiento, volviendo a la atención primaria como punto focal”.

Esta ola detectada en la RM no es la única, eso sí. En Arica y Parinacota también hay un rebrote de los contagios desde mediados de septiembre y Tarapacá ha cumplido su primera semana con más de 70 casos semanales cada 100.000 habitantes, por lo que en una semana más, según el método de la Usach, podría estar enfrentándose a esta situación.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.