Lavín a dos bandas: Vuelve a las bases con charla a la UDI profunda y alista franja propia por el Apruebo

El alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín. Foto: Mario Tellez

A fines de mes lanzaría su propio espacio de propaganda a través de sus redes sociales y Youtube, justo cuando comience la franja oficial, de la que quedó excluido porque su partido rehusó cederle segundos. Mañana se reúne con la Juventud UDI y hoy con la Fundación Jaime Guzmán, en cuyo directorio sigue su rival José Antonio Kast, quien ahora lo desafía en Las Condes.




Será en dos tandas, una a las 18:00 de hoy y otra a las 20:00 de mañana. La primera es un nuevo capítulo del Taller de Coyuntura de la Fundación Jaime Guzmán -histórica formadora de cuadros gremialistas- titulada “Desafíos políticos para el Chile de hoy”. La segunda, un zoom llamado “Hablemos de política con...” convocado por la Juventud de la UDI. En ambas será el artista principal, y en el de esta tarde recibirá y contestará preguntas.

Dicen que en los dos casos lo invitaron, que él no se ofreció. Hay precisiones y matices respecto de la trastienda, claro, pero la foto innegable es que el alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, tiene buenas razones para invertir tiempo hablándole a parte de las raíces de su partido, el mismo con el que hace tiempo no tiene vida militante activa y cuya base saltó cuando se tildó de “socialdemócrata”. En parte es por que con todo el ruido que tiene la UDI entre apruebos, Longueiras y rechazos, él necesita que en ese nicho se le entienda bien su punto sobre aprobar en el plebiscito del 25 de octubre, dicen los suyos.

Pero también tiene que ver -en política las coincidencias no existen- porque ese mismo mundo también está bajo la esfera de influencia de José Antonio Kast, rival del candidato presidencial UDI, justo cuando “Anton” (como le apodaban en el partido) ha pasado otra bala desafiándolo en su propia casa, en Las Condes. Ahí instaló como retador a la alcaldía a Gonzalo de la Carrera, quien para revolver esto más, hoy dijo contar con el apoyo de otro adversario de Lavín, el exlíder RN Carlos Larraín.

Que lo escuchen en primera persona

Primero, un paréntesis para los matices. En la FJG su director de Formación, Claudio Arqueros, aclara que a Lavín “lo invitamos no por sus aspiraciones, sino porque es un actor relevante, que ha puesto temas en la derecha, que abre espacios de pensamiento político, horizontes de discusión; encaja perfecto en nuestro ciclo”. En éste ya han participado nombres como Mariana Aylwin, Sebastián Edwards, la argentina Patricia Bullrich, Gonzalo Cordero, Jorge Correa Sutil y Patricio Fernández.

“Hemos invitado a personas de la academia, de la cultura y actores políticos”, cierra Arqueros.

En mayo pasado también tuvo su espacio el mismo Kast, quien sigue siendo miembro del directorio de la fundación. Recordemos que sus conflictos con Jovino Novoa (aún en la misma testera) y la UDI, a la que renunció el 2016, desataron en su día una danza de dimes y diretes por quién se quedaba y quién se iba de ahí en la que terció hasta la jefa partidaria Jacqueline van Rysselberghe. Al final, todos se quedaron.

En el lavinismo tienen una o dos explicaciones sobre por qué él se está preocupando ahora de la UDI y del gremialismo profundos, cuando estaba dando la señal de que va detrás del centro y lejos de la derecha pura y dura (y de Piñera y del gobierno). Esto ya había alimentado la entrada al juego de Evelyn Matthei, punto que el staff del alcalde dicen contaban a favor, argumentando que les cuidaba el flanco derecho de Kast.

¿Por qué lo hace? Una de las razones de Lavín -según su gente- es que dado todo lo anterior, y especialmente el ruido que intenta instalar Kast, es que quiere que el público de los encuentros de hoy y mañana “lo escuche en primera persona, no por interpretaciones, no por lo que dicen que dijo, ni por otras voces”. Sobre todo, menos por lo que la gente de Kast diga que él dice; la máxima es salir a cortar intentos de distorsión del mensaje del alcalde, subrayan.

Otra versión dice que no es tanto por el exUDI -creen que todo este revoltijo en la derecha quedará atrás el 25/O- sino porque “no se entendería que una persona que patrocina los acuerdos no converse con estos grupos”, y que él quiere “que se le entienda muy buen bien su mensaje", que explique por qué está por el Apruebo, que debe haber grandes acuerdos y otras cosas que ha predicado en estas semanas.

Su franja online en 15 días

Todo esto está sucediendo mientras Lavín se prepara para lanzar su propia franja digital por el Apruebo en unos 15 días más, justo cuando comience a emitirse en televisión la franja oficial. El alcalde quedó fuera de ésta luego de que su propio partido le dijera -tras tensas negociaciones con la directiva- que no podía estar llamando a votar Apruebo en el espacio de un partido que está oficialmente por el Rechazo.

En la esquina lavinista dicen que están viendo detalles, produciendo los videos y clips y calibrando cómo lo desplegarán. En borrador, la idea es que el alcalde inaugure su propia franja (en rigor, describen esto como una serie de entregas audiovisuales) en sus redes sociales: tiene harta audiencia en Twitter y en Instagram, donde subió historias explicando el retiro del 10% de las pensiones y a diario lo hace con numerosas actividades como alcalde. A éstas se sumaría un canal de Youtube, vehículo que está usando Longueira.

¿Cómo se toman esto en la UDI? Bueno, según a quien se le pregunte. La presidenta JVR cree que la incidencia de la presión de Kast en todo esto “es la razón menos importante”, y que “es estupendo que participe en estas actividades; siempre ha dicho que no participa en actos partidarios de la UDI, y casi ningún alcalde puede, porque es una pega muy absorbente”.

Incluso anima a que también lo haga Matthei “porque un partido con liderazgos fuertes tiene que aprovechar de potenciarlos, y eso conversando". Lavín “es un referente para mucha gente en la UDI, y es bueno que explique sus posturas”.

El expresidente Patricio Melero mira que “Lavín actúa con responsabilidad frente a la confusión o desmotivación que sus dichos pudieron generar en gente de la UDI, o más allá, en el electorado de derecha. Y bien hace en explicar sus verdaderas motivaciones, en despejar las visiones equivocadas que pudieron haber, y enfrentar a su público, como creo yo no solo necesario hacerlo, sino que fundamental orientarlo”.

Advierte que “me llamaría la atención que no lo hiciera” y que el inconfeso aspirante a suceder a Piñera “sabe que su nuevo posicionamiento político y la búsqueda de un cambio en la forma se debe plantear ante la sociedad, y los cambios que ésta ha experimentado, generan dudas en una derecha a la que le cuesta más asumir la necesidad de evolucionar o repensar el futuro del país y las posibilidades electorales que tiene”.

Melero piensa que “Lavín tiene un bien ganado respeto sobre su capacidad de plantearse de forma innovadora y con sentido común”. Pero además “hace bien en enfrentar la impopularidad y reacciones adversas que eso puede generar, pero nadie puede cuestionar que sus afanes tienen un profundo sentido de futuro y un compromiso con nuestros valores y principios más nítidos”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.