¿Qué le pasó al embajador Urrejola? Las "dificultades" que habrían precipitado su salida

Sergio Urrejola

23.06.2008. Sergio Urrejola

El gobierno ya tenía en mente cambiarlo y colocar otro nombre en Buenos Aires. El abogado ya había renunciado hace un mes, por carta, con reclamos. Piñera y Ribera manejaban el caso con silenciador. Pero Urrejola habría arrastrado un historial de conflictos en la embajada, según afirman en ambas ciudades.




Con una agitación que para ciertos habitantes de la legación chilena en Buenos Aires tuvo sabor a festejo arrancó este lunes allá, luego de que el fin de semana se divulgara la carta renuncia que el embajador Sergio Urrejola le envió hace un mes al Presidente Sebastián Piñera, acusando varias "dificultades" y "deficiencias" para cumplir con la misión para la fue nombrado en mayo del año pasado. ¿Celebración? Sí, porque la polémica protagonizada por el ex presidente del Colegio de Abogados no solo tendría molesto al mandatario -dicen en La Moneda- por haberle empañado el broche de oro de una gira internacional. También sería el fin de una serie de conflictos que lo enfrentaron con algunos de los casi cuarenta de funcionarios que trabajan en la sede diplomática, según relatan dos de ellos.

El mal ambiente que lo rodeaba en el edificio de calle Tagle en la capital federal -dato que también manejan y ratifican en la Cancillería- es una de las aristas que marcan la intempestiva baja en una de las casillas claves de la política exterior chilena, por mucho que la inminente derrota de Mauricio Macri en las presidenciales (27 de octubre) obligue a designar a otro alfil para que nos represente ante un eventual o casi seguro gobierno de Alberto Fernández. Un cuadro en torno al que hoy asomaron algunas certezas, pero todavía quedan algunas dudas, partiendo por si efectivamente Urrejola se quedará o no en Argentina todo el tiempo que falta para el cambio de mando.

¿A grito pelado?

De que había drama en la embajada, había. El Presidente acotó que "siempre hay problemas..." el domingo en Mesa Central de Canal 13. Su canciller, Teodoro Ribera -hoy en Radio Agricultura- comentó que "en lo que respecta a las observaciones respecto a la Cancillería, lógicamente tenenos que tener un diálogo más fecundo para ver cuáles son, y solucionarlas, si las hay".

Rewind. En la carta que Urrejola le envió a Piñera hace más de un mes, el 28 de agosto, dijo que "espero tener la oportunidad de informarle las dificultades que he encontrado y la deficiencia tanto en lo administrativo como en lo que dice relación con la coordinación de la Cancillería para representar los intereses de Chile ante la República de Argentina. Esto ha sido determinante para tomar esta decisión".

El problema es que los testimonios que circulan fuera de micrófono, tanto en RR.EE. como en la legación nacional, sostienen que el embajador -cuya residencia está en el mismo edificio en que funciona la embajada- sostuvo varios encontrones y conflictos con funcionarios casi desde su arribo. "A gritos", recalcaron tres versiones, que coinciden en que hubo episodios que lindarían con "maltrato verbal", la mayoría de ellos con personal no diplomático.

También se reporta al menos un episodio en que se habría enfrentado directamente, y también a vivísima voz, con la agregada cultural, la ex diputada RN y ex embajadora en Grecia durante el primer cuatrienio piñerista, Carmen Ibáñez. Otras versiones dicen que no las emprendió a gritos personalmente con ella,  pero que sí tuvo serios problemas con su equipo.

En la embajada chilena también relatan que Urrejola habría decidido el despido de al menos dos personas, entre ellas una consejera y a un mayordomo, y que habría tenido problemas puntuales con dos funcionarios de carrera.

Urrejola no quiso profundizar sobre esto hoy en la mañana, cuando se reunió con Ribera en la Cancillería, antes de ir a juntarse con Piñera en La Moneda. "Creo que (estaré) hasta casi al final de año", y "los problemas creo que uno tiene que tratarlos interiormente", dijo. Después comentó que "nunca he tenido problemas con nadie. Muchos tienen problemas conmigo, porque soy franco y decente", consignó Pauta.

La Tercera PM consultó a RR.EE. si se había recibido alguna denuncia laboral desde la embajada chilena en Buenos Aires.

Molesto el Presidente, molesto él

Los dos. El Presidente, dicen en el gobierno, porque la carta de Urrejola se divulgó este fin de semana, en el peor momento posible para su agenda internacional, la que estaba coronando tras su viaje a Nueva York. De que le cayó mal, le cayó mal, comentan. Y en el Ejecutivo circula la percepción de que el mismo embajador podría haber filtrado el documento, ya que se lo dirigió al gobernante y no al canciller Ribera, su jefe directo.

De haber sido así, ¿por qué filtrar justo ahora, casi un mes después, una carta así? Hasta ahora no hay una respuesta diáfana ni una explicación detallada. Lo que sí sostienen algunos en RR.EE. es que Urrejola estaba molesto porque habían circulado versiones de prensa que afirmaban que Piñera había decidido cambiarlo después que las PASO, las primarias presidenciales trasandinas del pasado agosto, prácticamente sentenciaran una derrota de Macri. Con Alberto Fernández La Moneda ha de apurar en tender puentes que no tiene, y además el fuerte de Urrejola no es su currículum político.

Al abogado habría culpado de estos trascendidos a la población de la embajada chilena, pero esa misma versión ha circulado desde el gobierno acá en Santiago.

Como sea, Piñera no ha escondido su malestar, y eso lo han hecho notar en el gobierno. Lo hizo dos veces -dicen-, durante su aparición dominical ayer en Canal  13. Una, cuando anunció ahí mismo que "esa renuncia fue aceptada" y que "yo no esperaba esa renuncia". Dos, cuando le preguntaron si era cierto que él había ido Argentina y que Urrejola no estaba "porque estaba jugando golf en Europa". Piñera contestó que "cuando fui a Santa Fe, a la Cumbre de Mercosur, el embajador no estaba en Argentina, me lo informó anticipadamente", pero cuando le insistieron por qué no estaba, respondió que "no sé dónde estaba. No estaba en Argentina".

Dos cosas más. Esta mañana comentaron en la Cancillería que, si bien Urrejola le envió su renuncia solo al Presidente, no implica que tenga también los puentes cortados con Ribera. Sí los habría tenido con su antecesor, Roberto Ampuero, o al menos había optado por saltárselo y entenderse directamente con La Moneda. El embajador le habría dicho a su jefe directo que no tenía problemas con él -hoy se reunieron en el ministerio por casi una hora-, y que habría experimentado problemas "técnicos" con la cartera y personal de la embajada. No ventilaron más detalles de esa bilateral.

Las mismas versiones dicen que Ribera estaba al tanto de la carta renuncia y que lo estaban manejando reservadamente con Piñera, y que por eso les sorprendió que se conociera el papel. Ambos hablaron por teléfono cuando se publicó. Y que, pese a todo, el canciller querría que la salida de Urrejola fuera "digna".

Urrejola se fue hoy con el Presidente a una actividad en el Paso Fronterizo Los Libertadores, después de su reunión con Ribera. Como sea, habrá que ver cómo lo reciben en la embajada, si es que efectivamente regresa a Buenos Aires y sigue en su puesto hasta fin de año.

Comenta